Una plaga de caracoles gigantes africanos invade Florida

Ciencia curiosa

Una vez más el estado norteamericano de Florida es noticia por una invasión biológica. En esta ocasión se trata del caracol gigante africano (Achatina fulica), uno de los animales exóticos que mayores problemas causa a nivel mundial.

Este animal genera muchos problemas. Para empezar, el nombre común está muy bien elegido. Recibe el apelativo de gigante porque puede llegar a alcanzar el tamaño de una rata. Además su concha es muy dura. Lo suficiente como para reventar las ruedas de los coches que pasan sobre ellos en las carreteras.

También suponen un peligro para la salud. Esta especie sirve como huésped para un gusano parásito, Angiostrongylus cantonensis. El caracol no se ve afectado por esta infección, pero el gusano puede pasar a mamíferos y provocar graves enfermedades. Normalmente afecta a ratas y otros roedores. Pero también parasita a los seres humanos, en los que provoca todo tipo de síntomas, entre ellos meningitis. En Florida aún no se ha dado ningún caso de este tipo, pero sí en otros lugares invadidos por el caracol, como Barbados y otras islas del Caribe.

[RELACIONADO: Predicen un boom de mosquitos "gigantes" en Florida para este verano]

Pero el principal impacto del caracol invasor es sobre la flora. Se trata de un animal herbívoro que se alimenta de más de 500 especies distintas de plantas. De hecho, consume todo lo que sea verde y se encuentre en su camino.

Esta es también la principal razón de su éxito como especie invasora. Es una especie generalista, capaz de vivir en ambientes muy diversos que se alimenta de prácticamente cualquier cosa que encuentre. Y a esto hay que sumarle una tasa de reproducción altísima: cada individuo pone de media unos 1.200 huevos. Y nos referimos a cada caracol, ya que se trata de un animal hermafrodita.

Para hacernos una idea de hasta donde llega esta invasión biólogica, no hay más que consultar el número de estos animales que se han capturado. Entre septiembre de 2011 y marzo de 2013 han sido eliminados más de 117.000 caracoles. Y el número crecerá de manera importante en breve, ya que dentro de siete semanas comienza la temporada de lluvias en Florida y con ella los caracoles saldrán de su letargo.

Las autoridades ya están tomando medidas para erradicar esta invasión. La forma más sencilla, y en la que están invirtiendo más esfuerzo, pasa por involucrar a la población. Si cada persona que detecte uno de estos animales lo mata, el tamaño de la población se hará más manejable.

Evidentemente, esta actuación tiene que ir acompañada de otras. Hace falta diseñar un plan, y para ello se ha reunido a un equipo internacional de expertos y se ha concedido un presupuesto especial.

La primera propuesta de los expertos ha sido evitar nuevas entradas. Si se controla la población que ya está dentro pero no se evita que sigan entrando, la erradicación resulta imposible. El problema es que no se sabe cómo ha llegado esta especie. En un principio se pensó que podría ser a través de la Santería de Miami, un grupo religioso de origen africano que emplea caracoles y otros animales en sus rituales. Pero enseguida se descartó, ya que la especie de caracol utilizada era otra.

Parece que la fuente puede estar en los alimentos que llegan con los viajeros que vuelven del Caribe. En muchas ocasiones los turistas compran sandwiches y otras comidas preparadas en los aeropuertos del Caribe, que pueden estar contaminadas con huevos de caracol. Si no se los terminan y entran con ellos en el país, suponen un vector perfecto para estos animales.


TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR: Extrañas criaturas del Amazonas



Fuente: Yahoo! Noticias
Una plaga de caracoles gigantes africanos invade Florida