Bienvenidos, Larios. El famoso dúo de la cocina cubana de Miami vuelve a lo suyo

·6  min de lectura

María Teresa Larios se pasa el día llamando a viejos amigos y clientes para avisarles que ella y su esposo, Quintín Larios —el rey y la reina de la cocina cubana de Miami—, están cocinando de nuevo.

Cuando les dice dónde, reaccionan con una versión de “¿Qué?”.

Conduzca hacia el oeste por Quail Roost Drive, hacia el sur por Krome Avenue, y pase acre tras acre de tierras de cultivo y viveros. Pase la granja de orquídeas. Pase el camión de tacos Tacos Locos.

Conduzca hasta que vea lo que parece un terreno trasero de Hollywood ambientado en un spaghetti western, y habrá llegado.

El exterior de Royd's. en la zona de Redland. Sydney Walsh swalsh@miamiherald.com
El exterior de Royd's. en la zona de Redland. Sydney Walsh swalsh@miamiherald.com

Atraviese las oscilantes puertas de cantina en la fachada de un pueblo del oeste, y gire a la izquierda en el toro mecánico. Y en un autobús equipado con una nueva cocina de acero inoxidable, Quintín Larios, de 93 años, está cocinando su característica comida cubana en Royd’s, una atracción al lado de la carretera con temática del oeste en Redland.

“Me gusta decir que este es el pueblo del oeste más meridional de Estados Unidos”, dice Royd Lumus, un urbanizador nacido en Miami y de ascendencia cubanoamericana, quien ha construido este concepto en una parte de su vivero de plantas ornamentales.

“Pero con arroz y frijoles negros”, añade María Teresa.

La principal atracción: los fundadores del restaurante cubano Casa Larios, que marcaron la pauta de la comida cubana en Miami y más tarde se hicieron famosos al asociarse con Emilio y Gloria Estefan para abrir Larios on the Beach.

Una clienta monta un caballo de madera en la zona de juegos infantiles mientras la gente disfruta del ambiente en Royd's. Sydney Walsh swalsh@miamiherald.com
Una clienta monta un caballo de madera en la zona de juegos infantiles mientras la gente disfruta del ambiente en Royd's. Sydney Walsh swalsh@miamiherald.com

Tras varios años de retiro forzoso después de que errores empresariales condenaran al fracaso a sus restaurantes originales, volvieron a cocinar en el restaurante de un familiar, La Fragua. Y fue un éxito. Pero la pandemia aplastó al restaurante y lo vendieron en 2021. La pareja contrajo COVID y se retiró de nuevo, parecía que para siempre.

Necesitaban a alguien como Royd Lemus.

Hacer regresar a los ‘reyes de la comida cubana’

Lemus creció yendo a la Casa Larios original con su madre, metiéndose en la boca croquetas de jamón fresco en el mostrador. Los miembros de su familia eran más que asiduos. Se convirtieron en la familia extendida del clan Larios.

Lemus, quien se graduó en la Preparatoria Columbus y en la Universidad Internacional de la Florida, se dedicó primero a la política, haciendo prácticas con el ex alcalde de Miami-Dade Alex Penelas, y luego a la construcción, edificando casas de lujo. Pero la otra cara de su vida estaba en Redland.

La anfitriona María Teresa Larios lava los platos mientras el fundador y propietario Royd Lemus lee los tickets de pedido en Royd's. Sydney Walsh swalsh@miamiherald.com
La anfitriona María Teresa Larios lava los platos mientras el fundador y propietario Royd Lemus lee los tickets de pedido en Royd's. Sydney Walsh swalsh@miamiherald.com

Lemus compró varias parcelas en la comunidad agrícola de Miami-Dade, donde cultivaba árboles ornamentales y frutales. Esperaba convertir la extensión de terreno que bordeaba Krome Avenue en un mercado agrícola.

En octubre de 2019, dio un salto adelante. Elaboró planes para construir una especie de pueblo del oeste en esa primera hectárea, una zona cubierta con temática del oeste... y buena comida. Se llamará Royd’s, pero él lo apodó The Gateway, en honor a su granja de árboles Gateway. No había decidido qué tipo de comida servirían, hasta que se enteró de que Quintín y María Teresa se retiraban.

“¿Quién mejor que los reyes de la comida cubana?”, dijo Lemus.

