Según Biden, rifles AR-15 no serían suficientes para disidentes que quisieran “enfrentarse al gobierno”

·3  min de lectura
 El presidente Joe Biden llega con la vicepresidenta Kamala Harris para depositar una corona de flores en la Tumba del Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington el Día de los Caídos, el lunes 30 de mayo de 2022, en Arlington, Va. (AP Photo/Andrew Harnik)    (AP)
El presidente Joe Biden llega con la vicepresidenta Kamala Harris para depositar una corona de flores en la Tumba del Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington el Día de los Caídos, el lunes 30 de mayo de 2022, en Arlington, Va. (AP Photo/Andrew Harnik) (AP)

Los activistas de las armas que afirman que necesitan el tipo de armas utilizadas en un par de mortíferos tiroteos masivos a principios de este mes para defenderse de una hipotética tiranía gubernamental estarían irremediablemente superados, de acuerdo con el presidente Joe Biden.

Biden, quien habló con los periodistas a su regreso a la Casa Blanca para celebrar el Día de los Caídos, señaló que ha estado “bastante motivado” para promulgar nuevas leyes de seguridad en materia de armas mucho antes de viajar a Uvalde (Texas) para reunirse con las familias de las víctimas y los supervivientes del tiroteo masivo que se cobró 21 vidas en la escuela primaria Robb la semana pasada.

Dijo que había evitado negociar con los republicanos hasta que visitó la ciudad afectada por la tragedia, y afirmó que el dolor que encontró allí era “palpable”, y expresó a los periodistas que era “difícil decir” si el Partido Republicano aceptaría alguna de las propuestas que se han presentado en la última semana.

Pero el presidente subrayó que no puede “dictar” la política de armas a través de acciones ejecutivas, salvo las que ha tomado en lo que va de su mandato.

“No puedo dictar estas cosas. Puedo hacer las cosas que he hecho y cualquier acción ejecutiva que pueda tomar, la seguiré tomando. Pero no puedo prohibir un arma. No puedo cambiar una comprobación de antecedentes. No puedo hacer eso”, señaló. Añadió que no sabe si las negociaciones entre el senador de Texas, John Cornyn, y Chris Murphy, de Connecticut, producirán alguna legislación que pueda alcanzar el umbral de 60 votos del Senado para superar un probable rechazo del Partido Republicano.

Biden no ofreció detalles sobre lo que preferiría que hiciera el Congreso, pero insinuó que la prohibición de las armas de asalto que ayudó a aprobar en el Congreso como parte de la ley contra el crimen de 1994 firmada por el entonces presidente Bill Clinton marcó la diferencia mientras estuvo en vigor.

“Sé que no tiene sentido poder comprar algo que puede disparar hasta 300 balas”, comentó. “[Eso] sí que redujo significativamente los asesinatos en masa”.

Biden añadió su opinión de que hay límites incluso al amplio derecho a tener y portar armas del que gozan los estadounidenses según la Constitución de EE.UU.

“Recuerden... la Segunda Enmienda nunca fue absoluta”, afirmó. “No se podía comprar un cañón cuando se aprobó la Segunda Enmienda y no se puede salir a comprar muchas armas [hoy]”.

A continuación, el presidente mencionó que los que dicen que necesitan rifles AR-15 para “enfrentarse al gobierno” están “equivocados” porque las armas que necesitarían no son legales de poseer.

“Para hacer eso se necesita un F-15, se necesita un tanque Abrams”, argumentó.

Mientras que los activistas por el derecho a las armas tienen una visión absolutista de las protecciones de la Segunda Enmienda, la opinión del presidente está en línea con la opinión expresada por el fallecido juez del Tribunal Supremo Antonin Scalia en el caso Distrito de Columbia contra Heller, el caso de 2007 en el que el tribunal garantizó por primera vez el derecho de un individuo a tener un arma de fuego en el hogar para su protección personal.

“Como la mayoría de los derechos, el derecho garantizado por la Segunda Enmienda no es ilimitado”, escribió Scalia. “La historia demuestra [...] que el derecho no era un derecho a tener y llevar cualquier arma de cualquier manera y con cualquier propósito”.

Poco después de hablar con los periodistas, Biden advirtió que los “cimientos” del “gran experimento” estadounidense “nunca están garantizados” porque cada generación debe actuar para “derrotar a los enemigos mortales de la democracia”, mientras hablaba en la Tumba del Soldado Desconocido para conmemorar el Día de los Caídos.

Subrayó que la democracia es “la forma en que emprendemos el trabajo constante de perfeccionar nuestra unión”.

“No la hemos perfeccionado, pero nunca hemos dejado de intentarlo... abriendo más las puertas, proporcionando oportunidades y prosperidad y justicia a la gente de todo el mundo”, concluyó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.