Las últimas bienvenidas que dieron las familias presidenciales a los nuevos ocupantes de la Casa Blanca

Josh Marcus
·6  min de lectura
<p>Los presidentes salientes dan un recorrido en la residencia oficial a sus sucesores</p> (AFP via Getty Images)

Los presidentes salientes dan un recorrido en la residencia oficial a sus sucesores

(AFP via Getty Images)

La inauguración presidencial del miércoles no tendría precedentes incluso si no hubiera una pandemia, un misterioso National Mall sin multitudes y un perímetro de seguridad masivo después de la insurrección en el Capitolio.

Como casi todo lo que hizo en el cargo, el presidente Donald Trump y la primera dama están rompiendo una vez más con la tradición, saltándose la ceremonia de toma de posesión y negándose a reunirse con el presidente y la vicepresidenta electos y sus familias antes de la ceremonia de juramentación. Los ocupantes anteriores de la Casa Blanca ofrecieron visitas guiadas, té y felicitaciones el 20 de enero, antes de viajar juntos a la inauguración y luego asistir a una ceremonia para dejar una ofrenda floral en el Cementerio Nacional de Arlington.

En cambio, el acomodador en jefe de la Casa Blanca, Timothy Harleth, un exempleado del Trump International Hotel, recibirán a los Biden, y Trump partirá de la base Andrews, donde, según los informes, se verá a sí mismo salir con honores militares y una alfombra roja y volará a Mar-a. -Lago, su resort en Florida.

Mientras tanto, el vicepresidente Mike Pence, quien se acercó para felicitar a la vicepresidenta electa Kamala Harris, se saltará la despedida de Trump para asistir a la inauguración, junto con los expresidentes Bill Clinton, George W Bush, Barack Obama y sus esposas.

Aquí hay una mirada retrospectiva a la larga historia de traspasos presidenciales, donde las elecciones impugnadas, las teorías de conspiración y las guerras no han impedido que diferentes administraciones se unan para arrancar.

Olvídate de todas esas cosas: Obama a Trump

Obama continuó con la tradición y acompañó a Trump a su investidura.Getty Images
Obama continuó con la tradición y acompañó a Trump a su investidura.Getty Images

No debería sorprender que la salida del presidente Trump de la Casa Blanca rompa las normas y sea caótica: lo mismo sucedió hace cuatro años cuando entró, a pesar de los mejores esfuerzos de los Obama.

Aunque Donald Trump había pasado años promoviendo la teoría de la conspiración racista de que Obama no nació en los Estados Unidos, Obama lo recibió en la Casa Blanca el día de la investidura, le dio la mano, le dio un beso en las mejillas y le ofreció sus felicitaciones antes de posar para una foto, junto con saludos similares entre los vicepresidentes entrante y saliente y sus respectivas familias.

La primera dama Melania Trump le devolvió el favor, trayendo a Michelle Obama un regalo de Tiffany & Co, joyería de lujo. Luego viajaron juntos en una limusina desde la Casa Blanca hasta el Capitolio para ver a Trump convertirse en presidente.

Ahí es donde terminaron las sutilezas.

Según los informes, la administración entrante de Trump ignoró los abundantes materiales de preparación de la administración de Obama y se negó a reunirse con sus homólogos salientes.

Polos opuestos pero una transición fácil: George W Bush a Obama

Bush recibió con alegría a Obama pesa las críticas que hizo de su administración el demócrataBrendan Hoffman/Getty Images
Bush recibió con alegría a Obama pesa las críticas que hizo de su administración el demócrataBrendan Hoffman/Getty Images

Barack Obama y George W. Bush tenían sus diferencias. El primero se basó en gran parte en una crítica radical de las guerras de Bush en Irak y Afganistán. La crítica fue tan intensa que la primera dama, Laura Bush, lamentó una vez que "se llegó al punto que incluso el clima parecía ser culpa de George". Pero eso no impidió que los Bush recibieran a los Obama en la Casa Blanca antes de la investidura.

Laura Bush ofreció no una, sino dos visitas a la familia Obama, una vez a solas con Michelle y una vez junto con sus dos hijas, Sasha y Malia. Las hijas de Bush, Jenna y Barbara, le mostraron a Sasha y Malia qué pasamanos en la Casa Blanca podrían usarse como divertidos toboganes.

