Bolsonaro quiere cambiar lo que dicen los manuales escolares sobre la dictadura militar

LA NACION

BRASILIA. - Cuando faltan 12 días para el ballottage presidencial en Brasil, Jair Bolsonaro reabre una nueva polémica, esta vez por lo dichos del general retirado Alessio Ribeiro Souto. El militar que es mencionado como posible ministro de Educación, anticipó que en el equipo de asesores que rodean al candidato ultraderechista hay una "idea muy fuerte" sobre el cambio de bibliografía en las escuelas públicas relativas al "régimen de 1964", que derrocó al expresidente Joao Goulart.

El general retirado, exdirector del Instituto Tecnológico del Ejército, fue entrevistado ayer, en el Día del Profesor, por el diario Estado de San Pablo y criticó la actual bibliografía utilizada en las escuelas públicas de Brasil, puntualmente la que considera que entre 1964 y 1985 el país vivió bajo una dictadura militar.

El candidato a ministro de Educación lamentó que los chicos sean objeto de versiones de la historia que están marcadas por perspectivas "ideológicas" que impiden conocer las versiones de "los dos lados", que se enfrentaron durante el gobierno castrense finalizado en 1985 cuando asumió el mandatario civil José Sarney.

Además, el general Ribeiro Souto rebatió a quienes critican al candidato Bolsonaro, porque "le quieren atribuir que es un dictador, que es un nazi". Y agregó: "Eso es una mentira descarada".

El impulso acompaña al candidato presidencial brasileño de extrema derecha Jair Bolsonaro según las últimas encuestas, cuando faltan 12 días para la segunda vuelta electoral en la que se medirá con el rival de izquierda Fernando Haddad .

La encuestadora Ibope divulgó un sondeo ayer que muestra a Bolsonaro con una ventaja dominante con el 59 por ciento de la intención de voto, frente al 41 por ciento de Haddad, pese a no haber participado en actos de campaña masiva, tras ser apuñalado el mes pasado.

El diputado ultraderechista de 63 años defiende abiertamente la dictadura militar de Brasil de 1964-1985 y se patrocina como el candidato "anti-establishment", apelando a votantes hartos de la corrupción política y el crimen violento.

Agencias Ansa y Reuters