Bolivia llama a Chile a un diálogo marítimo "con resultados"

El presidente de Bolivia, Evo Morales, durante un discurso en La Paz el 21 de marzo de 2017 (AFP/Archivos | AIZAR RALDES)

El presidente de Bolivia, Evo Morales, llamó este jueves a Chile a sostener una negociación con resultados concretos respecto al viejo diferendo marítimo que en 2013 fue llevado ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

"Es el llamado de Bolivia a Chile para sostener una negociación, objetiva, de buena fe y con resultados", dijo Morales al participar en un masivo acto de conmemoración del Día del Mar boliviano y en momentos en que la relación entre ambas naciones se encuentra en un punto álgido.

"Bolivia está convencida que la negociación es el mejor medio para que dos naciones hermanas hablen de frente, pero sin negar sus asuntos pendientes, para que, en suma, dialoguen, y encuentren juntos las soluciones" esperadas, señaló.

En medio de proclamas de "Mar para Bolivia" de miles de asistentes al acto, Morales, aclaró que "Bolivia entiende perfectamente que la negociación de nuestra salida al mar debe respetar los intereses de ambas partes y llegar a resultados sin vencedores ni perdedores, pero con soluciones justas".

Bolivia llevó en 2013 a Chile ante la CIJ en demanda de un "diálogo de buena fe" respecto de su reclamo de acceso soberano al mar, perdido en 1879 luego de que en una guerra le cediera 120.000 km2 de su territorio, entre estos 400 km de costa.

La antigua discusión por este diferendo, que ha confrontado a los dos países desde el siglo XIX, se reavivó desde que en 2013 Bolivia recurrió a La Haya tras naufragar una negociación.

El gobierno boliviano alegó en ese momento la falta de una propuesta "concreta, útil y factible" de parte de Chile. Para su vecino del sur no existe ningún tema pendiente y todo quedó resuelto con un acuerdo de paz suscrito después del conflicto bélico.

El canciller chileno Heraldo Muñoz apuntó reiteradamente que su país jamás cederá soberanía.

- Acciones para amedrentar -

Con relación a otros temas que tensan el vínculo diplomático, Morales dijo que Bolivia estudia mecanismos legales en foros internacionales para hacer respetar el derecho del libre tránsito de su país, "derechos que han sido pisoteados, obstruidos, inclusive negados como represalia por la demanda marítima".

Otro asunto se refiere al proceso que Santiago inició en La Haya por las aguas del Silala, consideradas por Bolivia un manantial canalizado artificialmente, mientras que Chile lo ubica como un río de curso internacional.

Finalmente, denunció que Chile contraviene convenciones y normas de derecho internacional con "acciones de amedrentamiento que practica contra Bolivia, tales como retirar nuestra bandera nacional del consulado de Bolivia en Antofagasta o, hace pocos días, detener ilegalmente a valientes funcionarios aduaneros y militares bolivianos que luchaban contra el contrabando".

La justicia chilena derivó el miércoles a "prisión preventiva" a dos militares y siete aduaneros bolivianos acusados de robo y contrabando en territorio chileno.

Mientras la presidenta Michelle Bachelet aseguró que los funcionarios intentaron robar camiones, Morales replicó este jueves que fue una incautación.

"El contrabando no es mercadería, es delito, por tanto no se roba, se incauta", apuntó.

El ministro boliviano de Defensa, Reymi Ferreira, anunció que Bolivia denunciará esta "agresión" ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El incidente aumentó la tensión entre ambos países, que carecen de relaciones diplomáticas desde 1978.

El martes, Bolivia entregó ante la Corte de Justicia de La Haya (CIJ) la "réplica" a los argumentos con que Chile respondió a la demanda presentada por La Paz para conseguir negociar la salida al mar.