Indigente devuelve una mochila perdida con $42,000

Jesús Del Toro
Blog de Noticias

Honor con honor se paga, diría el dicho, y es lo que le ha pasado a Glen James, un indigente que vive –o sobrevive– en la ciudad de Boston.

James encontró el pasado sábado una mochila, afuera de una tienda TJ Maxx en un vecindario de Boston. Para un indigente encontrar cosas útiles perdidas puede resultar, presumiblemente, una bendición. Y en este caso el hallazgo resultó mayúsculo. La mochila contenía $2,400 en efectivo y $39,500 en cheques de viajero de American Express. Todo un tesoro.

Pero, lo más notable, es que Glen nunca tuvo interés en quedarse con ese dinero, toda una fortuna si se considera que es un indigente y en cualquier caso una suma que le viene bien a cualquiera. Según relata la televisora ABC, al poco de hallar la mochila Glen se dirigió a oficiales de policía y se las entregó, diciendo que la había encontrado perdida y que contenía una fuerte suma de dinero, además de un pasaporte.

Poco tiempo después un empleado de un Best Buy cercano al TJ Maxx donde Glen hizo el hallazgo dijo a las autoridades que un hombre les había reportado la pérdida de una mochila cargada de dinero y documentos personales. Fue así como la mochila y el dinero se reunieron con su propietario, un estudiante de visita originario de China, quien debe sin duda poner mucha más atención de en dónde deja sus pertenencias valiosas. No todos los días se topa uno con alguien como James Glen.

El tremendo gesto del indigente no fue el final de la historia.

El pasado martes Glen recibió un homenaje de la Policía de Boston por su noble actitud y una campaña de donaciones en línea en el sitio GoFund.Me ha comenzado en su beneficio. Lleva ya recaudados más de $66,000.

Glen comentó que nunca le interesó quedarse ni con un centavo de la suma que halló y el comisionado de la Policía de Boston, Edward Davis, le agradeció el gesto por ser “una muestra extraordinaria de carácter y honestidad”.

Según la agencia AP, James se convirtió en indigente en 2005 cuando perdió su empleo en la corte municipal de Boston y desde entonces ha vivido con estampillas de comida y limosnas de la gente. Pero es probable que ahora su suerte comience a cambiar, no sólo por la campaña de donaciones sino por la sobresaliente actitud de James, que podría redituarle en que muchos más apoyos le echen la mano para que salga de la indigencia y rehaga su vida.

Muy pocos rechazan miles de dólares que llegan gratis. Glen lo hizo y, al menos en la contabilidad, su noble gesto le ha pagado con creces. La campaña en línea en su favor –organizada por un hombre que no conoce a James, en otro gesto de solidaridad- lleva ya más de $66,000 conseguidos y su meta es $250,000. Y en términos de su conciencia, la recompensa parece incalculable.

-Jesús Del Toro es director del periódico RUMBO de Houston. @JesusDelToro