Biden busca terreno común con México y Canadá en cumbre, pero persisten tensiones

·5  min de lectura
El presidente de Estados Unidos, Biden, recibe a los líderes de Canadá y México en la Casa Blanca en Washington

Por Trevor Hunnicutt y Steve Scherer

WASHINGTON, 18 nov (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, recibió el jueves en la Casa Blanca a los líderes de Canadá y México en una primera cumbre norteamericana en cinco años, en un intento por revitalizar la cooperación regional que se vio ensombrecida por tensiones sobre la agenda "compra estadounidense" y migración.

Biden se reunió por separado con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y luego se celebró un encuentro entre los tres.

Las conversaciones tenían como objetivo encontrar un terreno común entre los tres vecinos unidos por el acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC), que influye en unos 1,5 billones de dólares anuales de comercio norteamericano.

Sin embargo, las diferencias en torno a la industria del automóvil, las políticas de "compra estadounidense" y un proyecto de ley de energía mexicano pesaron en la cumbre. Estados Unidos y Canadá también aparecieron en un punto muerto por una propuesta de la administración de Biden para créditos fiscales sobre vehículos eléctricos fabricados en Estados Unidos, que según Ottawa viola los acuerdos comerciales.

Biden esperaba avanzar en los desafíos más espinosos con los dos vecinos más grandes de Estados Unidos, incluyendo aliviar las presiones migratorias, reducir la fricción comercial, recuperarse de la pandemia global y competir mejor con una China cada vez más asertiva.

"Nuestra visión norteamericana para el futuro se basa en nuestras fortalezas compartidas", dijo Biden, sentado en una mesa larga que permitió a los líderes mantener distancia de acuerdo con el protocolo COVID-19.

"Tenemos que poner fin a la pandemia y tomar medidas decisivas para frenar la crisis climática. Tenemos que impulsar una recuperación económica inclusiva", añadió. "Tenemos que manejar el desafío de una migración sin precedentes en nuestro hemisferio".

Después de la cumbre, la Casa Blanca anunció acuerdos para desarrollar una estrategia de América del Norte para reducir el metano y el compromiso de las tres naciones de donar vacunas COVID-19 a América Latina y el Caribe.

Las reuniones son el resultado de un impulso de Biden para revivir los llamados Tres Amigos, un grupo de trabajo abandonado por su predecesor Donald Trump. Los líderes se volverán a reunir en México el próximo año, dijo la Casa Blanca.

Restablecer los lazos con México y Canadá es parte del esfuerzo de Biden por pasar página sobre la era Trump, alejándose del enfoque estridente de su predecesor de ir solo a un estilo más colaborativo.

Trump tuvo un trato especialmente tenso con Trudeau, imponiendo aranceles a algunos productos canadienses y lanzando a veces insultos públicos al primer ministro canadiense.

López Obrador, un populista de izquierda, pudo forjar una relación de trabajo poco probable con Trump a pesar de las amenazas económicas del presidente republicano y los insultos contra los mexicanos por la migración.

Casi 10 meses después de asumir el cargo, a Biden le vendría bien un triunfo diplomático. Enfrenta índices de aprobación pública decrecientes y está tratando de controlar la inflación y los problemas de la cadena de suministro mientras lidia con un número récord de migrantes que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México.

Biden está bajo presión interna para frenar el fuerte aumento en los cruces de migrantes, que los opositores republicanos han criticado como una política de "frontera abierta", y necesita la cooperación de México.

En breves comentarios a periodistas, Biden, que mantuvo su primera reunión en persona con López Obrador desde que asumió el cargo en enero, citó la migración entre los principales problemas que estaban abordando, pero no dio más detalles.

López Obrador agradeció al mandatario estadounidense por las propuestas que podrían mejorar el estado de muchos inmigrantes de mucho tiempo en Estados Unidos e instó a los legisladores estadounidenses a respaldar tal medida. Pero el destino de cualquier iniciativa de inmigración de Biden seguía siendo incierto en el Congreso.

TRABAJO FORZOSO

Los líderes también se comprometieron a prohibir las importaciones de bienes fabricados con trabajo forzoso, una política que la administración de Biden ha estado apuntando a China. Activistas y políticos occidentales acusan a China de utilizar trabajo forzoso en su provincia noroccidental de Xinjiang, algo que la segunda mayor economía mundial niega.

López Obrador dijo durante la reunión que una mayor integración económica de América del Norte, incluido "detener el rechazo de los migrantes" que necesita la fuerza laboral estadounidense y canadiense, sería la mejor manera de enfrentar "la expansión productiva y comercial de China".

La receta de López Obrador pareció hacerse eco del llamado de la secretaria de Economía mexicana, Tatiana Clouthier, de que Estados Unidos "compre a América del Norte" en lugar de adoptar medidas proteccionistas.

El mandatario mexicano advirtió que los países norteamericanos podrían encaminarse hacia una "desproporción inaceptable" en el terreno económico que "mantendría viva la tentación de apostar a resolver esa disparidad con el uso de la fuerza".

La administración Biden ha adoptado una línea retórica dura con China sobre una variedad de temas, aunque una cumbre virtual entre Biden y el líder chino Xi Jinping a principios de esta semana buscó bajar la temperatura.

Canadá también ha tenido relaciones difíciles con China.

Más cerca de casa, Canadá y México están preocupados por las disposiciones de "compre productos estadounidenses" de Biden y una propuesta de crédito fiscal para vehículos eléctricos que favorecería a los fabricantes sindicalizados con sede en Estados Unidos.

El crédito está incluido en la amplia legislación de 1.75 billones de dólares denominada "Reconstruir mejor" que fue votada por la Cámara de Representantes de Estados Unidos el jueves. Canadá dice que el crédito fiscal violaría las reglas del USMCA. La Casa Blanca insistió el jueves en que no.

En declaraciones a los reporteros después de la cumbre, Trudeau dijo que la parte estadounidense escuchó las preocupaciones de Canadá sobre el crédito con mucha claridad y que Canadá continuaría con el tema. También expresó su preocupación por los planes de adquisiciones de "compra estadounidense" y señaló que siempre habría desafíos en una relación tan profunda como la de Estados Unidos y Canadá.

En un comunicado posterior a la reunión, el gobierno mexicano dijo que la propuesta de López Obrador para trabajar en la sustitución de importaciones fue bien recibida.

(Reporte adicional de Merdie Nzanga en Washihgtonla y redacción de Ciudad de México; Editado en español por Javier López de Lérida y Miguel Angel Gutiérrez)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.