El chango que pudo cambiarle la historia a ‘El Chapo’ y a Peña Nieto

Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

Un chango. No, no se trata del alias de un sicario o uno de esos tantos líderes del narcotráfico que todos los días anuncia el gobierno federal como una captura más en su lucha contra el crimen organizado. No, en esta ocasión se trata simple y llanamente de un simple chango que estuvo a punto de cambiar esta historia que se ha convertido en uno de los mayores ridículos de la administración de Peña Nieto.

Pero cuando decimos que se trata de un mono a secas no quiere decir que sea común y corriente. Todo lo contrario, es un chango de mucho postín que mereció una operación de rescate casi al nivel de la fuga del mandamás del cartel de Sinaloa y por lo cual casi cae en manos de las fuerzas armadas. Parece el guión de una película de Juan Orol, pero así pasó.

Al menos eso es lo que cuenta el periodista Carlos Loret de Mola en una de tantas revelaciones sobre el caso, que después de los videos que demostraron que en lugar de silencio se escuchaba muchos punchis-punchis en la celda de Joaquín Guzmán Loera, hace a uno preguntarse quién dentro del gobierno le está tirando fuego amigo al Presidente y su equipo, porque cada día lucen más quemados con esas filtraciones provenientes de los expedientes de ‘inteligencia’.

Pero volvamos al chango. ‘Botas’ para los amigos, porque ese es el nombre del famoso mico que fue la pista determinante para que la Marina terminara localizando al capo en Sinaloa y casi (casi otra vez) lograra atraparlo.

Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

Resulta que el animal es la mascota de las dos pequeñas hijas de ‘El Chapo’, dos gemelas que concibió con su actual esposa Emma Coronel  y al cual bautizaron como ‘Botas’ en alusión al personaje que acompaña a Dora la Exploradora, la caricatura infantil.

Según lo descubierto, cuando a ‘El Chapo’ lo atraparon en esos lejanos tiempos en donde aún todo era fiesta allá por los pinoles, su esposa y sus hijas (y el chango) se mudaron a una casa cercana al penal del Altiplano, donde permanecieron hasta poco antes del 11 de julio, fecha en que de repente surgió un hoyo en la regadera de una celda.

La familia se trasladó a Sinaloa para luego encontrarse con el narcotraficante #atrápamesipuedes tras sortear su‘misión imposible’, quedándose todos en una cabaña equis en un municipio de Durango mientras el mundo se volvía loco por saber quiénes eran esos ingenieros que pueden hacer un túnel kilométrico sin que nadie se dé cuenta mientras no hallan quién repare la Línea 12 del Metro del DF.

Pues bien, llegó el día en que las niñas extrañaron a ‘Botas’, por lo que pidieron a su papá que lo rescatara de la casa en el Estado de México donde se había quedado, por lo que el capo ordenó el operativo ‘QueremosalChango’ (el nombre es licencia de este autor, pero ¿a poco no suena muy ad hoc?), movilizando a sus secuaces, quienes fueron por él.

Y ahí estuvo el error, pues resulta que las autoridades detectaron que alguien intentaba por todas las vías obtener permisos sanitarios para trasladar al chango por aire, tanto en la dependencia oficial, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (¡hágame el favor!), veterinarias y aerolíneas. Y nadie se las quiso dar (las autorizaciones) por lo que decidieron mover al ‘Botas’ por tierra. Así fue como las autoridades localizaron al chango a bordo de un Mustang rojo de súper lujo (en serio, nos es broma) propiedad del cuñado de ‘El Chapo’ (Nota: no sabemos si el chango iba conduciendo, la 'inteligencia' no llega a tanto), por lo que lo siguieron y dieron con el escondite. Lo demás ya es sabido, se emprendió un operativo y por un pelo se les escapó, ‘El Chapo’. Y también el chango.

Foto: AFP
Foto: AFP

Con este tipo de versiones, que como dijimos arriba, se supone vienen de los órganos de ‘inteligencia’, uno se pregunta cómo es que el lord de las drogas, con contactos en los lugares más recónditos del mundo, el mismo que sometió a todo el sistema penitenciario y que hasta consigue amparos contra su extradición en medio de su fuga, tenga que pasar las de Caín para movilizar algo tan simple como un chango.

Ya no digamos su Síndrome del Jamaicón que lo mantiene en este país donde ya ni la TV abierta se puede ver si no cuenta con un aparato HD, en lugar de estar en una torre de Dubai o un paraíso fiscal. Resulta en verdad increíble que alguien que puede salir en una avioneta sin ser detectado tenga que andar pidiendo permisos sanitarios para mover su chango.  Es decir, ¿qué no podía rentar un helicóptero, fletar un jet privado o ya de menos pedir un Uber?

O ya más novelescos, ¿no podía ir a Santo Domingo a conseguir un permiso 'genérico'? Sorprende que alguien que se mueve en la ilegalidad total quiera conseguir algo de forma ordinaria. Si a esas vamos, no se extrañe que un día vea a 'El Chapo' en la fila de una oficina del INE para actualizar su credencial del elector o en la sala de espera del IMSS tramitando su incapacidad por las lesiones en pierna y rostro (¡en la cara no, en la cara no) que le causó huir de la Marina.

Foto: AFP
Foto: AFP

Las contradicciones avanzan con cada nuevo dato, pues por un lado nos han vendido por años a un ente todopoderoso que si algo le sobra es dinero y por el otro a un personaje que se anda con penurias refugiándose en cabañas de madera donde el drenaje y el agua caliente son un lujo. Hasta Lex Luthor vivía a todo dar debajo de la superficie, con alberca , jacuzzi y su centro de control para teledirigir misiles.

Por otro lado, esta es una historia que conforme avanza se va pareciendo más y más a un refrito venido de una telenovela colombiana, para no perder la costumbre. Si usted conoce a un colombiano pregúntele, así como no queriendo, cómo fueron los últimos días de Pablo Escobar y se dará cuenta que, salvo detalles, el guión es el mismo. Ya veremos si el final coincide, o como solemos hacer últimamente, le damos al traste con algo más inverosímil.

Si tan solo ese chango hubiera usado celular, quizás ahora la historia sería diferente y ya lo tuvieran geolocalizado con vistas satelitales, acabando con este episodio que ya sobrepasa lo bochornoso para el gobierno de Peña Nieto. Pero no se preocupen, aún hay tiempo para que el ‘Botas’ pueda cometer un error. Mientras doña Paty y sus vientos huracanados le dan un respiro a todos. Ahora solo falta que 'El Chapo' salga entre los damnificados.

----------
Mi cuenta en Twitter
@geniomutante

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.