Biden o Trump: ¿Qué prefieren los aliados y rivales de Estados Unidos?

Staff Newsweek
·14  min de lectura

Las naciones de todo el mundo observan las elecciones con casi la misma intensidad que los estadounidenses en casa, y aunque no pueden votar, tienen intereses apasionados.

A medida que se acercan las elecciones de 2020, los líderes y ciudadanos de los aliados y rivales de Estados Unidos esperan resultados que puedan ser sorprendentes.

Lee más: Ni con Trump ni con Biden: China no prevé un fin del conflicto

He aquí a quién prefieren y por qué.

México

Foto: AFP/Archivo

México ha sido una parte integral de la visión de Donald Trump de “Hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande”, sirviendo como un rival ante sus seguidores y saco de boxeo para su agenda nativista y proteccionista.

La propuesta política más conocida para construir un muro fronterizo a lo largo de toda la frontera sur —y que México pague por él— ha fracasado. El ex estratega jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon, incluso enfrenta cargos de fraude por una campaña privada de recaudación de fondos para apoyar el proyecto.

Pero México también es parte de la versión renegociada del TLCAN por parte de Trump, el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá, que la Casa Blanca calificó como una victoria para los trabajadores estadounidenses y una reversión de las tendencias de globalización a largo plazo que hicieron que las corporaciones trasladaran la fabricación fuera del país en busca de mano de obra más barata.

Lee más: México pide investigación por la muerte de dos migrantes a manos de policías en San Diego

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha logrado los conflictos con Trump que algunos esperaban tras su aplastante victoria electoral en 2018. Su gobierno ha tomado medidas para aliviar la presión migratoria en la frontera sur de Estados Unidos y participó en las conversaciones de USMCA. Trump le ha dado a López Obrador una gran libertad y le brinda ayuda a su homólogo en la frontera sur.

En cuanto a quién prefiere López Obrador en Estados Unidos, él se ha mantenido al margen, pero Duncan Wood, director del Instituto México en el grupo de expertos del Wilson Center, dijo a Newsweek: “Esta es una pregunta fascinante con una respuesta complicada”.

“El propio AMLO preferiría un segundo mandato de Trump porque cree que, al satisfacer las demandas de Trump sobre inmigración, asegura la no intervención de Trump en todos los demás temas relacionados con las relaciones con los inversores y especialmente en el sector energético”, dijo Wood. “Esto bien puede ser una suposición errónea en un segundo mandato de Trump”.

“Sin embargo, cuando examinamos la opinión pública mexicana, se encuentra una respuesta diferente. El sesenta por ciento de la ciudadanía mexicana tiene una opinión negativa de Trump, una cifra que ha bajado del 69 por ciento en 2017, pero que refleja el daño que se hizo a las relaciones en la campaña de 2016 y en sus secuelas inmediatas”.

Entérate: Trabajadores de la frontera México-EU, entre sufrir por Trump y desconfiar de Biden

“La prioridad clave de la administración de AMLO es evitar conflictos con el gobierno de Estados Unidos y evitar la presión para cambiar de rumbo en temas como la economía, la regulación energética y la regulación de la industria farmacéutica”, comentó Wood.

Si gana Biden, la administración de López Obrador tendrá que girar rápidamente para trabajar con los demócratas. Una victoria de Biden puede traer la oposición de Estados Unidos a los esfuerzos del mandatario mexicano para marginar a las empresas privadas de los sectores energético y farmacéutico del país. Una administración demócrata probablemente también significaría menos tensión y menos abusos de derechos humanos en la frontera.

“Necesitamos trabajar en asociación con México”, dijo Biden después de que López Obrador visitara Washington en julio. “Necesitamos restaurar la dignidad y la humanidad en nuestro sistema de inmigración”.

México podría reducir su despliegue de la guardia nacional a lo largo de la frontera, puesto en marcha para calmar la frustración de Trump por la cantidad de inmigrantes que llegan a Estados Unidos, pero esto probablemente vendría con un mayor escrutinio de los abusos de derechos humanos y la corrupción en lado de mexicano de la frontera.

“Habrá una necesidad urgente de construir puentes con el campamento de Biden, ya que casi no ha habido contacto hasta ahora y hubo una omisión incómoda en la visita de AMLO a Washington en julio, cuando no se reunió con ningún demócrata”, señaló Wood.

