Bienes Personales: sorpresa entre los tributaristas por la suba de las alícuotas que gravan las tenencias en el país

·6  min de lectura
Una pantalla muestra el resultado dela votación por Bienes Personales en Diputados
Prensa Diputados

Fue una sorpresa. Si bien muchos esperaban que en las modificaciones al proyecto del impuesto sobre los bienes personales el Gobierno prorrogue la alícuota del 2,25% para los bienes que están en el exterior -en teoría, esa sobretasa venció el 31 de diciembre de 2020-, el golpe que no se vieron venir es que también se aumente la que grava los bienes situados en la Argentina. Tras la aprobación por un voto de diferencia en Diputados (ahora debe volver al Senado), la tasa máxima pasaría del 1,25% al 1,50% (desde más de $100 millones) y a 1,75% (más de $300 millones). Esos 0,5 puntos porcentuales que se agregaron representan un incremento del tope del 40%.

Fue una jugada escondida que les salió muy bien, lamentablemente”, expresó César Litvin, socio de Lisicki, Litvin & Asociados.

Para el ministro de Economía, Martín Guzmán, el alza de las alícuotas para los estratos con mayor patrimonio hacen que el impuesto sobre los bienes personales sea “aún más progresivo”.

“La progresividad es buena, pero tiene un límite. Terminan ahuyentando a los inversores. Recordemos que en 2018 había una alícuota única del 0,25%, se potenció siete veces en tres años”, acotó Litvin. Todavía resta esperar que el proyecto vuelva al Senado y se aprueben los cambios, con fecha prevista para el miércoles 29 de diciembre. De convertirse en ley, las alícuotas podrían ser más gravosas para los patrimonios que superan los $100 millones (1,5%) y los $300 millones (1,75%).

“No imaginábamos que podría subir la alícuota para los bienes en el país, jamás estuvo a estos niveles. Esto va a poner en análisis si el tributo no se transformó en confiscatorio, algo que ya venía ocurriendo para bienes en el exterior, y por ende se puede judicializar. Entre el 1,75% de Bienes Personales, el pago de Ganancias, más el resto de los impuestos, estoy seguro de que amputa una parte sustancial de las rentas que generan los bienes alcanzados. También se podría dar una ola de pedidos de residencia fiscal, algo que viene ocurriendo desde 2018″, sostuvo Alberto Mastandrea, socio de de Impuestos en BDO Argentina.

La buena noticia: subió el mínimo no imponible (aunque “tiene sabor a poco”)

El proyecto también prevé subir el mínimo no imponible de $2 a $6 millones y, a partir de su aprobación, pasará a actualizarse automáticamente por el índice de precios al consumidor (IPC). Para los tributaristas, si bien es una buena noticia, porque el último cambio había sido en 2019 y cada vez más contribuyentes pasaban a pagar Bienes Personales por el avance de la inflación en la Argentina, todavía “tiene sabor a poco”.

Teniendo en consideración el dólar oficial ($102), el mínimo no imponible representa casi US$60.000. “Era indispensable actualizarlo para que no se manipulen más las cifras, pero sigue siendo una ridiculez. Cuando se creó el impuesto en 1991 -con una supuesta vigencia por nueve años- el mínimo no imponible representaba US$100.000″, agregó Santiago Sáenz Valiente, del estudio homónimo. Es decir que, en dólares, el piso del tributo cayó un 40% en 30 años.

Qué significa el cambio en Ganancias votado en Diputados y cómo será el impuesto en 2022

En comparación con otros países de la región, también el mínimo no imponible quedó bajo (aunque solo lo cobran tres: la Argentina, Colombia y Uruguay). Según explicó Litvin, en el país vecino el MNI es de US$120.000 por individuo, por lo que un matrimonio suma US$240.000. En Colombia, es de US$1.500.000.

La buena noticia: subió el mínimo no imponible (aunque “ta poco”), a partir de su aprobación, pasará a actualizarse automáticamente por el índice de precios al consumidor (IPC). Para los tributaristas, si bien es una buena noticia, porque el último cambio había sido en 2019 y cada vez más contribuyentes pasaban a pagar Bienes Personales por el avance de la inflación en la Argentina, todavía “ta poco”.