Visitó a la pareja en su casa, con sus planos y su visión. Sería una atracción al lado de la carretera abierta, para captar a los “agroturistas”, dijo, que se dirigen a los Everglades y los Cayos. Construiría una pista de equitación, un zoológico de mascotas y un par de parques para perros para los viajeros cansados.

Y para la comida, tres camiones de comida: Uno dedicado a los batidos de frutas frescas y postres elaborados con la fruta de su tierra, un segundo dedicado a los sandwiches y un tercero a la cocina sustanciosa, la cocina cubana por la que Larios era famoso: vaca frita, rabo de buey, carne con papas, incluso el pollo al horno que le encantaba a Gloria Estefan.

“Nos enseñó todos estos planes y dijimos: ‘Lo que necesites, nos apuntamos’”, cuenta Quintín Larios.

Como en familia

Cada día, Quintín y María Teresa, casados desde hace 62 años, comparten auto con otra pareja para ir a trabajar. A las 3 p.m. almuerzan juntos. Y una hora más tarde, todos los días, Lemus, su esposa, o la hija de la pareja, Carmen, los lleva a casa.

“Estoy muy contenta por ellos”, dijo Carmen Larios una tarde mientras los recogía. “Esto les hace salir de casa y a mi padre le encanta lo que hace”.

El chef Quintín
El chef Quintín

Quien se pregunte qué tan involucrada está la pareja, solo tiene que pasarse por allí sin avisar. Encontrará a Quintín trabajando en la cocina con un par de sus cocineros de toda la vida, Sergio Aguilar, que lleva más de 30 años trabajando con los Larios, y Ángel Ricardo, compañero de trabajo durante 12 años.

“A estas alturas no tenemos ni que mirarnos”, dice Ricardo. “Cuando los billetes empiezan a entrar, la comida empieza a salir”.

Aguilar llevaba varios meses trabajando en Texas tras la venta de La Fragua, pero cuando Quintín, al que llaman Nene, lo llamó para que fuera a ayudarlo en un nuevo local, Aguilar se fue ese mismo mes.

“Nene me dijo: ‘Sabes que cuento contigo’. Y yo los quiero como a mi familia”, dijo Aguilar. “Él es como mi padre. Y a ella le digo mamá”.

La anfitriona María Teresa Larios (izquierda) y el fundador y propietario Royd Lemus hablan con los clientes de Royd's. Sydney Walsh swalsh@miamiherald.com
La anfitriona María Teresa Larios (izquierda) y el fundador y propietario Royd Lemus hablan con los clientes de Royd's. Sydney Walsh swalsh@miamiherald.com

Al frente, la mesera Misleydi Benítez, quien trabajó para la pareja desde 2002 en Casa Larios en South Miami, ayuda a María Teresa a dirigir el comedor. Pasó un sábado por la tarde para saludar, se encontró con que el Gateway tenía poco personal y se puso un delantal para ayudar.

“Cuando vengo aquí, ni siquiera siento que estoy trabajando. Se siente como una familia, como si estuviera en casa”, dijo Benítez.

Miami encontró a los Larios en Redland

Los fines de semana es cuando The Gateway cobra vida.

La música en vivo llena el aire y los visitantes curiosos se lanzan al toro mecánico. El aroma de la comida cubana sale del autobús. Y todos los domingos hay un asado de cerdo. A las 2 p.m., Quintín Larios sale de su puesto de trabajo para arrancarle el rabo al lechón ceremoniosamente.

Mientras tanto, los viejos clientes llenan las mesas de picnic que atiende María Teresa.

“Vienen de Miami. Vienen de Coral Gables. Vienen de la playa. Es increíble”, dice Royd Lemus.

A María Teresa se le atoran las palabras en la garganta al recordar las sonrisas de los rostros conocidos. Y sus ojos se llenan de lágrimas al ver que las multitudes los han encontrado de nuevo.

“Es tan emocionante saber que mi gente...”, dice, haciendo una pausa, “mi gente me ha seguido”.

Royd’s

Dirección: 20800 SW 177 Ave., en Redland

Horario: De 8:30 a.m. a 5 p.m., miércoles y jueves; hasta las 7 p.m. los viernes y domingos; y hasta las 8 p.m., los sábados.

Más información: Roydssfl.com