Bolivia cruzará información con Brasil y Paraguay por robos a gran escala

El ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero (C) ofrece una conferencia de prensa, el 10 de abril de 2017 en Trinidad, Bolivia (ar/AFP | AIZAR RALDES)

Bolivia solicitará un encuentro de "alto nivel" con Brasil y Paraguay, para evaluar asaltos a gran escala que han involucrado a los tres países, aparentemente perpetrados por una misma organización criminal, dijo el lunes un ministro.

Las alarmas saltaron en Bolivia luego de un millonario atraco el lunes a una empresa transportadora de caudales en Paraguay, hecho que guarda similitud con el asalto a un vehículo blindado ocurrido en el este de Bolivia a fines de marzo.

Por la recurrencia de atracos en la región con características parecidas, atribuidas a la banda irregular brasileña Primer Comando de la Capital (PPC), "nosotros estamos pidiendo una reunión de alto nivel con las autoridades de Brasil y de repente vamos a consultar también si es necesario con Paraguay", dijo el ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero.

Además de las acciones policiales de "cruce de información (...) en el nivel político también necesitamos tomar decisiones", señaló el funcionario boliviano.

Las autoridades bolivianas desbarataron a principios de abril a un grupo delictivo vinculado al PPC, que a fines de marzo atracó un vehículo blindado llevándose un botín de 1,3 millones de dólares, aunque la cifra fue ajustada a casi la mitad, de acuerdo a investigaciones posteriores.

Romero mostró preocupación por el episodio de Paraguay, que se produjo en las primeras horas de este lunes en la empresa de caudales Prosegur de Ciudad del Este, distante a 350 km de Asunción, en la triple frontera con Brasil y Argentina.

Según Romero, existe la presunción de que "por lo menos alguna de las personas que había servido de enlace en el caso de la operación de atraco de (el camión de caudales) Brinks (en Bolivia), podría haber tenido también participación en (atracos en) estos otros países".

"El 'modus operandi' es evidentemente el mismo, que se ha aplicado de manera recurrente en Brasil", donde se registraron "57 atracos con las mismas características" que en el caso de Brinks, aseveró.

Tras la captura de cinco delincuentes, entre ellos dos brasileños, el pasado 8 de abril, Romero declaró que "son personas buscadas por la justicia brasileña, que se enfrentaron a la policía brasileña y que han mandado sus emisarios para perpetrar delitos en Bolivia".

La policía boliviana aún busca al menos a tres miembros de la organización delincuencial.

La banda contaba en Bolivia con un campo de entrenamiento de tiro y áreas para la preparación física, añadió el ministro, tras destacar los mecanismos de coordinación establecidos con las policías de Brasil y Paraguay.