Boca: Eduardo Salvio sufrió una grave lesión en su rodilla izquierda y estará alrededor de seis meses sin jugar

LA NACION
·3  min de lectura

La noticia más temida se confirmó: Eduardo Salvio sufrió una ruptura del ligamento cruzado anterior en su rodilla izquierda, y estará al menos seis meses sin jugar. Anoche, en el partido ante Sarmiento, se lesionó solo, mientras corría hacia el área visitante, durante el primer tiempo, lo que provocó su inmediata salida de la cancha.

Boca no pudo reaccionar a las lesiones de Salvio e Izquierdoz, y apenas igualó con Sarmiento 1 a 1 en la Bombonera

Por desgracia para él, no es algo infrecuente en su vida. El volante ya atravesó varios problemas físicos a lo largo de su carrera. Incluida la que Boca informó hoy mediante sus redes sociales, Eduardo Salvio contabiliza 18 lesiones en ocho años, de las cuales tres fueron de gravedad (rotura de ligamentos en ambas rodillas) nueve musculares (desgarros y distenciones) y otras tres más leves.

Sus problemas no solo están en sus rodillas. Durante septiembre y diciembre de 2018 tuvo tres problemas consecutivos en su tobillo izquierdo, que le impidieron lograr continuidad y que completan esos 18 parates obligados.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El futbolista surgido en Lanús se lesionó anoche, en un mal movimiento de la pierna de apoyo cuando intentó dar un pase a su compañero Edwin Cardona en un ataque de su equipo que condujo en campo rival.

Sin fecha de operación programada todavía, "Toto" afronta una dolencia de similares características por tercera vez en su carrera, ya que fue intervenido en la rodilla derecha en dos ocasiones (2013 y 2015) cuando era jugador de Benfica de Portugal.

El plazo de rehabilitación, si bien no fue informado por el club, no será menor a un semestre, por lo que Boca perderá un valor importante de su plantel para la competencia local y el inicio de la Libertadores.

Alarma en su presentación

El primer instante del futbolista en Boca fue con una mueca de fastidio. El 17 de julio de 2019 se realizó una revisión médica que no pudo superar. La repitieron un día después y, con el ok del cuerpo médico xeneize, firmó un contrato por tres años.

Aquel indicio anticipó lo que vino después y confirmó lo que ocurrió antes. Salvio no logra mantenerse en perfecto estado físico pr un tiempo prolongado.

Todo comenzó en septiembre de 2013, cuando jugando para el Benfica se rompió los ligamentos cruzados de su rodilla derecha, ante Sporting Lisboa. La recuperación le demandó seis meses. La mala racha continuó: un año más tarde, en mayo de 2015, volvió a sufrir la misma lesión y debió alejarse de las canchas otros nueve meses. Volvió en febrero de 2016.

En febrero de 2018 también fue intervenido en su rodilla derecha y debió permanecer seis semanas alejado de las canchas. De hecho, aquello alteró los planes de Jorge Sampaoli, entonces DT de la selección argentina, que finalmente pudo sumarlo al plantel albiceleste que compitió en el Mundial de Rusia.

De no mediar imprevistos, Salvio recién podría estar en condiciones de volver a jugar en septiembre.

La situación de Izquierdoz

Por su parte, Carlos Izquierdoz, de 32 años, se realizó estudios de imágenes por un fuerte golpe en la región intercostal. De acuerdo a los primeros comentarios, se habría fisurado una de sus costillas. De confirmarse esa lesión, estaría inactivo al menos un mes. Eso le impediría jugar el superclásico ante River del 14 de marzo, en la Bombonera, por la fecha 5 de la Copa de la Liga.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.