Bienvenido al proyecto de reconstrucción más importante del mundo, que podría ver el regreso del mamut lanudo

·13  min de lectura
Una planta de tratamiento de agua no puede mantenerse por encima del permafrost que se está descongelando ( Valentina Morriconi)
Una planta de tratamiento de agua no puede mantenerse por encima del permafrost que se está descongelando ( Valentina Morriconi)

En los páramos aislados del noreste de Siberia se puede presenciar no solo la aterradora y mortal realidad del cambio climático, con toda su fuerza natural, sino también una solución tan novedosa que ahonda en la historia antigua de este planeta antes del advenimiento del hombre civilizado.

Este es un proyecto que, algún día, puede ver a los mamuts lanudos una vez más vagar por el lejano norte como parte de un esfuerzo para ayudar a combatir el más moderno de todos los desafíos.

La ubicación remota donde los científicos están trabajando en esta solución tan poco probable es en la orilla del río Kolyma, en las afueras de la pequeña ciudad de Chersky. Es un lugar donde en los últimos meses, el clima, como en tantos otros lugares del mundo, se ha vuelto loco.

En los últimos dos años ha habido olas de calor que han batido récords en la región, lo que ha provocado condiciones de polvorín a medida que la vegetación reseca se aferra a la vida.

Tuve que pasar 11 zonas horarias para llegar a ese lugar, en lo profundo de la parte más salvaje de la extensa masa de tierra que es Rusia. Volando desde Yakutsk a Chersky, pude ver espesos zarcillos grises de humo que se extendían en su propia prueba de Rorschach por el cielo.

Después de un corto viaje por carretera, llegué a un lugar donde la orilla sur del Kolyma estaba en llamas. La vegetación, la yesca principal, había sido atrapada por un rayo inoportuno.

Mis anfitriones estaban en la orilla norte. Hogar de la Northeast Science Station, es aquí donde los científicos Sergei y Nikita Zimov, un equipo de padre e hijo, han estado perfeccionando su plan único para combatir el cambio climático.

La estación en sí sobresale sobre el río, y una enorme antena parabólica de la era soviética en su techo apunta hacia la extensión de montañas circundantes, llanuras aluviales y bosques boreales. Establecido por Sergei en 1988, alberga su hervidero de investigadores, académicos y realizadores de documentales, todos aquí para contribuir a su plan para el planeta.

Nadie podría llamarlo un lugar agradable. En invierno, la temperatura desciende a -55 °C. En la época de Stalin, el lugar era tan inhóspito que era el hogar de uno de los gulags más gélidos de la Rusia soviética, y los enviados allí estaban destinados a una vida trabajando en las minas de oro cercanas.

Sin embargo, lo que los Zimov están planeando para esta área es indudablemente hermoso. Durante los últimos 33 años, ellos y sus seguidores han ido transformando lentamente el paisaje en un intento por restaurar la ecología local a cómo era en la época del Pleistoceno, que terminó hace casi 11 mil 700 años.

El resultado es un área de 62 millas cuadradas llamada Pleistocene Park, que esperan se parezca al mundo como era antes de cualquier aliento de civilización.

Esta visita se volvió especialmente importante para mí, ya que trascendió que el proyecto había sido aprobado, hace más de 30 años, por mi abuelo, el profesor Sokolov, quien en ese momento era director de biología en la Academia de Ciencias de la Unión Soviética. Firmó el artículo sobre la teoría en la que se basa el proyecto con las palabras: "Para publicación urgente". Esto llevó a la creación del parque en dos semanas, e iba a ver los resultados todos estos años después.

Cuando le informé a Sergei de la conexión, pareció agradecido. Estoy en deuda con él hasta el día de mi muerte. La gente realmente creía en el valor de la ciencia en la Unión Soviética”, dijo, sonriéndome.