-Por David Brennan

Brasil

Foto: Presidencia de Brasil

En varios países, las figuras populistas de izquierda y derecha fueron impulsadas al poder por votantes descontentos que rechazan la globalización, irritados por la creciente desigualdad económica e incómodos con la erosión percibida de las jerarquías sociales y de poder tradicionales.

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro es quizás uno de los ejemplos que más concuerda con el trumpismo.

Bolsonaro ha causado controversias durante mucho tiempo con comentarios, señalados como misóginos, racistas y homofóbicos. Ha expresado admiración por la autocracia y la dictadura; se vio envuelto en escándalos de nepotismo y corrupción; y se ha esforzado por descartar la gravedad de la pandemia de coronavirus, incluso después de contraerla él mismo.

El líder brasileño ha luchado con una serie de escándalos y bajos índices de aprobación, aunque un reciente estímulo en efectivo en medio de la pandemia impulsó sus números. Las próximas elecciones son en 2022, por lo que es posible que Bolsonaro no esté en el poder durante gran parte del próximo mandato del presidente de Estados Unidos.

Te pude interesar: Trump y Bolsonaro reunidos en Washington; discuten ‘opciones’ para resolver crisis en Venezuela

Aún así, espera otros cuatro años de Trump. A principios de este mes, Bolsonaro dijo que asistiría a la segunda toma de posesión de Trump “si Dios quiere”.

Richard Lapper, miembro asociado del grupo de expertos Chatham House del Reino Unido, dijo: “El gobierno de derecha de Bolsonaro apoyará a Trump. Brasil ha obtenido muy poco del presidente de Estados Unidos, pero Trump es muy popular entre los propios votantes de Bolsonaro”.

“Una victoria de Biden debilitaría la causa del antiglobalismo y el ‘antiliberalismo’ en todo el mundo, dejaría al gobierno brasileño más aislado y potencialmente bajo mucha más presión para hacer más para detener la deforestación en el Amazonas”.

-Por David Brennan

China

Foto: AFP

Hay un reconocimiento bipartidista en Washington de que China es la próxima gran amenaza estratégica de Estados Unidos, y gran parte de la política exterior del país tendrá un ojo puesto en socavar a Pekín y mantener la hegemonía estadounidense.

La administración Trump ha sido dura con China, lanzando una guerra comercial de amplio alcance, enfrentando a Pekín en puntos conflictivos territoriales, rechazando los abusos de derechos humanos y criticando la influencia diplomática, corporativa y tecnológica de China en los Estados Unidos y en el extranjero.

Todo esto está sobrealimentado por la pandemia de coronavirus, que Trump ha atribuido constantemente al país asiático.

Lee más: Exclusiva: El Partido Comunista de China busca influir en EU… y no solo en las elecciones

China es tanto la excusa de Trump como su línea de ataque de política exterior más fuerte contra Biden, quien, según él, venderá a Estados Unidos a Pekín.

Los comentarios y las políticas de Trump han hecho casi imposible el establecimiento de la política exterior con Pekín, por lo que no hay mucha luz del día entre los dos candidatos sobre China, aunque la estrategia de Trump probablemente será más abiertamente agresiva y unilateral que la de Biden.

“Sospecho que muchos en el liderazgo chino están divididos”, dijo Robert Manning, miembro principal residente del Atlantic Council.

“Por un lado, la retirada de Trump de las organizaciones internacionales y el desinterés a los aliados de Estados Unidos han sido un regalo para Xi. Las políticas comerciales de Trump han fracasado, con un aumento de las exportaciones chinas al país, sin una disminución importante del déficit comercial y capital estadounidense fluyendo en los mercados financieros más abiertos de China”.

China predijo gran parte de esto en 2016, comentó Jacques deLisle, experto en derecho y política china de la Universidad de Pensilvania, que “inclina a algunos en China, especialmente a los elementos más agresivos, nacionalistas y quizás demasiado confiados, a ver un segundo periodo de Trump como algo bueno”.

Pero todo esto vino con costos. Manning añadió: “El implacable ataque a China, la cruzada contra Huawei y, en general, la tecnología china y la espiral descendente de una relación entre Estados Unidos y China en caída libre es peligrosa”.

