"AndyBot", el ser virtual que nos permitirá hablar con nuestros difuntos

Por mucho tiempo, los humanos han buscado la inmortalidad. Al parecer, la tecnología ha encontrado una forma de lograrla, gracias a una nueva generación de compañías que están buscando una aproximación virtual a la forma de preservar para siempre nuestro legado en Internet.

Andrew Kaplan será uno de los primeros humanos en convertirse en “AndyBot”, una persona virtual que quedará inmortalizada en la nube por los siglos de los siglos. (Foto: Photo by Brinson+Banks)

No, no es ciencia ficción. Cuando no estén en este mundo nuestros seres más queridos se podrán convertir en avatares digitales con los que podremos interactuar para hablarles, hacerles preguntas, escuchar sus historias y hasta recibir consejos “desde el más allá”.

En esa línea, el escritor Andrew Kaplan será uno de los primeros humanos en convertirse en “AndyBot”, una persona virtual que quedará inmortalizada en la nube por los siglos de los siglos.

Kaplan tiene 78 años, pero se puede decir que ha tenido más de una vida. Fue un infatigable corresponsal de guerra por distintas zonas de conflictos, miembro del ejército israelí, empresario y autor de varias novelas de espías y guiones de Hollywood.

Él ha dispuesto que todas sus vivencias formen parte del proyecto de la startup HereAfter, que lo convertirá en un ser virtual con el que las generaciones futuras podrán interactuar desde sus celulares o plataformas de voz como Alexa de Amazon.

"Ser pionero a mi edad es algo inesperado", respondió en un reporte del diario The Washington Post, "pero pensé, ¿por qué demonios no?".

Lidiar con una pérdida

Kaplan también considera que convertirse en uno de los primeros residentes virtuales del mundo es una forma de extender los lazos familiares íntimos a través de múltiples generaciones.

"Mis padres llevan décadas muertos, y todavía me encuentro pensando: 'Caramba, realmente me gustaría pedirle a mi mamá o papá algún consejo o solo para obtener algo de consuelo'", dijo. "No creo que el impulso desaparezca".

"Tengo un hijo de unos 30 años, y espero que esto sea de algún valor para él y sus hijos algún día", agregó.

Por eso, los deseos de este escritor compaginaron muy bien con el lema de la startup HereAfter: "Nunca pierdas a alguien que amas".

La compañía fue fundada por la consultora de legado personal, Sonia Talati, y James Vlahos, periodista de California y diseñador de IA (inteligencia artificial), quien creó un programa de software llamado Dadbot, después que supo que su padre se estaba muriendo de cáncer.

El Dadbot permite intercambiar mensajes de texto y audio de su difunto padre con un avatar computarizado. Puede conversar sobre su vida y escuchar canciones, tener pequeñas charlas y hacer chistes.

Una vez que el Dadbot se viralizó, Vlahos recibió tantas solicitudes para crear bots conmemorativos para otras personas que tuvo la certeza de que ya había un mercado preparado, aún sin explotar, para hacer personas virtuales.

"Le tomó a mi madre dos años eliminar el mensaje del contestador automático con la voz de mi padre desde el teléfono de su casa", contó Vlahos. “Ella no quería extinguir su voz, y eso es algo que he escuchado de otras personas. Pero es casi cómico que sigamos confiando en un método tan primitivo para escuchar las voces de nuestros seres queridos después de que se hayan ido”.

La memoria interactiva

Por eso Vlahos está construyendo un modelo virtual más sofisticado y fácil de usar que está diseñado para fomentar la interacción. Probablemente comenzará con una aplicación que capture el historial oral de alguien a través de preguntas frecuentes.

Después esa voz se convertirá en un bot de audio al que se podrá acceder a través de un teléfono inteligente o un asistente virtual.

Al igual que Netflix o Blue Apron, la compañía utilizará un modelo de suscripción, que permitirá a los usuarios interactuar con el bot de un pariente por una tarifa mensual. Con el consentimiento adecuado, los no familiares también pueden comprar una suscripción a un bot.

Kaplan también considera que convertirse en uno de los primeros residentes virtuales del mundo es una forma de extender los lazos familiares íntimos a través de múltiples generaciones.(Foto: Brinson+Banks)

Vlahos dijo que considera el servicio como una "memoria interactiva" y espera que sea especialmente atractivo para clientes entre 30 y 50 años que quieran preservar la historia y la esencia de sus padres antes de que sea demasiado tarde.

La compañía está desarrollando perfiles virtuales para clientes y espera presentar su aplicación pública durante el próximo año.

“Las grabaciones de audio tienden a languidecer en su disco duro”, dijo Vlahos, “¿y cuándo en su vida diaria realmente tiene tiempo para sentarse y mirar ocho horas de grabaciones de video de la Navidad del 83?”.

"Ahora imagina poder pararte en la cocina y llamar a tu madre fallecida para que te responda", comentó. "Hay algo conmovedor en poder escuchar las voces de nuestros seres queridos".

Con el ser virtual se podrá interactuar desde sus celulares o plataformas de voz como Alexa de Amazon. (Foto Getty Creative)

No obstante, aún esta idea de seres virtuales tendrán que seguir avanzando para lograr "conversaciones de múltiples intercambios" entre humanos y máquinas, ya que una conversación de múltiples turnos es espontánea y fluye libremente. También las computadoras están a décadas de distancia de poder entablar conversaciones, de un lado a otro, como lo hace la gente.

Igual las personas, sobre todo las más vulnerables, deberán entender que están lidiando con un recordatorio artificial de su padre o madre. No será la continuación de la relación real que se tenía con ellos.

Kaplan, que pronto será un prototipo de robot, cree que por lo pronto será un proveedor de ficción convincente, por sus muchos años dedicados a informar. "Al final, cada historia intenta ayudarnos a descubrir quiénes somos y de dónde venimos, y esto no es diferente", dijo.