Para ayudarme a comprender lo que buscan lograr, los Zimov primero me llevaron a lo más profundo de una cueva de hielo hecha por el hombre. Bajo tierra, han construido un laberinto de túneles y escaleras de unos 25 metros de profundidad.

Mientras descendíamos, Nikita tomó grupos de tierra congelada de la pared circundante, y me explicó cómo el permafrost puede correr cientos de metros, y que abarca casi una cuarta parte del hemisferio norte. Enormes vetas de hielo marrón se asentaron junto al suelo helado, algunas de ellas con 30 mil años de antigüedad.

El nombre “permafrost” sugiere permanencia, aunque la realidad es todo menos eso, me dijo. A medida que se derrite, fluye en arroyos o se acumula en charcos de termokarst estancados y burbujeantes. Esto daña todo lo que está encima, ya sean carreteras, casas o escuelas.

De hecho, en Chersky, recientemente se tuvo que evacuar un bloque de apartamentos. Estaba librando una batalla perdida para mantenerse erguido mientras el suelo se ahuecaba debajo de él, lo que obligaba a sus residentes a abandonar sus hogares.

Sin embargo, el problema de la desaparición del permafrost plantea un desafío aún mayor que el simple daño que inflige en un área local. Enterrados en el suelo hay cientos de miles de años de animales y plantas muertos, lo que significa enormes cantidades de emisiones potencialmente dañinas.

A medida que esta materia orgánica se descompone, se liberan gases de efecto invernadero: en particular, el potente gas de calentamiento, el metano. Esto ayuda a calentar el planeta, y la velocidad a la que se emite solo aumenta con un mayor calentamiento global, lo que aumenta aún más las temperaturas.

Un informe ambiental reciente de la ONU advirtió que incluso si nos mantenemos al día con nuestro objetivo global de 1,5 °C, alrededor de un tercio del permafrost ruso podría derretirse. Si llega a 2 °C, entonces ese número aumenta a la mitad, y el peor escenario para un aumento adicional sería el colapso total del permafrost.

Esta fue la razón por la que había viajado hasta aquí. Había escuchado que Sergei y Nikita habían desarrollado una solución asombrosa para ayudar a prevenir este Armagedón ambiental. Su solución fue natural. Juntos estaban intentando emprender quizás el proyecto de reconstrucción más importante del planeta.

Durante más de 20 años, han transportado bueyes almizcleros, bisontes, caballos, renos, cabras y otros herbívoros de todo el mundo, todos animales que alguna vez poblaron la estepa del norte. “Quiero traer animales de regreso a Siberia”, dijo Nikita.

Su idea se basa en una teoría perfeccionada por décadas de investigación: a saber, que la flora y la fauna de la época del Pleistoceno comprendían un ecosistema mucho más hábil para preservar la temperatura del permafrost que los extensos bosques que se encuentran hoy en Siberia.

En la época de la estepa gigantesca, el hemisferio norte estaba lleno de pastizales que se extendían desde la actual España hasta Canadá, pasando por toda Eurasia.

Sin embargo, hace 14 mil 500 años, las temperaturas se calentaron, las lluvias aumentaron y los humanos descubrieron que tenían nuevas llanuras de caza. Emigraron al norte de Eurasia y a América, cazando animales en el camino.

Con los animales desaparecidos, los pastos ya no podían sostenerse, y con ellos fue un proceso natural crucial que había preservado el permafrost durante millones de años.

La nieve que se deja intacta en el suelo crea, paradójicamente, una capa aislante que preserva el suelo de las temperaturas invernales más duras. Para llegar a los pastos de abajo, las bestias habían pateado y pisado este manto aislante de nieve, compactándolo.

Sin saberlo, estaban transfiriendo las temperaturas heladas de los meses de invierno al suelo, lo que lo hacía más frío. Ahora, sin la nieve compactada, el permafrost se derretiría a un ritmo mucho más rápido. Sergei y Nikita están trabajando para revertir esto. Ya están implementando su plan, para ver si la teoría funciona.

