Bolivia confía en que sus argumentos reafirmarán su "soberanía" sobre Silala

La Paz, 11 mar (EFE).- Un trabajo de "muchos años", las "investigaciones científicas" y una revisión de "todos los antecedentes" le dan la confianza a Bolivia sobre la demanda que presentó Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) para reafirmar su "soberanía" en las aguas del Silala.

"Tenemos elementos suficientes para poder defender nuestros intereses (...), estamos confiados en nuestros argumentos y en la posición que vamos a llevar ante la corte", manifestó a Efe Emerson Calderón, director de Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima, Silala y Recursos Hídricos Internacionales (Diremar).

Ambos países se verán nuevamente en los tribunales internacionales, entre el 1 y el 14 de abril, para afrontar la fase de alegatos orales por la demanda que Chile presentó en 2016 ante la CIJ contra Bolivia.

Chile busca evitar que el flujo de esas aguas hacia su territorio se impida, al argumentar que el Silala es un río internacional, mientras que Bolivia sostiene que en realidad se trata de manantiales que nacen dentro de sus límites y que fueron canalizados por una empresa de ferrocarriles en 1920 para que sigan un curso que no es el natural.

LOS PASOS EN LA CIJ

Calderón explicó que las audiencias sobre esta controversia que comenzará en abril implican "no solo la demanda de Chile" sino que, además de la defensa, se tratarán también las "contrademandas" que presentó Bolivia en 2018.

Inicialmente, se prevé la intervención del demandante, seguida de las sesiones en las que Bolivia responderá para "fundamentar su defensa" y luego exhibir sus demandas para que finalmente Chile responda a estas, detalló el funcionario.

Calderón también indicó que luego habrá una "segunda etapa" en la que se realizarán interrogatorios a los científicos que trabajaron para cada una de las partes y que responderán a las consultas de los abogados de ambos países, y luego "una segunda ronda de alegatos orales".

"Estamos en la expectativa que (la sentencia) sea a fines de este año o a inicios del próximo", apuntó el director de Diremar.

LAS CONTRADEMANDAS

Calderón dijo que las contrademandas bolivianas "están fundamentadas en la soberanía nacional".

Sin entrar en detalles, reiteró que la postura apunta a que las aguas del Silala "son de propiedad boliviana" y que el país "tiene derecho a decidir, mantener o conservar esos canales".

También aseguró que, en caso de que sea necesario encontrar una "solución acordada", esta deberá estar sujeta a una "compensación".

Enfatizó en que "todos los antecedentes" como investigaciones o disposiciones nacionales a propósito del tema "han sido tomados en cuenta" por un grupo multidisciplinario de expertos bolivianos, con el asesoramiento de un equipo internacional "con bastante experiencia en litigios".

NUEVO MOMENTO BILATERAL

Consultado sobre si la afinidad entre los presidentes de Bolivia, Luis Arce, y de Chile, Gabriel Boric, podría suponer una alternativa a este litigio, Calderón señaló que "siempre está abierta la puerta para resolver cualquier tipo de disputa" por la vía diplomática.

No obstante, remarcó que el equipo jurídico boliviano "está concentrado" para afrontar los alegatos ante la CIJ en abril.

Justamente, el presidente Arce viajó a Chile para la investidura de Boric este viernes y luego sostendrán una reunión para tratar temas de interés.

La relación entre ambos países fue tensa en los últimos años por la demanda que Bolivia planteó en 2013 ante la CIJ para que Chile se abra a negociar una salida soberana al mar.

Sin embargo, en 2018 la corte estableció que Chile no tenía esa obligación de negociación aunque Bolivia entendió que el fallo no impedía que surjan más adelante nuevos intentos de diálogo.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.