Bolivia autorizó al argentino acusado de ser guerrillero de las FARC a volver al país

LA NACION
·2  min de lectura
El gobierno de Alberto Fernández había pidido a Bolivia que liberen a un argentino guerrillero de las FARC que fue detenido el año pasado
Fuente: Archivo

La Cancillería argentina fue informada sobre el "cese de la prisión preventiva" del fotoperiodista argentino Facundo Molares Schoenfeld, que había sido detenido en Bolivia en noviembre de 2019 acusado de ser miembro de las FARC, y la posibilidad de que regrese al país para recibir atención médica. El ministerio de Felipe Soláhabía pedido al gobierno de Bolivia que interceda para liberar al ciudadano argentino.

En un comunicado difundido anoche, la Cancillería explicó que "el Tribunal Número 1 Penal de Sentencia de la ciudad de Montero autorizó que la prisión preventiva pueda ser sustituida por otras instancias".

Molares Schoenfeld está detenido hace un año y está internado con coronavirus.

"Al mismo tiempo -se expresa- resolvió el Tribunal que, en vista de los argumentos del abogado de Molares y del Consulado argentino en Santa Cruz de la Sierra, Molares reciba atención médica en la República Argentina".

La muerte de Maradona: la explicación de la funeraria donde se tomaron fotos junto al cuerpo de Diego

"La decisión fue tomada teniendo en cuenta el compromiso del gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia de preservar la vida del ciudadano", precisa el comunicado oficial.

En ese plano, apunta que "según el Tribunal, la autorización para viajar a la Argentina, donde además de atender su salud Molares debería presentarse periódicamente ante el Consulado boliviano en Buenos Aires, responde a que por la salud delicada de Molares están dadas las condiciones para reemplazar otras instancias que el propio Tribunal consideró".

"Una de ellas -puntualiza- fue la detención domiciliaria en Santa Cruz, con autorización de salir a trabajar de 7 a 19".

Asimismo, la Cancillería indicó que, "a la espera de que pueda resolverse el caso de fondo, como lo planteó sistemáticamente el Gobierno nacional, la Argentina continuará con los esfuerzos para asegurar el pleno respeto de los derechos que correspondan a Molares".

Nuevo gobierno

Molares había viajado, desde Colombia, para cubrir las elecciones del año pasado en Bolivia, pero fue detenido. "No hay motivos para su detención", fueron las palabras de Solá que llegaron a los oídos del flamante ministro de Justicia boliviano, Iván Lima Magne. El Gobierno asegura que Molares Schoenfeld no tuvo un proceso judicial justo durante el gobierno interino de Jeanine Áñez y que el trato recibido por las fuerzas de seguridad desde su detención puso en riesgo su integridad física.

El periodista debió ser hospitalizado porque padece una insuficiencia renal y, días atrás, había contraído coronavirus.

Al difundirse el caso, con la asunción del presidente de Bolivia, Luis Arce, el pasado 8 de noviembre, tomó intervención el canciller Solá quien se puso en contacto con las autoridades del nuevo gobierno del MAS.

El 1 de octubre pasado, la Cancillería argentina presentó un pedido oficial a Bolivia para que libere a Molares "de manera urgente" y denunció que el joven sufría una "situación de denegación de justicia" por parte del entonces gobierno encabezado por Jeanine Áñez Chávez.