Blog de Noticias

Coca-Cola, en apuros por eliminar una boda gay en un spot

La publicidad es un espejo de las tendencias y de la mentalidad del público en el espacio y el tiempo en que se concibe. Sea para lograr que el consumidor se identifique plenamente o sea para romper moldes con un mensaje transgresor, el contexto social es tenido muy en cuenta por los creativos a la hora de lanzar un anuncio.

[Te puede interesar: El poderoso anuncio que obliga a reflexionar sobre hombres y mujeres]

En un mundo heterogéneo y cambiante como este, es fácil que se hiera alguna sensibilidad y surja la polémica. Así ha ocurrido precisamente con el último spot de la campaña de Coca-Cola, #ReasonsToBelieve, en cuya versión para Inglaterra se ha incluido una escena de una boda gay.



Sería sorprendente, en los tiempos que corren, que la inclusión de esta escena de por sí diera mucho que hablar. La polémica ha surgido precisamente por lo contrario: que no aparezca en la versión irlandesa.

El vídeo arranca con un mensaje esperanzador: “hay millones de razones para creer en un mundo mejor”. Acompañados por un coro de niños versionando el tema You’ve got the love, de Florence and the Machine, vemos una sucesión de imágenes inspiradoras que nos muestran que por cada cosa mala que hay en el mundo, hay muchas buenas: por cada tanque que se construye, se hornean mil tartas; por cada tarjeta roja que se saca, hay doce abrazos de celebración.

La escena de la discordia muestra la imagen de unos chicos golpeando un coche con un texto que dice: “Por cada manifestación de odio….” Y continúa “hay 5000 celebraciones del amor”, acompañando a la imagen de una boda entre dos hombres. En la versión irlandesa del mismo anuncio, los creativos decidieron eliminar esta última escena y sustituirla por la imagen de una pareja heterosexual.



La omisión de la boda homosexual ha levantado ampollas entre distintos colectivos de LGTB, que lamentan el gesto y lo consideran una discriminación. De hecho, una encuesta de 2013 mostró que un 73% de los irlandeses están a favor de que se legalice el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La marca de bebida ha tratado de defenderse indicando que el motivo de que hayan cambiado la escena para Irlanda es sencillamente que, aunque las uniones civiles en este país sí están legalizadas, el matrimonio homosexual no lo está. Según su portavoz, querían que el anuncio fuera relevante y válido para su propio mercado.

De hecho, la escena del matrimonio no es la única diferencia entre ambos anuncios: en el irlandés se han incluido imágenes de una celebración de San Patricio, fiesta nacional irlandesa, para adaptar el contenido a la realidad local.

Sea como sea, este cambio ha generado un aluvión de comentarios en las redes y ha colocado a la campaña en el pódium de los anuncios más vistos del mes. La versión irlandesa ha logrado casi 24.000 reproducciones en YouTube en solo dos días. Sin duda, un efecto inesperado para los creadores del anuncio y posiblemente un éxito adicional de la campaña. Está más que demostrado que la polémica vende y, para las empresas, no es nada descabellada la conocida frase “no me importa si hablan bien o mal de mí, lo que me importa es que lo hagan”.

Más razones para creer

La campaña #ReasonsToBelieve no es nueva. El vídeo es una continuación del spot que Coca-Cola estrenó en enero de 2011, basado en un estudio que se llevó a cabo de 2010 sobre la situación actual del mundo. El formato era idéntico: un coro de niños cantando, en este caso la canción Whatever del grupo Oasis, y una sucesión de imágenes optimistas subtituladas. Este comercial fue diseñado principalmente para Colombia, pero dado su enorme éxito fue posteriormente dedicado a toda Latinoamérica y existen versiones adaptadas para varios países.



Fuente: Yahoo! España
Coca-Cola, en apuros por eliminar una boda gay en un spot

Cargando...