El bloque que denuncia un supuesto fraude mantiene sus presiones en Bolivia

Agencia EFE
·3  min de lectura

La Paz, 3 nov (EFE).- La victoria electoral de Luis Arce en Bolivia es ampliamente reconocida incluso fuera del país, pero algunos sectores que la cuestionan mantienen protestas.

La Unión Juvenil Cruceñista (UJC) es el bloque que mantiene en pie las denuncias de supuesto fraude electoral en Bolivia a favor del Movimiento al Socialismo (MAS) y del presidente electo, Luis Arce.

La UJC es uno de los contados sectores del país que se ha resistido a reconocer la vitoria de Arce con más del 55 % en las elecciones generales pasadas y que pide auditar los resultados electorales, aún cuando el Tribunal Supremo Electoral ya lo ha dado por zanjado.

Una concentración Santa Cruz, la capital económica del país, el lunes por la noche ha reavivado a un movimiento que pide la anulación de las elecciones y una auditoría hecha por expertos bolivianos, al no fiarse de los observadores internacionales.

Además está el llamado a bloqueos y vigilias ante cuarteles policiales y militares, esperando que ambos respalden sus pedidos que inclusive han llegado al extremo de proponer una junta castrense de Gobierno.

Como fondo de la protesta está además la eliminación de los dos tercios de votación en temas prioritarios en el Parlamento nacional para que queden en simple mayoría, que los legisladores del MAS cesantes modificaron y que se cree favorecerá a los nuevos parlamentarios de ese partido toda vez que su presencia en el Legislativo es menor tras los comicios del pasado 18 de octubre.

PRESIDENTE ELECTO Y SALIENTE

"La derecha, la única opción que tiene es siempre el golpe de Estado, el uso de la fuerza, porque democráticamente y mientras el MAS participe en las elecciones no tiene opciones de ganar", dijo el presidente electo en un comunicado del MAS.

Arce consideró que las manifestaciones que buscan desconocer los resultados están conformadas por "grupos minoritarios" y "violentos" y "solo retrasan la reactivación, generación de empleos e ingresos".

El presidente electo que tomará juramento el próximo domingo en La Paz consideró que lo importante es trabajar en la recuperación de la economía boliviana, golpeada por la crisis política y social del año pasado y por la pandemia de la covid-19.

Por contra, la presidenta interina, Jeanine Áñez, escribió en Twitter que "el Cabildo cruceño es una lección para los masistas: Arce ha ganado pero no podrá gobernar desde el abuso", pero llamó a reflexionar a los movilizados en el sentido de que "la misión no es cuestionar democracia sino frenar los abusos del MAS".

OTRAS POSTURAS POLÍTICAS

La postura de Comunidad Ciudadana del expresidente Carlos Mesa, el principal partido de oposición en el Parlamento, ha estado orientada a mostrar un "enérgico rechazo" a las modificaciones en el Legislativo sobre los dos tercios en la votación.

El partido de Mesa ha admitido los resultados de la elección pasada y se ha encaminado, por el contrario, a buscar caminos "legales" para modificar la disposición que se ha tomado en el Parlamento y que la han denominado como una "medida abusiva" del MAS.

Por otro lado, la Conferencia Episcopal Boliviana han manifestado que no tienen "ninguna duda" de la transparencia del proceso electoral aunque su presidente, Ricardo Centellas, consideró anteriormente que una auditoría a la elección podría ayudar a calmar las tensiones que se viven en algunas regiones del país.

Para este domingo está prevista la posesión de Luis Arce tras alcanzar la victoria en las elecciones pasadas con cerca de 26 puntos por sobre el segundo en la contienda, Carlos Mesa.

(c) Agencia EFE