Otra controversia de Bolsonaro: críticas a su plan para liberar del barbijo a vacunados y recuperados

·2  min de lectura
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue muy criticado por su manejo de la pandemia
Eraldo Peres

RÍO DE JANEIRO.- Expertos en salud pública de Brasil advirtieron que la propuesta del presidente Jair Bolsonaro de liberar el uso de barbijos a quienes ya han sido vacunados o han estado infectados con Covid-19 es “totalmente inadecuada” y puede contribuir al aumento de casos en el país.

El infectólogo Julio Croda, profesor de la Universidad Federal de Mato Grosso do Sul (UFMS) e investigador de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), advierte que las vacunas no previenen la infección de quienes ya han sido inmunizados. Esto significa que estas personas tienen menos probabilidades de contraer Covid-19 de gravedad, pero que pueden transmitir el virus. Mientras la tasa de contagio se mantenga alta y el porcentaje de vacunados se mantenga en el nivel actual, todos deben usar barbijos, señaló.

Olivia y Anna: el trágico desenlace de dos niñas desaparecidas junto a su padre que mantiene en vilo a España

“El objetivo de la vacuna, en este momento, es prevenir casos graves. La persona inmunizada puede protegerse de la hospitalización y la muerte, pero puede convertirse en una fuente de transmisión para otras personas. Imagínese esto en los ómnibus, por ejemplo. Desde un punto de vista técnico, es una medida totalmente inadecuada”, alertó Croda.

En un discurso de anoche, el mandatario dijo que el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, “ultimará un dictamen con las reglas del uso de mascarillas por parte de quienes estén vacunados o ya estén recuperados”.

“Será para quitar este símbolo... que obviamente tiene su utilidad, pero para los que están infectados”, dijo el presidente.

La neumóloga e investigadora de la Fiocruz Margareth Dalcolmo recordó que incluso los que están inmunizados pueden enfermarse. “Aunque las vacunas que estamos usando tienen un muy buen índice de protección, no hacen milagros cuando la transmisión en la comunidad es muy alta. Mientras no reduzcamos el contagio y obtengamos una tasa de vacunación del 70%, seguimos en riesgo”, alertó a Globonews.

Esta es, a su juicio, la diferencia entre Brasil y Estados Unidos, que permitía dejar el uso de mascarillas a vacunadas, pero solo en lugares abiertos. Allí, la tasa de contagio es inferior a 10 casos por 100.000 habitantes, mientras que en Brasil varía entre 25 y 35. Además, ya ha vacunado al 43% de la población.

“Tienen la epidemia completamente controlada, con bajo contagio y ocupación de camas. Mientras, aquí vemos ciudades que vuelven a tasas de transmisión cercanas a 1, el nivel más peligroso que indica una situación muy grave”, añadió Dalcolmo.

“Este tipo de movimientos es más una táctica de cortina de humo para desviar la atención de otros temas que una medida práctica”, Paulo Almeida, abogado del Instituto Cuestión de Ciencia.

Según el abogado, el Supremo Tribunal Federal (STF) decidió, al inicio de la pandemia, que los estados y municipios tienen competencia en el área de salud pública y también pueden determinar reglas de aislamiento, cuarentena y restricción de transporte, además de determinar el uso obligatorio de barbijos.

O Globo/GDA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.