Bloqueo en España: el rey pide superarlo y la derecha, que Sánchez se abstenga

Silvia Pisani

Madrid.- Parece una pregunta retórica. Pero ante el bloqueo político que desde hace meses impide a España formar gobierno, el conservador Partido Popular (PP) propuso al socialista Pedro Sánchez que "de un paso al costado" y que permita que otra figura se postule para la presidencia.

"¿Por qué no pensamos en otra figura...En alguien distinto a Sánchez?", fue la pregunta que se ensayó desde la derecha.

(El presidente en funciones) "Tiene que darse cuenta de que él es el problema. Es la única persona de la que no se fían ni siquiera los que lo hicieron presidente con la moción de censura", disparó el secretario general del PP, Teodoro García Egea.

La afirmación fue el primer movimiento concreto que siguió a la llamada del rey Felipe VI para que los partidos políticos "que tienen la confianza de los españoles" encuentren "una solución" para formar gobierno.

Escenario recalentado

No es sólo el calor del verano lo que recalienta en España. También la paradójica imposibilidad con la que tropieza Sánchez para ser revalidado como presidente a pesar de haber sido el más votado en las elecciones del pasado abril.

Los 123 diputados con que cuenta no le alcanzan. Necesita cuando menos el concurso de los 42 de su "aliado natural" de Podemos (izquierda) y de la colaboración de los independentistas catalanes.

Todos ellos, que fueron sus aliados en junio del año pasado, cuando lo convirtieron en presidente por el inédito mecanismo de la moción de censura, hoy le dan la espalda.

En los casi cuatro meses que transcurrieron desde las elecciones de abril Sánchez no sólo no pudo sumar al Podemos de Pablo Iglesias, sino que la relación está más dañada que nunca.

"No sabemos a qué juega Sánchez", llegó a decir su otrora socio y aspirante eterno a formar un -ahora fallido- "gobierno de coalición" con el socialista.

Ninguna fuerza ni combinación de fuerzas es capaz de llegar por sí sola a los 176 legisladores que requiere el voto positivo de la cámara. Para eso se necesita el concurso o la "colaboración" de alguna de las otras fuerzas.

En las últimas semanas Sánchez puso presión en los "partidos constitucionales" -como se define al PP y al liberal Ciudadanos (Cs)- para que faciliten su confirmación al frente de La Moncloa.

Desconfianza

Pero el PP no quiere saber nada, luego de haber sido desalojado del poder por una moción de censura de Sánchez; mientras que con Cs la química es todavía peor. El liberal Albert Rivera no quiere ya ni reunirse con Sánchez.

Alentados por el mensaje del rey, que en las últimas horas terció para pedir a las fuerzas políticas "que busquen soluciones" y eviten así un nuevo llamado a elecciones, el PP decidió dar vuelta la ecuación y poner presión sobre el presidente en funciones.

"Que Sánchez de un paso al costado y que permita que otra figura sea la candidata al gobierno", dijo García Egea, del PP.

"Tiene que darse cuenta de que el problema es él, que no despierta la confianza ni siquiera de quienes hace meses lo acompañaron en la moción de censura por la que llegó a La Moncloa", disparó.

Globo de ensayo

Difícil que la propuesta encuentre eco en el socialismo. Pero, por lo pronto, es una forma de contrarrestar la presión que el socialismo viene poniendo sobre el PP y sobre Cs para una "colaboración patriótica".

La idea contempla que el candidato no sea necesariamente del socialismo, sino una figura surgida del acuerdo entre PP (66 legisladores) y Ciudadanos (57).

En conjunto, ambas fuerzas suman exactamente 123 diputados -lo mismo que tiene el PSOE- a quien ahora le piden que sea él quien "colabore" y se abstenga de votar en contra.

Difícilmente la propuesta sea otra cosa que una piscina sin agua. Pero por lo pronto sirve para que PP y Cs diluyan en parte la presión que sobre ellos pone el socialismo.

Al margen de la matemática política y del juego de presiones, la situación de bloqueo sigue sin salida a la vista. El 23 de septiembre vende el plazo para que Sánchez encuentre la llave del poder.

Si no da con ella para entonces, los españoles irán de nuevo a elecciones.