Bienvenidos a bordo: el día que Ricky Martin durmió en la cama de Guillermo Coppola

LA NACION

Una anécdota desconocida sobre la amistad entre el empresario y el cantante.

En su nuevo formato sin participantes en el estudio, Bienvenidos a bordo aprovechó los tiempos de cuarentena para fisgonear la casa de los famosos. Cada noche, Guido Kaczka y su equipo incorporan al juego a alguna figura, que, entre pregunta y pregunta, va mostrando los distintos ambientes de su domicilio.

En la emisión del viernes abrió las puertas de su hogar Guillermo Coppola, que pasa la cuarentena acompañado de su mujer Corina, su hija y su suegra. El departamento, un lujoso piso de Palermo sobre la avenida Libertador, es en sí mismo parte de su historia. El manager lo habitó durante 35 años a excepción de un período en 2014 en el que estuvo a punto de que fuera rematado por figurar como garantía y poseer una deuda estimada en cinco millones de dólares, de acuerdo a la información de entonces. "Estuvo en remate y se fue, entonces lo tuve que recomprar porque era un sueño que había cumplido y después lo había perdido. Gracias a mis amigos lo pude recuperar", le contó emocionado Guillermo a Guido.

Al momento de entrar en su habitación, y como al pasar, Coppola deslizó una información desconocida: "Te cuento que en esa cama durmió Ricky Martin", dijo, mientras señalaba una excelente King Size que dominaba el cuarto. Y ante la sorpresa y curiosidad del conductor amplió: "El tenía un amigo que vivía pegado a un colegio de mujeres. Ricky había venido de sorpresa, pero las chicas del colegio lo vieron. Entonces, como era imposible que se quedara ahí, fui a hacer un 'Operativo rescate' y lo traje para casa. Por supuesto le dí mi cuarto, y yo me fui a otro".

Y, como parte de su esencia es siempre cantar retruco con su anecdotario, agregó: "También durmió Alejando Sanz. Al principio de su carrera, a él no le gustaba dormir en hoteles, y como nos habíamos hecho amigos le gustaba estar acá en casa". Cien por ciento Coppola.

La segunda famosa de la noche fue Iliana Calabró, que hizo su habitual rutina histriónica, contando chistes y cantando el tema Libre. "Tendrías que salir a cantar en el balcón", sugirió Kaczka, y los vecinos agradecidos.