Bolivia suma otra región con contagios de viruela del mono y acumula 31 casos

·2  min de lectura

La Paz, 18 ago (EFE).- Tres de las nueve regiones de Bolivia ya registran contagios de la viruela del mono y en total se acumula 31 casos desde principios del mes, cuando se confirmó el primer paciente en el país, según el último reporte de las autoridades sanitarias.

La Paz confirmó su primer contagio de la enfermedad, mientras que Potosí tiene un caso y Santa Cruz, la mayor región boliviana, sumó tres y acumula 29, según un informe del Ministerio de Salud.

El primer caso de la enfermedad en Bolivia se confirmó el pasado 1 de agosto y hasta el lunes se registraban 21 contagios en dos departamentos.

Santa Cruz cuenta con un centro de aislamiento para atender a los pacientes que den positivo a la enfermedad, dependiente del municipio cruceño, mientras que Potosí y La Paz han habilitado ambientes especiales en algunos centros de salud con el mismo propósito.

Las autoridades sanitarias cruceñas anunciaron que próximamente se dará el alta a los dos primeros casos confirmados que ya se encuentran en la fase final de recuperación.

El Gobierno boliviano declaró en mayo la alerta epidemiológica y presentó un protocolo para uniformar la atención en las nueve regiones del país ante cualquier caso sospechoso de esta enfermedad.

El Ministerio de Salud recordó hace unos días que solo dos laboratorios están habilitados en Bolivia para la toma de muestras y diagnóstico de la enfermedad, el Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa) en La Paz y el Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop) en Santa Cruz.

La viruela del mono, conocida también como viruela símica, es una zoonosis viral -es decir, provocada por un virus transmitido de animales a personas- de la familia de los orthopoxvirus, el mismo del virus Variola causante de la viruela humana, erradicada en 1980.

Los síntomas son similares a los de la erradicada viruela, pero algo más leves, como fiebre, dolor de cabeza, muscular y de espalda, escalofríos y agotamiento, y con frecuencia hay inflamación de los ganglios y una erupción cutánea.

(c) Agencia EFE