Ciencia curiosa

La "regla de los cinco segundos" no es tan segura

(Thinkstock)La cultura popular dice que si se cae algo de comida y lo recoges antes de cinco segundos, te lo puedes comer. Por encima de ese tiempo, cualquier alimento queda contaminado y no se puede comer, pero si no supera la barrera de los cinco segundos todo es seguro. Incluso se la conoce como la "Regla de los cinco segundos". El problema es que no es tan fiable, como ha puesto de manifiesto un equipo de investigación de la prestigiosa Universidad de Loyola.

Esta costumbre popular tiene una base cierta. Para sufrir una infección bacteriana, un organismo tiene que entrar en contacto con una cantidad mínima de estas bacterias, lo que se conoce como dosis de contacto o inóculo. En condiciones normales, si el alimento pasa menos de cinco segundos no da tiempo a que la colonización por las bacterias llegue a la cantidad necesaria.

[Te puede interesar: Cultivan huesos artificiales a partir de grasa humana]

El problema es que lo que se llama condiciones normales no siempre son las más comunes. Depende de la bacteria de la que se trate. La dosis mínima de unas bacterias puede ser hasta mil veces mayor que la de otras. No solo eso, sino que depende de la persona que entre en contacto. Algunas personas son más propensas a sufrir infecciones que otras.

La cosa se complica aún mucho más si hay niños de por medio. A la "regla de los cinco segundos" se unen otras dos costumbres, ninguna de las cuales es muy adecuada. Por una parte, siempre se dice que es bueno que los niños se pongan en contacto con patógenos, con todas aquellas sustancias que hagan que sus defensas mejoren. Esto en parte es cierto, pero si se les expone constantemente a estas sustancias, su sistema inmune no podrá soportar tanta carga, y acabarán sufriendo alguna infección.

[Te puede interesar: La NASA resucita un gen de 500 millones de años]

Otro comportamiento que hay que desterrar es el de "limpiar con saliva" las cosas. Es muy habitual que cuando a un niño se le cae algo, por ejemplo un chupete, algún adulto lo "limpie" llevándoselo a la boca. Es cierto que la saliva tiene muchas sustancias antibacterianas y que el sistema inmune de un adulto es más fuerte que el de un niño. Pero también es cierto que el adulto tiene una serie de bacterias de manera natural en su boca, que estaría pasando al niño.

Tal y como explican los responsables del estudio, la mejor idea es descartar la "regla de los cinco segundos" y cambiarla por una mucho más simple: "en caso de duda, a la basura".



Yahoo! España
La "regla de los cinco segundos" no es tan segura