Biden va tras Rick Scott y los republicanos ‘ultra-MAGA’ mientras persiste la inflación

·3  min de lectura
John Raoux/AP

En un discurso destinado a asegurar al pueblo estadounidense que su administración está haciendo todo lo posible para frenar la inflación, el presidente Joe Biden intensificó el martes sus esfuerzos para señalar con el dedo a los republicanos “ultra-MAGA” y vincularlos con un plan social y económico dado a conocer por el senador federal Rick Scott que aumentaría los impuestos a millones de familias y potencialmente pondría fin a programas federales como e; Seguro Social y el Medicare.

“Los estadounidenses tienen que elegir ahora mismo entre dos caminos, que reflejan dos conjuntos de valores muy diferentes”, dijo Biden durante un discurso en la Casa Blanca en que esbozó el plan de su administración contra la inflación, citando las propuestas de alzas de impuestos a los estadounidenses ricos y el aumento de los salarios para la clase trabajadora.

“El otro camino es el plan ultra-MAGA presentado por los republicanos del Congreso para subir los impuestos a las familias trabajadoras, reducir los ingresos de los trabajadores estadounidenses, amenazar los programas sagrados con los que cuentan los estadounidenses como la Seguridad Social y el Medicare y el Medicaid y dar un respiro tras otro a las grandes corporaciones y a los millonarios, igual que hicieron la última vez que estuvieron en el poder”, dijo Biden.

Los intentos de Biden de vincular el movimiento “Make America Great Again” (MAGA) del ex presidente Donald Trump con el plan “Rescue America” de Scott ocurren en un momento que su administración trabaja para asegurar al país que tiene un firme control de la economía, y para presentar como obstruccionistas a los legisladores del Partido Republicano leales a Trump.

La Casa Blanca ha contrastado repetidamente sus propias políticas con las ideas de Scott desde que el presidente del brazo de campaña del Partido Republicano en el Senado diera a conocer su plan de 11 puntos en febrero. Recientemente, Biden comenzó a trabajar el contraste en sus discursos.

La plataforma de Scott —un amplio mapa de ruta que, entre otras cosas, requeriría que todos los estadounidenses paguen al menos una pequeña cantidad de impuestos y que potencialmente se eliminen todos los programas federales— fue criticada en público y en privado por otros republicanos, incluido el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell. Pero el discurso del martes fue solo el ejemplo más reciente del presidente mencionando a Scott y presentando sus ideas como ampliamente adoptadas por los republicanos del Congreso.

Scott, un senador republicano de la Florida que, junto con el gobernador de la Florida Ron DeSantis, es ampliamente considerado como un potencial aspirante republicano a la presidencia en 2024, respondió rápidamente.

Antes del discurso de Biden –anunciado por la Casa Blanca como un contraste con “el plan ultra-MAGA de los republicanos del Congreso”–, Scott publicó un comunicado en el que pedía la dimisión de Biden, calificándolo de “incoherente, incapacitado y confundido”.

“Todos lo saben. Nadie está dispuesto a decirlo. Pero tenemos que hacerlo, por el bien del país. Joe Biden no puede hacer el trabajo”, dijo Scott.

Tras el discurso, en el que Biden se refirió a Scott como senador de Wisconsin, Scott publicó un segundo comunicado en el que invitaba a Biden a debatir sobre la inflación, la cadena de suministro y otros asuntos económicos que “perjudican a las familias trabajadoras”. Y añadió: “Incluso dejaré que el presidente Biden use algunas notas”.

Cuando se le pidió que reaccionara a la petición de dimisión de Scott, Biden respondió: “Creo que el hombre tiene un problema”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.