Eran el blanco: dos funcionarios sobrevivieron tras el atentado que dejó varios muertos en Yemen

·2  min de lectura
El gobernador Ahmad Lamlas sobrevivió a un ataque a su convoy
El gobernador Ahmad Lamlas sobrevivió a un ataque a su convoy

En el sur de Yemen, este domingo fallecieron al menos cinco personas a causa de un atentado de un coche bomba contra un convoy del gobernador de Adén, según informaron fuentes de las autoridades de seguridad. El mandatario, Ahmed Lamlas, y el ministro de Agricultura, Salem Abdullah Al Soqatri, resultaron ilesos del ataque. Sin embargo, por episodio ocurrido en la ciudad sureña de Adén resultaron heridas al menos 11 personas.

Los hechos se desencadenaron cuando el coche bomba estalló cerca de la caravana del gobernador de Yemen y su ministro que circulaba por una zona concurrida de Adén, cerca de una guardería.

Hasta el momento, el ataque no fue reivindicado. De todos modos, las sospechan recaen sobre el insurgente movimiento de los hutíes, rebeldes de la rama chiita del Islam en Guerra desde 2014 contra el gobierno el presidente Abdo Rabu Mansur Hadi.

A raíz del ataque, el primer ministro yemení, Maeen Abdulmalik Saeed, ordenó una investigación urgente para esclarecer cómo se sucedieron los hechos y qué fue lo que motivó el el atentado que sacudió a la política de Yemen.

Los dos funcionarios que fueron blanco del ataque forman parte del grupo separatista Consejo de Transición del Sur (STC), que integra el gobierno de unidad yemení, junto al presidente Hadi, cuya sede está ubicada en la ciudad portuaria de Adén, capital también de esa provincia.

El sur de Yemen era un estado independiente previo a la unificación del país en 1990. En 2020, el STC reivindicó el autogobierno de partes del sur de Yemen, aunque en julio pasado dio marcha atrás con esa definición con el fin de mostrar un frente unido con el gobierno contra la milicia hutí.

Como consecuencia del conflicto entre los hutíes y el gobierno yemení, decenas de miles de personas, incluyendo civiles, fallecieron. La milicia hutí, que está respaldada políticamente por Irán, controla la capital del país, Sanaá y gran parte del norte. El gobierno también es apoyado, en el conflicto armado, por Arabia Saudita.

Un 80% de los 30 millones de yemenitas depende de una ayuda humanitaria que no cuenta con el financiamiento necesario. Organizaciones internacionales, en tanto, dicen que la guerra dejó decenas de miles de muertos y millones de desplazados internos.

Mientras la ONU y Estados Unidos impulsan el fin de la guerra, los hutíes exigen especialmente la reapertura del aeropuerto de Sanaá, bloqueado por Arabia Saudita desde 2016, antes de cualquier alto del fuego o negociación.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.