Biden suspende las perforaciones de petróleo y gas en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico

·6  min de lectura
Oso polar
El Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico es la reserva natural más prístina de Estados Unidos.

El presidente estadounidense Joe Biden anunció una moratoria en la exploración y extracción de petróleo y gas en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico en Alaska, ANWR por sus siglas en inglés.

La decisión revierte en forma temporal una polémica medida tomada por Donald Trump en los últimos días de su mandato, cuando abrió ese hábitat protegido a las compañías petroleras.

El Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico tiene unos 78.000 kilómetros cuadrados y es la reserva natural más prístina y más extensa de todo Estados Unidos.

El llamado desierto gigante de Alaska es el hogar de osos polares, caribúes, renos y aves acuáticas, entre otras especies.

¿Qué ordenó exactamente Biden?

El presidente Biden se había comprometido durante su campaña a proteger el refugio nacional del Ártico. Una vez en el cargo, ordenó al Departamento del Interior que revisara los arrendamientos ya concedidos de parcelas para exploración.

En un comunicado el martes, el Departamento del Interior dijo que había "identificado defectos en el registro subyacente de la decisión que respalda los arrendamientos, incluida la falta de análisis de una gama de alternativas" requeridas por leyes ambientales.

La asesora climática de la Casa Blanca, Gina McCarthy, afirmó que Biden "cree que los tesoros nacionales de Estados Unidos son piedras angulares culturales y económicas de nuestro país".

El mandatario "agradece la pronta acción del Departamento del Interior para suspender todos los arrendamientos en espera de una revisión de las decisiones tomadas en los últimos días de la última administración que podrían haber cambiado el carácter de este lugar especial para siempre", agregó.

Map
Map

Desde que asumió el cargo, Biden ha firmado órdenes ejecutivas destinadas a congelar nuevos arrendamientos de petróleo y gas en terrenos público y se ha comprometido a reducir drásticamente las emisiones de carbono.

Pero su gobierno decepcionó a grupos ambientalistas la semana pasada cuando el Departamento de Justicia defendió una decisión de la era Trump de aprobar un importante proyecto petrolero en otra región de Alaska, en la Reserva Nacional de Petróleo, una zona que pertenece al gobierno federal.

El New York Times señaló que grupos ambientales critican a Biden no solo por esa medida, sino por "dejar pasar una oportunidad para bloquear el polémico oleoducto Dakota Access y por mantener una decisión de la era Trump de conceder licencias de exploración de gas y petróleo en tierras públicas en el estado de Wyoming".

¿Cómo se llegó a este punto?

La exploración de hidrocarburos en el refugio del Ártico ha sido tema de disputa por décadas.

Esta región rica en petróleo es un lugar de importancia crítica para muchas especies y el pueblo indígena Gwich'in la considera sagrada.

Quienes están a favor de la extracción de petróleo en el refugio argumentan que podría generar importantes sumas de dinero y proporcionar empleos para la gente en Alaska.

Quienes se oponen expresan su preocupación por las amenazas ambientales y climáticas.

Días antes de que terminara su mandato presidencial en enero, Trump siguió adelante con la primera venta de arrendamientos de petróleo en la llanura costera de la región como parte de su impulso para desarrollar una mayor producción nacional de combustibles fósiles.

Protesta de miembros grupos tribales en trajes típicos contra la exploración petrolera en el refugio nacional del Ártico
Grupos tribales de Alaska expresaron su oposición cuando Trumpo abrió el refugio del Ártico a la exploración petrolera.

Pero la venta recibió poco interés de la industria del petróleo y el gas. Las empresas señalaron que estaban centrando su gasto en energía renovable, en medio de una enorme caída en los precios del petróleo. Varios grandes bancos estadounidenses dijeron que no financiarían la exploración en el área.

En total se subastaron 11 parcelas, que cubren poco más de 2.000 km cuadrados, según el periódico Washington Post.

La venta recaudó menos de US$15 millones, mucho menos de lo que el gobierno esperaba.

La mayoría de los arrendamientos fueron concedidos a la Autoridad de Exportación y Desarrollo Industrial de Alaska, una agencia estatal.

Si bien las estimaciones sugieren que hay alrededor de 11.000 millones de barriles de petróleo debajo del refugio, la reserva no tiene carreteras ni otra infraestructura, lo que la convierte en un lugar muy costoso para perforar.

¿Cuáles han sido las reacciones a la suspensión?

Los líderes tribales del Ártico elogiaron la decisión.

"Quiero agradecer al presidente Biden y al Departamento del Interior por reconocer los errores cometidos contra nuestro pueblo por el último gobierno y por ponernos en el camino correcto", afirmó en un comunicado Tonya Garnett, coordinadora de proyectos especiales para el gobierno tribal de la aldea nativa de Venetie.

"Esto demuestra que, sin importar las probabilidades, las voces de nuestras tribus son importantes".

Kristen Miller, directora ejecutiva interina de la Liga de Vida Silvestre de Alaska, Alaska Wilderness League, dijo que suspender los arrendamientos fue "un paso en la dirección correcta".

Presidente Biden
Biden decepcionó a grupos ambientalistas la semana pasada cuando el Departamento de Justicia defendió una decisión de la era Trump de aprobar un proyecto petrolero en otra región de Alaska, en la Reserva Nacional de Petróleo.

Pero la medida del gobierno de Biden fue criticada en una declaración conjunta por los senadores republicanos Dan Sullivan y Lisa Murkowski, el representante Don Young y el gobernador de Alaska Mike Dunleavy.

"Esta acción no tiene otro propósito que obstruir la economía de Alaska y poner en riesgo nuestra seguridad energética", señaló Murkowski, quien representa a Alaska en el Senado desde 2002.

Dunleavy agregó que los arrendamientos vendidos por la administración Trump "son válidos y el gobierno federal no puede retirarlos".

Los ingresos del petróleo son fundamentales para Alaska, donde cada residente recibe un cheque anual de alrededor de US$1.600 cada año de un fondo estatal.

Dunleavy ha dicho anteriormente que abrir el refugio para el "desarrollo responsable de recursos" podría "poner más petróleo en nuestros oleoductos, dar trabajo a los habitantes de Alaska, traer miles de millones de dólares de inversión a nuestro estado, apoyar la independencia energética estadounidense y proporcionar ingresos críticos a nuestras comunidades estatales y locales ".

La Autoridad de Exportación y Desarrollo Industrial del estado, The Alaska Industrial Development and Export Authority, señaló que estaba decepcionada por la decisión y que no tenía motivos para creer que el análisis ambiental fuera inadecuado.

¿Qué sucederá ahora?

El Departamento del Interior señaló en su orden del martes que ahora tendrá lugar "un nuevo y exhaustivo análisis de los posibles impactos ambientales de la extracción de petróleo y gas" en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico.

Analistas señalan que la suspensión de los arrendamientos es temporal y no significa que la exploración petrolera en el refugio no tenga lugar en el futuro.

Si se determina que no se cumplieron los requisitos de estudios de impacto ambiental las concesiones podrían cancelarse. La disputa podría acabar en los tribunales.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.