El jefe de junta birmana confirma su participación en la cumbre del Sudeste Asiático

Agencia EFE
·2  min de lectura

Bangkok, 17 abr (EFE).- El Gobierno tailandés señaló este sábado que el jefe de la junta militar birmana, el general golpista Min Aung Hlaing, ha confirmado su asistencia a la cumbre de líderes del Sudeste Asiático del próximo día 24 en Yakarta.

Así lo indicó en un breve mensaje en Line el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores tailandés, Tanee Sangrat, al informar sobre la convocatoria de esta cumbre especial organizada para abordar la crisis en Birmania (Myanmar).

La cumbre se celebra en el seno de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), formada por Birmania, Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Más de 700 civiles, incluidos al menos 40 niños, han muerto en Birmania debido a la violencia y la represión de las protestas por parte de los uniformados desde el golpe de Estado del pasado 1 de febrero.

El portavoz del "Gobierno democrático" birmano, Dr. Sasa, criticó ayer que el jefe de la junta militar, acusada de crímenes contra la humanidad y de guerra, sea recibido por los líderes de la región.

"El asesino-en-jefe Min Aung Hlaing no debería ser invitado a la cumbre de la ASEAN. No solo traerá una gran deshonra a la cumbre sino que será considerado un insulto mayor contra el gran pueblo de Birmania, y traerá más dolor a las familias de esos 714 héroes caídos, matados por sus pistoleros", indicó Dr. Sasa, que usa solo un nombre.

La brutalidad de los uniformados birmanos ha provocado severas críticas y sanciones por parte de la Unión Europea y países como Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, aunque la comunidad internacional no ha conseguido consensuar acciones comunes, como un embargo global de armas contra Birmania.

Rusia y China son vistos como los principales valedores del régimen birmano, aunque han criticado la muerte de civiles y pedido la liberación de los detenidos.

El Ejército birmano justifica el golpe de Estado por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que se impuso claramente el partido de la líder depuesta Aung San Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, con el aval de los observadores internacionales.

(c) Agencia EFE