Biden revierte disposición de Trump y bloquea la mitad de reserva de petróleo de Alaska a nuevas perforaciones

·3  min de lectura

La administración Biden revirtió una disposición de la era Trump y bloqueó casi la mitad de un área virgen de Alaska para la perforación de combustibles fósiles.

La BLM (Oficina de Administración de Tierras), una agencia dependiente del Departamento del Interior, anunció el lunes el cierre del 48 por ciento de la Reserva Nacional de Petróleo de propiedad federal, ubicada en el borde del Océano Ártico, a proyectos de petróleo y gas.

Las nuevas pautas revierten una disposición de diciembre de 2020, emitida en los últimos días de la administración Trump, la cual abrió el 82 por ciento del tramo de 36.000 millas cuadradas (93.000 kilómetros cuadrados) al desarrollo de petróleo y gas.

Las pautas de la administración de Biden vuelven a las emitidas en 2013 bajo el expresidente Barack Obama.

Las nuevas reglas de BLM se dictan después de que el presidente Joe Biden firmara una orden ejecutiva en su primer día en el cargo que establece una moratoria temporal sobre las actividades de arrendamiento de petróleo y gas en tierras federales.

La Reserva Nacional de Petróleo en Alaska ocupa la mayor parte de la costa occidental del Océano Ártico del estado, junto con miles de millas cuadradas de tundra interior. Además de los posibles depósitos de petróleo y gas, el área es el hogar de la vida silvestre del Ártico, como el caribú (también conocido como reno), la morsa y el salmón, según la asociación sin fines de lucro Alaska Wilderness League.

La tierra es propiedad del gobierno de EE.UU. y está administrada por la BLM.

A diferencia del cercano Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, administrado por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU., la Reserva Nacional de Petróleo no se creó específicamente para la conservación de la vida silvestre, sino como una fuente potencial de petróleo.

Sin embargo, la reserva contiene áreas de importancia ecológica. El área alrededor del lago Teshekpuk es un hábitat clave para la manada local de caribúes, así como para aves acuáticas como el brant, señala la Alaska Wilderness League.

Además, se han ampliado las protecciones alrededor de las tierras altas del río Utukok, que es el hogar de otra manada de caribúes, así como de osos pardos.

La reserva limita con las comunidades de Wainwright, Nuiqsut, Atqasuk y Utqiagvik, la ciudad más grande de la costa ártica de Alaska con una población de casi 5.000 personas. Muchos residentes locales son descendientes de nativos de Alaska.

El ecosistema del norte de Alaska está bajo una inmensa amenaza por la crisis climática. La región del Ártico se calienta a más del doble de la tasa de los 48 estados inferiores, según la última evaluación climática nacional del gobierno de EE.UU.

El rápido calentamiento, que también provoca el derretimiento del permafrost del Ártico, es impulsado por la quema de combustibles fósiles.

El senador republicano de Alaska, Dan Sullivan, tuiteó su disgusto por el nuevo fallo. “@POTUS NO hace ‘todo lo que puede’ para bajar los precios de la gasolina”, tuiteó.

Kristen Monsell, abogada de la organización de conservación sin fines de lucroCenter for Biological Diversity, dijo en un comunicado enviado por correo electrónico que la decisión no hace lo suficiente.

“Hacer frente a la emergencia climática significa poner fin a la extracción de nuevos combustibles fósiles, y no podemos seguir en la dirección opuesta”, escribió.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.