Bill Gates y Melinda Ann French anunciaron su separación después de 27 años

·3  min de lectura
Melinda Gates y Bill Gates , Mark Zuckerberg y Priscila Chan
Melinda Gates y Bill Gates , Mark Zuckerberg y Priscila Chan

Bill Gates, el fundador de Microsoft, durante años la persona más rica del mundo y devenido oráculo de la pandemia de coronavirus, anunció en su cuenta de Twitter su separación de Melinda Ann French, su pareja durante 27 años, con quien dirige la fundación Bill y Melinda Gates; la pareja tiene tres hijos: Rory, Phoebe y Jennifer.

“Después de pensarlo mucho y de trabajar mucho en nuestra relación, hemos decidido terminar nuestro matrimonio. En los últimos 27 años, criamos a tres hijos increíbles y construimos una fundación que trabaja en todo el mundo para permitirle a todas las personas llevar una vida sana y productiva. Seguimos compartiendo la creencia en esa misión y seguiremos trabajando en conjunto en la fundación, pero ya no creemos que podamos crecer juntos como pareja en la siguiente fase de nuestras vidas. Pedimos espacio y privacidad para nuestra familia mientras comenzamos a navegar esta nueva vida”, dice el texto que firman Melinda Gates y Bill Gates.

Melinda y Bill Gates en Mozambique, en 2003
Melinda y Bill Gates en Mozambique, en 2003


Melinda y Bill Gates en Mozambique, en 2003

Un matrimonio que comenzó con un rechazo

Melinda Ann French trabajaba en Microsoft en 1987; se cruzó con Bill Gates en el estacionamiento de la empresa que él había fundado (y que ya era una empresa grande: facturaba cientos de millones de dólares y tenía casi 2000 empleados). Él la invitó a salir en dos semanas.

“No me parece suficientemente espontáneo”, le respondió ella. “Pedímelo más cerca de la fecha”. Él prefirió llamarla un rato después e invitarla a salir esa misma noche. Ella aceptó. Unos años más tarde, en 1994, se casaron.

Jennifer es la hija mayor del matrimonio de Bill y Melinda Gates, y tiene dos hermanos: Rory de 21 años, y Phoebe de 18
Instagram @jenniferkgates


Jennifer es la hija mayor del matrimonio de Bill y Melinda Gates, y tiene dos hermanos: Rory de 21 años, y Phoebe de 18 (Instagram @jenniferkgates/)

La convivencia en estos 27 años no fue un cuento de hadas, como la propia Melinda Gates (el nombre que eligió de cara al público) relató en su autobiografía, The Moment of Lift, publicada en 2019, donde cuenta su lucha en un ambiente clásicamente machista como el de la tecnología, y la relación con el hombre que durante años fue considerado una suerte de diablo por las actitudes monopólicas de Microsoft al tiempo que se convertía en la persona más rica del mundo por varios años (hoy está cuarto).

Un ejemplo: uno de los conflictos fue la carta anual que Bill había estado escribiendo para la fundación que habían creado en 1995. Melinda era copresidenta de la fundación y quiso escribirla junto con él en 2013. A Bill no le gustó la idea. “Los dos nos enfadamos”, escribió Melinda en su autobiografía, como recoge esta nota, y agregó: “Creí que nos íbamos a matar entre nosotros. Pensé: ‘Bueno, tal vez esto acabe con nuestro matrimonio de una vez”. Al final, Bill escribió la carta de 2013 pero incluyó una sección escrita por Melinda. En 2014, se convirtió en una carta conjunta, pero escrita en su mayoría por Bill. Por fin, en 2015, se convirtió en una carta verdaderamente equilibrada.

De ahora en más

A partir de 2000, con la ampliación de la fundación que lleva sus nombres, y con su cambio de actitud frente al dinero (anunció su intención de donar la mayor parte de su fortuna con el cambio de siglo) consiguió reinventarse: hoy es el oráculo del coronavirus (sobre todo, por una predicción al respecto que hizo en 2015) y ha tenido un papel preponderante en la investigación de las vacunas y en la prédica por la toma de acciones públicas para frenar la pandemia.

Como sucedió con el divorcio entre Jeff Bezos y Mackenzie Scott, la incógnita inevitable que surge está en cómo se dividirá la fortuna familiar, cercana a los 130.000 millones de dólares, y cómo afectará esto a la Fundación Bill y Melinda Gates, la fundación privada de caridad más grande del mundo, con un patrimonio cercano a los 50.000 millones de dólares.