Biden se reúne con el Papa mientras activistas climáticos hacen huelga de hambre frente a la Casa Blanca

·4  min de lectura

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reunió en privado el viernes con el papa Francisco durante aproximadamente 90 minutos durante el primer viaje del segundo presidente católico al Vaticano desde que asumió el cargo en enero pasado.

Ni la Casa Blanca ni el Vaticano proporcionaron detalles de lo que se discutió exactamente durante la reunión a puerta cerrada entre los dos líderes católicos romanos más prominentes del mundo, pero un funcionario de la Casa Blanca dijo a los periodistas que el "compromiso" entre los dos hombres fue "muy cálido".

En un comunicado, la Casa Blanca dijo que Biden "agradeció a Su Santidad por su defensa de los pobres del mundo y los que sufren hambre, conflictos y persecución" y "elogió el liderazgo del papa Francisco en la lucha contra la crisis climática, así como su defensa" para garantizar que la pandemia termine para todos mediante el intercambio de vacunas y una recuperación económica mundial equitativa.

El presidente, que está de visita en Roma para la cumbre de líderes del Grupo de los 20 de este año antes de volar a Glasgow para la conferencia climática Cop26, llegó a la Ciudad del Vaticano en una caravana por el centro de la capital italiana durante la cual los espectadores se alinearon en las calles para vitorear, saludar y tomar fotos mientras pasaba el auto del presidente.

Cuando Biden y la primera dama Jill Biden, ambos vestidos con trajes azul oscuro, se apearon de la limusina blindada conocida como "la bestia", la primera pareja fue recibida por Monseñor Leonardo Sapienza, el jefe de Casa Papal.

La reunión del viernes no es la primera entre los dos hombres. Cuando Francisco, entonces conocido como el cardenal Jorge Bergoglio, fue investido como el obispo número 260 de Roma en 2013, Biden, entonces vicepresidente de Estados Unidos, encabezó la delegación oficial de Estados Unidos. Dos años más tarde, el entonces vicepresidente Biden fue el acompañante de Francisco cuando el pontífice se embarcó en una gira por los Estados Unidos, y junto con el entonces presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, quien presidió la Cámara cuando Francisco se dirigió a la sesión conjunta del Congreso.

El Papa y el entonces vicepresidente también se reunieron nuevamente varios días después, cuando Francisco celebró una audiencia privada con Biden y su familia en Filadelfia.

Aunque Biden se considera un católico devoto y acude regularmente a misa en la iglesia cercana a su hogar en Wilmington, Delaware, su apoyo a los derechos reproductivos de las mujeres y LGBT + lo ha puesto en desacuerdo con los líderes de la iglesia en algunas partes de los Estados Unidos, muchos de los cuales se han comprometido a negarle la comunión si se les da la oportunidad.

Tanto él como Francisco han recibido la condena de los católicos más conservadores por su atención a temas como el cambio climático y la desigualdad de ingresos en lugar del aborto y cuestiones de moralidad sexual.

Cuando se le preguntó si el aborto surgió en sus conversaciones con Francisco, Biden dijo que no.

"Acabamos de hablar sobre el hecho de que estaba feliz de que yo fuera un buen católico y que debería seguir recibiendo la comunión", dijo más tarde el viernes durante una reunión con el primer ministro italiano, Mario Draghi.

Mientras Biden se prepara para asistir a la conferencia climática de la ONU la próxima semana, un grupo de activistas lleva nueve días en huelga de hambre para llamar la atención sobre las acciones de la administración del demócrata para detener el cambio climático, mismas que consideran insuficientes.

Los huelguistas, que a principios de esta semana se reunieron con la asesora climática de la Casa Blanca, Gina McCarthy, y el enviado especial para el cambio climático, John Kerry, exigen que Biden incluya disposiciones climáticas sólidas en su agenda Build Back Better.

"Continuaremos sentados hambrientos fuera de la Casa Blanca todos los días hasta que use su poder como presidente electo de los Estados Unidos para cumplir su mandato de acción climática audaz y transformadora con justicia y empleo", escribieron los activistas en una carta del martes a el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Ron Klain.

Leer más: Biden pide aval de infraestructura por el bien de la democracia

Uno de los activistas, Kidus Girma, de 26 años, le dijo a CNN que buscó atención médica la semana pasada por náuseas, mareos y visión borrosa. Él y los otros huelguistas de hambre ahora usan sillas de ruedas para mantenerse firmes en su lucha.

“Llevo siete días en huelga de hambre y me duele el cuerpo, mi estómago se siente honestamente vacío, mi cuerpo se siente vacío y tengo un dolor de cabeza que no desaparece”, dijo Girma. "Estamos en el punto en el que nuestros músculos están siendo devorados por nuestros cuerpos".

Relacionados

Biden se reúne con papa Francisco mientras debate sobre el aborto estalla en Estados Unidos

Papa Francisco acepta viaje a Canadá en busca de reconciliación con indígenas

Papa Francisco destaca humildad de Messi a pesar del éxito

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.