Bolivia despide a las almas de los difuntos en Todos Santos

·2  min de lectura
BOLIVIA-TODOS SANTOS (AP)
BOLIVIA-TODOS SANTOS (AP)

Miles de bolivianos con mascarillas y flores en sus manos se dieron cita el martes en los cementerios para visitar las tumbas de sus seres queridos fallecidos y conmemorar la festividad de Todos Santos.

Por segundo año se registraron algunas restricciones para ingresar a los camposantos por la pandemia de COVID-19 después de que el ministro de Salud, Jeyson Auza, informó que se prevé la llegada de una cuarta ola “controlada”.

En algunos sólo se podía ingresar según el número de terminación del documento de identidad y en otros se pedía el certificado de vacunación.

En tanto, en todo el país se prohibió que en las tumbas se armen las usuales mesas con panes, comida, bebidas y dulces. Sólo están permitidas las flores. Algunas familias que habían llevado alimentos los regalaron a las afueras de los cementerios a cambio de oraciones.

“No importa, la cosa es visitarlos, poder estar con ellos. Mi papá se fue con COVID-19 y él entiende”, dijo Laura Poma, una joven madre que cargaba a su bebé en su espalda, en el Cementerio General de La Paz.

El 2 de noviembre es feriado en Bolivia y las familias visitan las tumbas de sus seres queridos para darles el último adiós después de que, según la creencia, los difuntos los visitan al mediodía del 1 y permanecen con ellos hasta el día siguiente a la misma hora, cuando se marchan.

A las afueras del cementerio de La Paz se instaló un punto de vacunación. “Tenemos que cuidar la salud de los vivos en este Día de los Muertos”, dijo el alcalde Iván Arias.

En tanto, el ministro Auza reiteró su llamado a no abandonar las medidas de protección para evitar contagios después de que en las últimas tres semanas aumentaron un 20% los casos.

Hasta el martes el Ministerio de Salud ha informado 514.292 casos y 18.930 decesos desde marzo del año pasado mientras casi un 50% de la población ya ha recibido las dos dosis de las vacunas contra el coronavirus.

Todos Santos también se celebró en las oficinas de gobierno: en la cancillería se preparó una mesa con los retratos de héroes indígenas y luchadores sociales y se convocó al cuerpo diplomático para recibir a sus almas.

La tradición católica del Día de Todos los Santos fue heredada a Bolivia por los conquistadores españoles y posteriormente se fusionó con antiguas costumbres indígenas que creían en la vida después de la muerte y momificaban a sus fallecidos.

En La Paz las celebraciones culminarán en una semana con un rito a las calaveras, una costumbre practicada en pequeños grupos que la Iglesia católica se ha negado a reconocer.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.