La boda a tiros y el amor tóxico de Madonna y Sean Penn

·4  min de lectura
Los celos y el temperamento de Sean Penn terminaron con su matrimonio con Madonna (@amour_fou_youjours)
Los celos y el temperamento de Sean Penn terminaron con su matrimonio con Madonna (@amour_fou_youjours)

La cantante Madonna y el actor Sean Penn formaron una de las parejas más explosivas de los años ochenta, eso sí, en el sentido más amplio de la palabra. Si bien lo suyo fue un flechazo dado que ambos eran jóvenes y pasionales, lo cierto es que su romance y posterior matrimonio estuvo plagado de posesión, celos y toxicidad.

A día de hoy, con la consciencia feminista creciente en la sociedad, los episodios que Madonna ha vivido al lado de Sean Penn serían duramente castigados pero, en el marco de su vida salvaje de hace décadas, la diva lo superó y lo hizo, además, cubriéndole las espaldas a él.

Madonna y Sean se conocieron en el set de rodaje de ‘Material Girl’ en 1985. Ambos eran famosos y la chispa surgió enseguida. Por aquel entonces Penn no era el hombre maduro y aparentemente tranquilo que es hoy sino que era, como él mismo se define “un listillo enfrentándose a la vida” y, precisamente esa actitud rebelde fue la que cautivó a la cantante.

Empezaron a salir enseguida y para agosto de ese mismo año se dieron el ‘Sí, quiero’ teniendo ella 27 años cumplidos el mismo día del enlace y Sean 25. Pero su boda acabó a tiros y es que Penn quiso revivir lo que él mismo calificó ante sus 200 invitados como “El remake de Apocalypse Now” contra la prensa.

Su boda se celebró en Malibú y Sean blindó la casa de un amigo suyo para que la prensa no pudiera sacarles fotografías ni acosarles pero los periodistas fueron más listos y alquilaron nada menos que ocho helicópteros para sobrevolar el enlace y conseguir imágenes.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Evidentemente, el ruido horroroso de tanto helicóptero no dejaba a la pareja disfrutar de su día señalado y eso cabreó a Sean hasta tal punto que declaró que le hubiese encantado ver arder esos aparatos y contemplar los cuerpos calcinados de los periodistas en su interior pero es que, además, cogió una pistola y empezó a pegar tiros contra ellos, Madonna no sabía donde meterse.

Tras la sonada boda su relación continuó y en el 86 ya eran la pareja más de moda en Hollywood, eso sí, los continuos ataques de celos tóxicos de Sean Penn hacían que Madonna viviera un auténtico calvario. Sean se sentó ante el juez en varias ocasiones por altercados relacionados con su confeso alcoholismo de la época y eso también repercutía en las amistades masculinas de la artista.

Sin ir más lejos, David Wolinski sufrió una paliza por parte del actor en la discoteca ‘Angelina Helena’ dado que Penn aseguró que intentó besar a su chica cuando, en realidad, Madonna y David eran amigos desde hacía mucho tiempo.

No contento con pegarle, según recoge ‘SModa’ también tiró sillas por los aires en el local y fue condenado ante la justicia a un año de libertad condicional y a 1.700 dólares de multa por el altercado.

En el verano del año siguiente, 1987, Madonna se presentó en un hospital de Los Ángeles y aseguró que Penn le había golpeado en el cráneo con un bate de béisbol. Por aquel entonces Sean estaba de nuevo en libertad condicional tras haberle pegado a un figurante en uno de sus rodajes y, para protegerle, Madonna no presentó cargos según recoge ‘The Daily Beast’.

Tampoco sirvió de mucho el gesto de su todavía esposa dado que un mes después, Sean entró en la cárcel por conducir borracho y violar la condicional. Por aquel entonces, tan solo dos años después de haberse casado, Madonna ya estaba harta y decidió irse a vivir sola a Malibú.

En navidades de 1988, Penn se coló literalmente en el domicilio de la cantante y, cuando ella le confirmó que iba a protagonizar una película con Warren Beatty, él se volvió loco de celos. Lo que pasó en esa casa provocó que Madonna denunciara a su marido y que le pidiera oficialmente el divorcio aunque, posteriormente, retiró dicha denuncia a pesar de que el divorcio sí siguió adelante.

La rumorología habla de una borrachera enorme por parte de Penn que habría atado y pegado a la cantante durante ocho horas hasta que, cuando él salió a por más alcohol, ella pudo llamar a la policía y los agentes confirmaron a los medios que estaba herida y con el labio roto.

Eso sí, en 2015 Madonna negó la mayo diciendo que “sí discutimos acaloradamente pero nunca me ató o me agredió físicamente.” El divorcio oficial entre ambos llegó un año después de aquel altercado, en 1989, año en que también se publicó “Like a Prayer”, uno de los álbumes más icónicos de la artista que resume algunos de los episodios más duros junto a Sean, escondidos en sus canciones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.