Bielorrusia: Miles se manifiestan contra el presidente

·2  min de lectura
Una multitud de opositores marcha con antiguas banderas bielorrusas en protesta por los resultados de las elecciones presidenciales, el domingo 25 de octubre de 2020, en Minsk, Bielorrusia. (AP Foto)
Una multitud de opositores marcha con antiguas banderas bielorrusas en protesta por los resultados de las elecciones presidenciales, el domingo 25 de octubre de 2020, en Minsk, Bielorrusia. (AP Foto)

KIEV, Ucrania (AP) — Decenas de miles de personas salieron el domingo a las calles de la capital bielorrusa para exigir la renuncia del presidente Alexander Lukashenko, y una lideresa de oposición amenazó con convocar a una huelga nacional.

Más de 200.000 personas tomaron parte en la mayor manifestación en Minsk desde finales de agosto, informó el centro por los derechos humanos Viasna. Ondeaban banderas blancas con rojo y coreaban “¡Vete!” y “¡Nuevas elecciones!”, en referencia a los controversiales comicios presidenciales que le dieron un sexto mandato a Lukashenko y tras los cuales se desataron protestas casi a diario.

Varias estaciones del metro fueron cerradas, el servicio de internet móvil no funcionaba y fue posible ver vehículos blindados con cañones de agua patrullando las calles del centro de Minsk. También se realizaron manifestaciones en otras ciudades del país, y la policía detuvo a decenas de personas en todo el territorio. Viasna difundió el domingo un listado de manifestantes arrestados que tenía más de 200 nombres.

En Minsk, la policía usó granadas aturdidoras para dispersar a la multitud. La prensa bielorrusa reportó que varios civiles resultaron heridos.

Las protestas multitudinarias han sacudido a Bielorrusia durante más de dos meses, desde que los resultados oficiales de las elecciones del 9 de agosto le dieron a Lukashenko una aplastante victoria con más del 80% de los votos. Su principal rival, Sviatlana Tsikhanouskaya, recibió apenas 10% de los sufragios y se negó a reconocer el resultado de las elecciones, diciendo que fueron manipuladas.

Las protestas postelectorales han resultado ser un enorme desafío para Lukashenko, quien ha gobernado durante 26 años y ha reprimido incesantemente a la oposición y a la prensa independiente. En las primeras manifestaciones, las autoridades intentaron aplacar la agitación con arrestos masivos y la policía utilizó toletes, granadas aturdidoras y cañones de agua para dispersar a los inconformes.

Según activistas por los derechos humanos, unas 15.000 personas han sido detenidas en Bielorrusia desde las elecciones, y más de 100 han sido declaradas presos políticos. Pero las protestas han continuado a pesar de la represión y de las amenazas de la policía de abrir fuego contra los manifestantes.

Tsikhanouskaya, quien actualmente se encuentra en el exilio en Lituania después de abandonar el país por miedo a su seguridad, amenazó con convocar el lunes a una huelga nacional a menos que Lukashenko anunciara su renuncia, liberara a los presos políticos y dejara de reprimir a los manifestantes.