Bolivia fomenta el desafiante buceo a más de 3.800 metros en el Titicaca

·3  min de lectura

Tiquina (Bolivia), 21 may (EFE).- El buceo y las actividades militares subacuáticas a gran altitud hicieron parte del entrenamiento a más de una treintena de especialistas en tareas militares, además, de rescate y salvataje.

Estas labores las desarrolla la Armada Boliviana en el lago Titicaca, que comparte con Perú y el más alto del mundo a 3.810 metros sobre el nivel del mar, con cursos especializados en tareas de riesgo que se desarrollan desde la apertura en 1996 del Centro de Instrucción de Buceo en Altura.

Las condiciones para el desarrollo de esta labor son particulares y, en las aguas altas del Titicaca, variables como el frío y la presión subacuática, que es diez veces mayor que al nivel del mar según los participantes, constituyeron todo un reto para los que decidieron cursar las seis semanas de instrucción que finalizaron este viernes.

CAPACIDAD FÍSICA Y MENTALIDAD

La preparación "conlleva muchas aptitudes" como la parte física y mental, contó a Efe el subteniente Castillo, de la Fuerza Aérea Boliviana.

La "grasa corporal", que es una especie de protección de la musculatura, permite desarrollar labores en este particular lugar en el que la quema de calorías es mayor y que requiere de una alimentación especial para no sufrir lesiones.

Castillo mencionó que todo depende en primera instancia de la valoración médica y física, donde se evalúa primero la capacidad cardiopulmonar y luego la resistencia muscular puesto que después entra en juego la fortaleza mental, que este militar considera es la fundamental.

Justamente la parte mental y la física son las que pueden determinar la conclusión con éxito de esta preparación en altura, aseguró Castillo.

"Cuando estamos bajo el agua es muy diferente", puesto que un metro bajo el agua en altura "equivale a diez al nivel del mar" relató a Efe el capitán José Meneses.

Este militar aprobó el curso y se especializó en buceo militar, que finalizó su decimoquinta versión, y con ello ganó aptitudes para tareas de combate, como la desactivación de minas o explosivos subacuáticos, entre otras.

Meneses señaló que parte del éxito pasa por un buen entrenamiento individual.

EL BUCEO EN ALTURA DE MUJERES

Esta especialidad se la imparte indistintamente a varones y mujeres, que hacen "lo mismo" y que demuestran la misma resistencia y perseverancia, "la misma capacidad" que sus compañeros varones, dijo a Efe la alférez Gamboa Alí.

"La rutina de ejercicios comienza desde que despertamos", principalmente con sesiones intensas de trote, explicó esta joven militar que optó por especializarse en rescate subacuático.

Gamboa Alí consideró que es importante para afrontar "cualquier situación en que puede ocurrir una emergencia" y que tener "una base" es fundamental para la formación de cualquier militar.

Ella coincidió con sus compañeros en que lo fundamental, a parte de un buen estado físico, es la "voluntad y actitud" al momento de atravesar por este proceso de preparación militar.

Junto a estos tres oficiales de las Fuerzas Armadas de Bolivia se graduaron una treintena de militares durante un acto que se efectuó en la base de la Armada en Tiquina, a la que asistió el ministro de Defensa, Edmundo Novillo.

El funcionario enalteció la formación de personal "capaz de actuar en actividades de altura", que incluye también a militares del exterior y que sirven para el apoyo en operaciones civiles como el mantenimiento de represas o la arqueología subacuática.

(c) Agencia EFE