Bolivia y Nicaragua inician clases a distancia y presencial

PAOLA FLORES
·3  min de lectura
El presidente boliviano Luis Arce, a la derecha, observa cómo una trabajadora de la salud recibe una dosis de la vacuna rusa Sputnik V COVID-19 en el Hospital Del Norte en El Alto, Bolivia, el sábado 30 de enero de 2021. (AP Foto/Juan Karita)

LA PAZ (AP) — Bolivia inició el lunes el ciclo escolar de 2021 dando prioridad a las clases a distancia a raíz de un rebrote del nuevo coronavirus, el mismo día en que Nicaragua inauguró su año educativo de manera presencial para 1,8 millones de alumnos de centros públicos.

El presidente boliviano Luis Arce abrió el año escolar en una unidad educativa rural al sur del país a la que los estudiantes asistieron con mascarillas y se sentaron respetando el distanciamiento social.

Según la situación epidemiológica de cada región, las clases serán presenciales, semipresenciales o a través de Internet.

Sin embargo, los maestros rurales aseguraron “que no hay condiciones para el inicio de la gestión escolar”, dijo el dirigente del sector Andrés Huayta.

“El estado está arriesgando a la población estudiantil llevando a los estudiantes a las unidades educativas", explicó. "Nosotros cuidando la salud hemos decidido iniciar bajo la modalidad a distancia, donde no hay contacto directo”.

La semana pasada los estudiantes de secundaria solicitaron Internet gratis y equipos tecnológicos para los alumnos de pocos recursos para que se garantice la educación a distancia.

En agosto, la entonces presidenta interina Jeanine Áñez clausuró el año escolar debido a que el Estado no podía garantizar el acceso a la educación virtual, especialmente en las áreas rurales.

La situación tecnológica no ha mejorado pero el gobierno de Arce anunció que se impartirán clases por televisión, radio y una plataforma digital gratuita. Además, se les hará llegar los libros a los estudiantes, indicó el ministro de Educación, Rubén Quelca.

Pero Huayta aseguró que los textos no han llegado a todos los alumnos.

En tanto, en las localidades de Shinahota y Villatunari —bastión político del expresidente Evo Morales— los padres de familia optaron por las clases presenciales y enviaron a sus hijos a las escuelas. Según imágenes de los medios locales, los alumnos asistieron con mascarilla, uniforme y alcohol en gel.

En Bolivia continuaba un incremento en los contagios. El Ministerio de Salud informó que en enero se registraron más de 60 fallecimientos por día, con lo que se alcanzó un total de 10.379 decesos y 216.835 casos de coronavirus. Las autoridades de salud prevén que este mes se produzca el pico más alto de contagios.

Mientras en Nicaragua, el asesor presidencial en temas educativos Salvador Vanegas encabezó el acto inaugural en una escuela de primaria en el municipio de Morrito, en el sureño departamento de Río San Juan, fronterizo con Costa Rica.

El gobierno informó en su página web que 1,791.0000 estudiantes se matricularon este año a nivel nacional y que las clases se impartirán de manera presencial, aunque con “todas las medidas de higiene que orienta el Ministerio de Salud, como desinfección de los espacios, uso de la mascarilla, lavado de manos y alcohol gel”.

A diferencia de la mayoría de los países en América Latina, Nicaragua no suspendió las clases presenciales durante 2020, tras la aparición del primer caso de coronavirus en el país centroamericano, pero muchos alumnos se retiraron de las escuelas públicas. Por su parte, numerosos colegios y universidades privadas optaron por la modalidad en línea.

El sitio escogido para la inauguración del año escolar fue el centro donde impartía clases un maestro, Marvin Ugarte, que murió durante la crisis política de 2018 y que según el gobierno fue “asesinado” por manifestantes que protestaban contra el presidente Daniel Ortega.

La oposición acusa a las autoridades de Educación de “manipular” y “politizar” la enseñanza básica en Nicaragua, al utilizar textos de estudio y consignas partidarias de apoyo al gobierno sandinista.

Al referirse a la pandemia, Vanegas instó a los alumnos a “tomar todas las medidas de higiene para evitar el COVID-19, y aseguró que todos los centros educativos públicos “se han fumigado e higienizado”.

La policía informó que desplegó más de 14.000 efectivos en los 153 municipios del país, entre ellos 4.000 solamente en Managua, para proteger escuelas y colegios como parte del llamado “plan de seguridad escolar 2021”.