La calidez irradiaba también entre los dos presidentes.

"Voy a entrar allí con un espíritu de bipartidismo y la sensación de que tanto el presidente como varios líderes del Congreso reconocen la gravedad de la situación en este momento y quieren resolver las cosas", dijo Obama en ese momento.

"Cuando llamé al presidente electo Obama para felicitarlo por su histórica victoria, le dije que puede contar con mi total cooperación mientras realiza su transición a la Casa Blanca. Asegurar que esta transición sea perfecta es una prioridad para el resto de mi tiempo en el cargo", declaró Bush en un discurso radial antes de la ceremonia.

Otra elección disputada, pero una transición relajada: Clinton a George W. Bush

Bill Clinton compartió con George W Bush previo a su ceremonia de juramentación AFP via Getty Images
Bill Clinton compartió con George W Bush previo a su ceremonia de juramentación AFP via Getty Images

George W. Bush asumió el cargo en un momento con algunas similitudes con el presente, habiendo sido finalmente declarado ganador de las elecciones de 2000, luego de que ambas partes afirmaran ser las vencedoras en una serie de enconados enfrentamientos políticos y legales.

"Recuerdo las dos interacciones que la entonces primera dama Hillary Clinton tuvo con [la primera dama y esposa de George HW Bush] Barbara Bush en 1992 cuando llegó por primera vez a la Casa Blanca, y en 2000 cuando recibió a Laura Bush", una ex integrantes de la administración de Clinton dijo a CNN. "Ambas fueron tras campañas polémicas y ambas visitas no podrían haber sido más amables y acogedoras".

Durante un recorrido por la Casa Blanca, Hillary Clinton supuestamente se llevó a Laura Bush a un lado para mostrarle un lugar desde donde había una buena vista de las áreas de trabajo del presidente.

“Tu suegra se paró aquí y me dijo que desde esta ventana puedes ver directamente el Jardín de Rosas y también la Oficina Oval”, dijo.

El inicio de una tradición presidencial: George HW Bush a Bill Clinton

Bill Clinton saludó a la famosa mascota de la familia BushAFP via Getty Images
Bill Clinton saludó a la famosa mascota de la familia BushAFP via Getty Images

Al igual que en 2020, las elecciones de 1992 vieron a otro retador demócrata negarle a un republicano en funciones un segundo mandato en una campaña muy reñida, pero la contienda produjo una tradición de transición perdurable: la carta presidencial.

George HW Bush y su familia estuvieron allí en persona, junto con la mascota de la familia Millie, para dar la bienvenida a los Clinton y viajar juntos a la ceremonia. El el presidente Bush dejó a su sucesor una carta en su escritorio para que la abriera el día de la inauguración.

"Su éxito ahora es el éxito de nuestro país", escribió, dando inicio a lo que ahora es un ritual regular. "Te estoy apoyando mucho".

Clinton se sintió conmovido por el gesto y llamó a Bush un "hombre honorable, amable y decente que creía en los Estados Unidos, nuestra Constitución, nuestras instituciones y nuestro futuro compartido", y los dos continuaron trabajando juntos en la ayuda en casos de desastre y otros esfuerzos diplomáticos bipartidistas.

Viejos amigos y otro escándalo de seguridad nacional: Reagan a George HW Bush

George HW Bush no necesitó mucho que se mostrar en 1989 cuando asumió el cargo. Anteriormente se había desempeñado como vicepresidente de Ronald Reagan, por lo que conocía su camino por la Casa Blanca. Si bien existía la posibilidad de un poco de tensión en la transición (el escándalo Irán-Contra había afectado a ambos hombres, con Bush negando una participación profunda y buscando distanciarse, mientras que las primeras damas Nancy Reagan y Barbara Bush supuestamente tenían una relación "fría") pero a los Bush se les dio un recorrido antes de la investidura de todos modos.

El presidente Reagan también le dejó a Bush una carta graciosa que decía "no dejes que los pavos te depriman".

Relacionados

Trump abandona la Casa Blanca por última vez, pero deja una frase

Las 7 veces que Melania Trump pudo enviar un mensaje con su vestimenta

Joe Biden jura como el presidente número 46 de Estados Unidos