Su parque ahora tiene alrededor de 150 animales, todos elegidos con un propósito. Las cabras son particularmente efectivas para comer malezas; los caballos pueden atravesar la nieve espesa en invierno; los camellos comen los arbustos del parque.

Y los resultados obtenidos hasta ahora son motivo de optimismo: el suelo está secuestrando más carbono en los lugares donde hay animales pastando. Se están formando menos charcos fétidos de lodo fangoso que burbujea metano.

Incluso los propios pastizales están resultando mejores para el medio ambiente. Los pastos pálidos reflejan la luz del sol y sus raíces profundas aumentan el almacenamiento de carbono del suelo. En general, la temperatura del permafrost en el área en la que están trabajando es más fría en un promedio de 2,2 °C.

Nikita me llevó a Duvanny Yar, la playa de deshielo del permafrost más grande del mundo, donde se revelan pruebas tentadoras de la vida del Pleistoceno con cada deshielo. Esparcidos por la playa estaban los huesos de animales que habían emergido del permafrost para ver el sol de verano por primera vez en miles de años.

Tomó un viaje en bote de cuatro horas para llegar allí. Me tomó solo cinco minutos de búsqueda antes de encontrar mi primer hueso, una mandíbula de reno, y otros dos antes de pisar un trozo de mamut. “Eso es parte del hueso de la cadera derecha”, dijo Nikita con una claridad científica impresionante.

Su padre, Sergei, me contó sobre un recuento óseo realizado en un kilómetro cuadrado promedio de suelo en el área. Reveló un mamut lanudo, cinco bisontes, ocho caballos y 15 renos. Junto a estos animales estaban los restos de razas más raras, como el alce, e incluso un rinoceronte lanudo, así como depredadores como los leones de las cavernas que los habrían perseguido.

Reconstruir en un lugar como este no es tarea fácil. Para llevar bisontes a la región, debes transportarlos a la mitad del planeta.

Cuando llegamos, Nikita estaba esperando a que llegaran 12 de ellos desde Dinamarca. Su viaje, primero a Smolensk en la frontera rusa, luego al puerto marítimo de Arkhangelsk para un último viaje en barco a Chersky, sonó prolongado y probablemente bastante miserable. También era caro, con un costo de más de 60 mil dólares (casi 45 mil euros) transportar a las criaturas.

Sin embargo, la introducción de cabras o caballos no es el plan final de los Zimov. Para devolver realmente la tierra a su estado pleistoceno, con todas las ventajas de captura de carbono que aporta, su sueño es traer de vuelta al mismo animal que más definió su entorno: el mamut lanudo.

Estas bestias, me explicaron, eran los verdaderos “ingenieros” del permafrost. Su peso de seis toneladas los hacía perfectos para triturar nieve y pisotear árboles jóvenes, y también derribaban árboles por el gusto de hacerlo, despejando convenientemente el camino para los pastizales.

Para saber cómo los Zimov lograrán esto, uno tiene que mirar hacia el otro lado del mundo. En la costa este de Estados Unidos, en la Escuela de Medicina de Harvard, se está trabajando para recrear al mamut lanudo.

He estado en contacto con el profesor George Church durante gran parte del último año, fascinado por la audacia de lo que está intentando.

Profesor de genética, gran parte de su trabajo ha consistido en leer el genoma del mamut. Pero, como más y más periodistas seguían preguntando si "podía hacer más que leer", decidió averiguar si podía.

Esta semana, su esfuerzo recibió un impulso bienvenido, con una inversión de 15 millones de dólares (casi 11 millones de euros) que obtuvo titulares en todo el mundo. Pero el trabajo ha durado mucho más tiempo de lo que podría sugerir la publicidad reciente que ha atraído.

Lo que hace el profesor Church es utilizar una variedad de tecnologías de edición de genes, muchas inventadas por él y su equipo, para adaptar el ADN de un elefante asiático a algo más parecido a un mamut.