Previsión para 2022

El año 2021 se despide con un nuevo aumento de alícuotas. De cara al año que viene, no se espera que 2022 dé una tregua al respecto. En el proyecto de Presupuesto se preveían varios puntos que iban a repercutir sobre el bolsillo de los contribuyentes. Pero, tras el rechazo de la oposición, los tributaristas no creen que el oficialismo se dé por vencido. Más bien, dicen, buscarán establecer los cambios a través del Congreso.

El debate de Bienes Personales en la Cámara de Diputados
El debate de Bienes Personales en la Cámara de Diputados


El debate de Bienes Personales en la Cámara de Diputados

El primer paso fue ayer, para los bienes situados en el exterior del país. “En 2019 se facultó al Ejecutivo a que aumente la alícuota para bienes en el exterior de 0,7% a 2,25%, hasta el 31 de diciembre de 2020. Se supone que en 2021 volvíamos a la situación anterior, se terminaban estas alícuotas diferenciadas, a pesar de que la AFIP interpretó que seguirían vigentes. En la Ley de Presupuesto se modificó la delegación y se indicó que las alícuotas permanecerían en tanto exista el gravamen. Pero como no se aprobó la norma y la AFIP venía cobrando anticipos con una alícuota del 2,25% cuando no tenía sustento legal, el Gobierno lo prorrogó través de las modificaciones de Bienes Personales”, resumió Humberto Bertazza, socio del estudio Bertazza, Nicolini y Corti.

Para adelantar qué otras modificaciones tributarias se podrían dar el año que viene, solo basta ver el frustrado Presupuesto 2022. Por ejemplo, en el artículo 102 se buscó prorrogar por diez años más el régimen de Ganancias, Bienes Personales, el impuesto de emergencia sobre el precio de venta final de cigarrillos, el régimen simplificado para pequeños contribuyentes, IVA, gravamen de emergencia a sorteos y concursos deportivos, que vencen el año entrante.

Aunque el Banco Central aceleró la devaluación, el peso no deja de perder competitividad

También, en el artículo 96 el Gobierno quería prorrogar una alícuota del 3% de la tasa estadística a las destinaciones definitivas de importaciones para el consumo. “Podemos esperar un nuevo proyecto que busque nuevamente aumentarlo”, auguró Bertazza.

En tanto, en el artículo 97 se establecía la creación de un régimen de regularización tributaria para las provincias, ciudad de Buenos Aires y municipios, incluidos los organismos públicos nacionales, provinciales y municipales, que permitirían a los contribuyentes acceder a una condonación de deudas tributarias vencidas hasta el 30 de noviembre de 2021.

Finalmente, en el artículo 115 el Gobierno intentó retrotraer la aplicación plena del ajuste por inflación impositivo sobre el balance de ganancia de las empresas a su aplicación por tercios. “Como no se aprobó, seguro será objeto de otro proyecto. Son temas que tendrán que ventilarse en 2022, porque son imperiosos para los números del Estado”, consideró Bertazza.

Revés para Telecentro y DirecTV: denegaron la prórroga de la cautelar contra el DNU que regula el precio de los servicios

A esto, Litvin sumó uno más. Durante el Gobierno de Mauricio Macri se previó una baja de Ingresos Brutos, Sellos y tasas municipales, a través del consenso fiscal. “En 2020 y 2021 quedó suspendido. ¿Crees que no lo van a volver a hacer en 2022? Traducido, quiere decir que van a seguir en todo su esplendor las distorsiones que generan estos tributos”, indicó.

Para Mastandrea, en enero se podrían empezar a observar “muchas sorpresas” por parte de los municipios. Tras dos años de pandemia y con problemas de caja, la solución sería tan sencilla como aumentar las alícuotas. “Aquellas que iban hacia la baja vuelven a estar sobre la mesa. En algunos municipios se esperan tasas tan importantes como Ingresos Brutos”, cerró.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.