DeLisle dijo: “La ventaja de Biden es la previsibilidad y la estabilidad; su desventaja para China es que puede ser mucho más eficaz, más regular y competente en la formulación de políticas, más disciplinado en la implementación y más capaz de cooperar con los aliados para ejercer presión sobre China”.

Entérate: Los altibajos de la relación China-EU, ¿por qué son tan comunes y preocupantes?

“La desventaja de Trump es el caos y la retórica de la Guerra Fría; la ventaja es que no es muy eficaz: un compromiso errático y superficial con posiciones adversas sobre temas que importan a China y aliena a los aliados y aliados potenciales”.

Manning dijo que la conclusión es que China puede preferir a Biden “porque lo ven sustentado en hechos”.

“Y aunque el amplio consenso contra las transgresiones económicas y militares de China no cambiaría mucho, Biden probablemente se movería para poner un piso a la relación y comenzaría a definir lo que significa y no significa ‘competidor estratégico'”, dijo Manning.

-Por David Brennan

Unión Europea

Foto: AFP/Archivo

Trump no es fanático de la Unión Europea (UE). Describió el Brexit como “algo bueno” y cree que Europa “nos trata [a Estados Unidos] peor que a China”. No es ningún secreto que ni el presidente francés Emmanuel Macron ni la canciller alemana Angela Merkel, los líderes con más poder en la UE, prefieren al presidente. Las conversaciones sobre acuerdos comerciales se han estancado en numerosas ocasiones.

Como guía de la prioridad que tiene Europa para Trump, le tomó 18 meses en el cargo nombrar a un embajador de la UE, que fue despedido 18 meses después.

“La era en la que podíamos confiar plenamente en otros ha terminado hasta cierto punto”, dijo Merkel en 2017 después de una cumbre del G7 de líderes mundiales. Fue una clara señal de que Estados Unidos no estaba operando en el escenario global de la forma en que lo había hecho anteriormente. Europa debe ayudarse a sí misma, cree Merkel.

Te puede interesar: La burla de dirigentes de la OTAN que enfadó a Trump y repercutió en la cumbre de la alianza militar

La UE se encuentra en un punto crítico, con la renuncia de Merkel en 2021 y la COVID-19 alimentando una recesión global, que presiona las relaciones ya tensas en toda la UE.

“La falta de ‘unión’ de los estados miembros de la UE ha provocado un tremendo sentimiento contra la UE en los países más afectados”, escribió Dimitrios Goranitis, socio asesor de riesgos y regulación de la consultora financiera Deloitte Romania. “El sentimiento anti-UE de Italia aumentó del 26 por ciento en noviembre [2019] al 49 por ciento en marzo [2020]. Esta nueva crisis se acerca mucho al Brexit y a la inestabilidad política actual debido al creciente populismo en Italia, Francia y Europa del Este, y no parece unir a los estados miembros, sino más bien dividirlos. Esta vez, la UE ya es demasiado frágil para soportar más nacionalismo”.

Este nacionalismo no ha sido creado por Trump, pero ciertamente ha sido envalentonado por él. Los aliados restantes de Trump en la UE están en Polonia y Hungría, y las administraciones de derecha no son los mayores seguidores de la alineación con la UE.

“Si se entiende a la Unión Europea como un poder centralizado cuyo espíritu y corazón son las instituciones, Trump no es la mejor opción”, dijo el primer ministro húngaro, Viktor Orban, en septiembre. “Pero si crees que la Unión Europea no es más que una comunidad de estados miembros, Trump está bien, es de lejos el mejor”.

Es este dilema el que está en el corazón del futuro de la Unión Europea. Biden, un aliado de Merkel, Macron y un claro eurófilo, ayudaría en el objetivo de la UE de permanecer unida bajo la creciente presión de la derecha populista, una crisis de deuda y la inquietud de los estados miembros sobre cómo se escuchan sus voces. También abriría la puerta a un acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y la UE, que ha sido difícil de forjar bajo la actual administración.

Lee más: Trump ataca al francés Macron por querer formar un ejército europeo

Un segundo mandato de Trump haría poco por silenciar esa inquietud. Una UE fracturada podría ser buena para Estados Unidos a corto plazo, pero sería desastroso para Europa, rompiendo el bloque comercial más grande del mundo.