Hay más de un millón de diferencias entre un mamut y un elefante asiático, pero el profesor Church ha llegado a la conclusión de que solo necesita dar prioridad a los que son esenciales para vivir en el helado Ártico. Las orejas grandes se encogen, el cabello desgreñado comienza a crecer y la sangre se adapta al frío.

La técnica principal que utiliza se llama "edición multiplex", en la que se realizan miles de ediciones de ADN simultáneamente, cambiando en última instancia los mismos componentes básicos de la vida. El profesor Church cree que necesita cambiar solo de 50 a 100 genes para diseñar una célula que pueda usarse para crear el primer embrión de mamut lanudo.

A diferencia de la fertilización in vitro normal, en la que un óvulo se fertiliza en un laboratorio antes de ser colocado en un útero, él y su equipo están creando su propio útero artificial, que incubará sus elefantes embrionarios.

Esto ayuda a proteger a las poblaciones de elefantes asiáticos que ya están en peligro de tener que llevar esa carga en particular, pero también funciona para la escalabilidad.

Nada de esto sucederá de la noche a la mañana. El mejor de los casos es que tengamos un mamut lanudo en reproducción en unos 16 años. Son cuatro años para resolver el método, dos años para solucionar los defectos y diez años para que el animal crezca hasta la edad reproductiva.

En colaboración con Sergei y Nikita, con quienes ha estado en comunicación regular, el profesor Church espera establecer miles de pequeños parques nacionales en Canadá, Alaska y Siberia, cada uno con su propia población de mamuts. De hecho, Sergei ya ha establecido un segundo parque al sur de Moscú como próximo paso en esta red.

Los desafíos que enfrentan son enormes. Para hacer una diferencia significativa en el medio ambiente, Nikita me dijo que se necesitaría cubrir un área de 3 millones de kilómetros cuadrados, gran parte de ella expandiendo la operación actual en Rusia. Según él, esta área de parque secuestraría mil millones de toneladas de carbono al año, el equivalente al 10 por ciento de las emisiones globales de carbono.

Convencer al gobierno ruso de transformar más de una sexta parte de la superficie terrestre del país en nombre de la investigación científica será en sí mismo un gran desafío.

No es de extrañar que un estudio reciente de la Universidad de Oxford sobre la operación existente de los Zimov, si bien destacó su efectividad, describiera la tarea de ampliarla simplemente como: "mamut".

Cuando le pregunté sobre la fecha límite de mediados de siglo que se dio, en un informe reciente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, para que el mundo redujera drásticamente sus emisiones de carbono y los enormes desafíos logísticos involucrados en ampliar su parque a tiempo, Nikita dijo que me estaba equivocando.

Leer más: ¿Los recipientes reutilizables son buenos para el medio ambiente?

El parque “no se trata solo de ser práctico, también es una filosofía”, dijo. Le preocupa tanto plantear la cuestión de "cómo vivir de forma sostenible en armonía con la naturaleza" como ponerlo en práctica.

Sin embargo, no pude escapar de la urgencia de lo que los científicos están tratando de hacer cuando miré hacia la orilla opuesta del río Kolyma, donde el incendio forestal seguía rugiendo. Está claro que se debe celebrar a cualquiera que tenga ideas radicales e imaginativas para combatir el cambio climático.

Lo que distingue a los humanos de otros animales no es solo una capacidad única de autodestrucción, sino también la capacidad de imaginar, planificar y crear. Otro nombre, me dijo Nikita, para Duvanny Yar, con sus huesos de bestias muertas de una era perdida hace mucho tiempo, es el "cementerio de animales". Nuestra propia época no debe terminar como la anterior.

Relacionados

Al menos 200 esqueletos de mamut descubiertos debajo del sitio del aeropuerto de la Ciudad de México

Rusia extiende emergencia por incendios en Siberia

Rara piel de dinosaurio fosilizada revela cómo se veía realmente famoso carnívoro

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.