Bolivia: médicos rechazan ley sanitaria y declaran paro

Associated Press
·2  min de lectura

LA PAZ (AP) — Trabajadores de Salud bolivianos declararon un paro nacional el jueves en rechazo a una ley de Emergencia Sanitaria mientras descienden lentamente los contagios del nuevo coronavirus tras un rebrote en Bolivia.

La ley fue promulgada por el presidente Luis Arce y se conoció mediante su publicación en la Gaceta Oficial. En tanto, su gobierno intenta paliar la pandemia con más de 15 toneladas de medicamentos traídos desde India mientras se espera la llegada de vacunas.

“Se considera anticonstitucional esta ley y ante la soberbia del gobierno vamos a pedir que acatemos un paro hasta el 28 de febrero, si es que no se abroga esa norma", dijo Cleto Cáceres presidente del colegio médico de Bolivia.

Poco antes su colega, Edgar Fernández, explicó que un artículo de la ley establece que "durante el tiempo de vigencia de la declaratoria de emergencia sanitaria no podrán ser interrumpidos los servicios del sistema nacional de salud. Este artículo es considerado atentatorio a los derechos de los trabajadores”.

La norma también permite la contratación de personal médico extranjero y la aplicación de tarifas a los medicamentos y costos de los servicios de internación y tratamiento del COVID-19, mencionó Cáceres.

El diputado opositor Erwin Bazan indicó que la ley “centraliza las disposiciones de salud atentando contra el régimen de autonomía” de las nueve regiones del país. “Es una ley que pone al Estado como papá y no deja a los hijos participar”, añadió.

La viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón, sostuvo que la nueva norma “va a regular y controlar el precio de los medicamentos porque hemos visto cómo se empezó a lucrar con ellos”.

Por su parte, el ministro de Salud, Jeyson Auza, hizo un llamado a la “razonabilidad del Colegio Médico y los gremios que estuviesen convocando a medidas de movilización... Los invitamos, más bien, a que nos sentemos a la reglamentación de los puntos que han observado para que así superemos estas dificultades”, agregó.

El gobierno importó directamente cinco fármacos para el tratamiento ambulatorio y de terapia intensiva del COVID-19 procedentes de Bombay -que arribaron el jueves en un avión de la aerolínea estatal-, que serán distribuidos en forma gratuita en los hospitales públicos.

Mientras se espera que comience la vacunación masiva que está retrasada. Hasta ahora poco más de 10.000 personas -entre médicos, enfermeras y trabajadores de la salud- fueron inmunizados con la rusa Sputnik V.

Aunque el país pasa por una reducción lenta de los contagios tras un rebrote la tasa de letalidad aumentó de 2% a 4%, según un informe del Ministerio de Salud.

Hasta ahora en Bolivia se han registrado más de 238.000 casos de coronavirus y 11.303 decesos, según el Centro de Ciencia e Ingeniería en Sistemas de la Universidad Johns Hopkins.