Una mariposa puede esconder el secreto para hacer mejores pantallas

Deportes Internacional
Fotografia de una mariposa de cristal sobre un texto, para demostrar su transparencia. Crédito: Radwanul Hasan Siddique, KIT
Fotografia de una mariposa de cristal sobre un texto, para demostrar su transparencia. Crédito: Radwanul Hasan Siddique, KIT

Buscar inspiración en la naturaleza para resolver algún problema con la tecnología humana no es nada nuevo. Por ejemplo, para dar con alguna solución a los problemas de brillos de las pantallas de móviles, portátiles y tabletas. Pero en este caso la parte de naturaleza es realmente curiosa.

En un artículo reciente se explica cómo consigue una mariposa con un curioso nombre vulgar: espejitos. También se la conoce por mariposa de cristal, y su nombre científico es Greta oto.

Este insecto es prácticamente invisible para sus depredadores, ya que sus alas son transparentes. Pero son mucho más transparentes que otros animales. Cuando un organismo emplea esta estrategia para hacerse invisible, lo más normal es que le funcione sólo en un determinado ángulo.

TE PUEDE INTERESAR: Crean un sistema para identificarnos por nuestro olor

Dicho de manera más sencilla: si el animal está parado, y lo miras desde arriba, es invisible. Porque es transparente, y la cantidad de luz que refleja es mínima. Pasa lo mismo con cualquier cristal o vidrio. En un ángulo concreto la luz pasa a través suyo, pero en otros refleja cierta cantidad. Que puede llegar a ser mucha.

En el caso de la mariposa de cristal, la cantidad de ángulos en los que su estrategia funciona es muy amplio. Tan amplio, que incluso es transparente – refleja apenas un 5% como máximo – durante el vuelo. Mientras bate las alas, cambiando continuamente de ángulo, refleja menos luz que una copa de vino en su mejor ángulo.

Para los depredadores, esto las hace prácticamente invisibles. No del todo, porque el cuerpo es opaco, y se puede percibir perfectamente. Pero sí lo suficiente como para que resulte tremendamente complejo detectarlas.

El secreto está en la estructura. En términos muy simples, la forma en que las fibras de tejido de las alas se estructura es “caótica”. No que carezca de orden, si no que el orden es difícil de describir y deducir. Pero obviamente, existe un patrón.

TE PUEDE INTERESAR: Hámsters como solución a la crisis energética

Y aquí es donde entra la tecnología. Después de estudiar las alas de estas mariposas, los investigadores han sido capaces de reproducir la estructura de fibras. Al menos, en modelos matemáticos, que es el primer paso.

Los resultados son realmente interesantes. Han conseguido replicar esta “invisibilidad” hasta tal punto, que creen que serán capaces de aprovecharla para fabricar pantallas. De hecho, ya están en marcha prototipos de fabricación de estas estructuras.

Gracias a ellas, los problemas de reflejos que sufrimos cuando hay mucha luz desaparecerían. O al menos, se reducirían notablemente. Y no sólo eso. Según los científicos, estas mismas estructuras son impermeables y tienen la capacidad de auto-limpiarse.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR: