Objetivo: Salvar a Abás y el improbable proceso de paz

·4  min de lectura

Jerusalén, 24 may (EFE).- La creciente tensión entre israelíes y palestinos, más allá de la escalada bélica en Gaza, ha abierto el debate en la comunidad internacional sobre la necesidad de revivir el aletargado proceso de paz, que ni el debilitado liderazgo en Palestina -con Mahmud Abás en sus horas más bajas- ni el eterno Gobierno en funciones en Israel parecen capaces de resucitar.

La Administración estadounidense de Joe Biden -que jugó un papel importante en la negociación de la tregua en Gaza- ha apostado firmemente por avanzar en la solución de dos Estados, uno palestino y otro israelí, aunque su secretario de Estado, Antony Blinken, quien está viajando hoy a Jerusalén, admitió la víspera que "ahora hay otras prioridades", como la reconstrucción en la Franja.

En su visita, su interlocutor israelí será el primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, que no tiene garantizada su reedición en el cargo después de cuatro elecciones en un año; y en el lado palestino, el presidente Mahmud Abás, que carece de respaldo popular, no tiene control en Gaza -gobernada de facto por el movimiento islamista Hamás-, ni poder real de maniobra frente a Israel.

"Abás fue el tipo más irrelevante de la actual situación. Pero no tiene opción ni habilidad para decirles que no. Los estadounidenses y los europeos lo que intentan es salvarlo", explicó a Efe Hamada Yaber, director de proyecto del Centro Palestino de Investigación Política (PSR).

RESCATAR A LA ANP

Aunque no se ha detallado la agenda, el Departamento de Estado ha avanzado que Blinken tendrá sus primeros encuentros en Jerusalén con el presidente israelí, Reuvén Rivlin, y con Netanyahu, quien actualmente está a la espera de que su rival, el opositor centrista Yair Lapid, consiga formar Gobierno antes del 2 de junio, después de que a él se le pasara su turno sin éxito.

Uno de sus posibles socios de Gobierno es el actual ministro de Defensa, Beny Gantz, principal responsable de la operación militar "Guardián de los Muros" contra el disparo de cohetes de la milicia islamista Hamás desde la Franja.

"En mi opinión, el cambio más deseable es fortalecer la Autoridad Nacional Palestina (ANP) tanto como sea posible, y no permitir que Hamás sea el que establezca la agenda", declaró ayer Gantz.

Ni Israel, ni EEUU, ni la UE dialogan directamente con Hamás, considerado por ellos grupo terrorista, por lo que la ANP es para ellos el único interlocutor palestino válido, a pesar de su débil respaldo social, y tratan de edificarlo.

Jordania y Egipto, que lideraron los esfuerzos para pactar una tregua entre Israel y Hamás, serán también paradas en la ruta de Blinken por Oriente Medio tras visitar Jerusalén y Ramala.

Hoy, el ministro egipcio de Exteriores, Sameh Shukri, también mantuvo un encuentro en la ciudad cisjordana de Ramala con Abás, quien resaltó la necesidad de obtener "una actitud internacional efectiva para mantener la tregua" y su apoyo para el gobierno palestino de la ANP.

"La cuestión de Jerusalén es una cuestión fundamental para una solución definitiva" al conflicto entre palestinos e israelíes, destacó el político el egipcio, agregando que su país está comprometido con el establecimiento de un Estado palestino con su capital en Jerusalén Este.

DESCONFIANZA PALESTINA

Sin embargo, para el analista Yaber, el hecho de que Washington no haya desecho hasta ahora los acuerdos previos de la Administración de Donald Trump sobre el reconocimiento de Jerusalén como capital israelí y el traslado allí de su embajada, no hace creíble a Biden entre la opinión palestina.

"Es lo de siempre, el estilo americano", consideró sobre lo que todos temen que sea una vuelta al "statu quo" en el que Abás no tiene capacidad de enfrentar la ocupación israelí, sin una oposición firme estadounidense a esas políticas.

Las encuestas de popularidad de Abás en los últimos años han caído en picado, con más del 60 % de la población pidiendo su renuncia. Tras la actual crisis, Yaber, que dirige un centro de encuestas y opinión, estima que ese porcentaje ha subido por encima del 90 %.

A pesar de no contar con el favor del pueblo palestino, la comunidad internacional parece empeñada en proteger el débil y deslegitimado poder de Abás, como una única salvación para retomar el proceso de paz y la solución de los dos Estados, una opción que hoy más que nunca rechazan los palestinos porque no ha servido para frenar la ocupación y la colonización israelí.

El reto también es arduo para próximo Gobierno israelí -con Netanyahu o Lapid al frente-, con desafíos internos, como la creciente agitación social dentro de las fronteras de Israel y las tensiones entre judíos y árabes o las posibles acusaciones contra sus militares en la Corte Penal Internacional; y también externos, como la pugna con Irán, el creciente apoyo popular de Hamás o la presión internacional para frenar los asentamientos de colonos.

Laura Fernández Palomo

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.