Enrico Letta, ex primer ministro de Italia, dijo que la UE enfrentaba un “riesgo mortal” por la COVID-19, pero que el mayor peligro para su futuro era “el virus Trump”.

“El espíritu comunitario de Europa es más débil hoy que hace 10 años”, dijo a The Guardian. Si todos los países de la UE adoptaran la estrategia de “nuestro país primero” de Trump “todos nos hundiremos por completo”, comentó.

– Por Alex Hudson

Rusia

Foto: AFP

Durante cuatro años, Biden se ha burlado de Trump, refiriéndose a él como el poodle de Vladimir Putin, acusándolo de aceptar ayuda rusa durante su campaña de 2016 y por no hacer frente a su homólogo ruso en la arena internacional. Durante cuatro años, Trump respondió que ha sido más duro con Rusia que cualquier otro presidente y afirmó que su enfoque de Rusia es caso por caso y pragmático; no ve a Rusia como un enemigo, pero tampoco toleraría que Putin se salga demasiado de la línea.

Desde la propia perspectiva de Rusia, ambos hombres tienen razón, hasta cierto punto. En algunos escenarios internacionales, como el Medio Oriente, Rusia disfrutó de una latitud considerable. Mucho más importante para Putin, ha habido poco deseo en la Casa Blanca de Trump de intervenir en lo que el Kremlin considera que es su negocio: los vecinos inmediatos de Rusia y la supresión de la oposición y la disidencia internas. En contraste con Hillary Clinton, vista en Moscú como una cruzada intervencionista liberal empeñada en un cambio de régimen, Trump mostró poco interés en lo que ha estado sucediendo dentro de Rusia.

Al mismo tiempo, después de cuatro años de Trump, Rusia está más que un poco deteriorada. Lejos de ser un aliado confiable, la Casa Blanca de Trump abofeteó una y otra vez a Rusia (y al propio círculo íntimo de Putin) con sanciones punitivas y presionó agresivamente contra una serie de proyectos rusos, en particular el gasoducto NordStream 2 hacia Europa. Si Trump está haciendo esto por interés comercial, para rechazar las acusaciones nacionales de tolerancia a la intromisión rusa, o simplemente por un tira y afloja entre Trump y un cuerpo diplomático más cauteloso con Rusia, no importa: los resultados son lo mismo, y son menos que inspiradores, desde el punto de vista de Rusia.

Entérate: Los escándalos que persiguen a Trump y pueden costarle votos

Mientras tanto, Biden no se considera una alternativa favorable. Se ha comprometido públicamente a ajustar cuentas con Rusia sobre sus intervenciones en las políticas estadounidenses, y se considera que es mucho más probable que su gabinete se interese en los asuntos internos de Rusia, desde la corrupción hasta la represión de las figuras de la oposición. Lo mismo es doblemente cierto sobre la esfera de influencia de Rusia: con las protestas contra los gobernantes en varias ex repúblicas soviéticas, el Kremlin podría reaccionar ante las acciones estadounidenses entre vecinos clave.

Esta es una narrativa impulsada por el Kremlin. Pero como señaló el comentarista político ruso Konstaint von Eggert, los funcionarios del Kremlin que informan sobre el temor de Putin de perder a Trump hacen poco para ayudar al titular (por mucho que el propio Putin felicitara al Partido Demócrata por su afinidad con el Partido Comunista de su juventud, poco ayuda a Biden) . De hecho, dijo von Eggert a Newsweek, Putin no teme particularmente a Biden, aunque solo sea por su experiencia con Obama. “De hecho, creo que a Putin le gustaron mucho los años de Obama, porque Obama era muy débil con Rusia”, comentó von Eggert. “Estará esperando la Parte II”.

Más que nada, Putin quiere que lo dejen solo en su país y en la enorme extensión geopolítica que afirma como su esfera de influencia. Ninguno de los candidatos es ideal aquí, aunque espera que quien gane esté preocupado por laos asuntos internos en el futuro previsible. Sin embargo, a corto plazo, ningún resultado atrae tanto como unas elecciones disputadas, lo que lleva a la política estadounidense a meses, si no años, de discordia y desorden. “Putin disfrutará de un resultado electoral controvertido”, dijo von Eggert. “Esto significa más caos en Estados Unidos y menos atención a sus travesuras”.

-Por Dimi Reider

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek