Biden quiere poner fin a la quema rutinaria de gas natural para 2030

·4  min de lectura

El presidente Biden, junto con la UE (Unión Europea), anunció el objetivo de eliminar la quema rutinaria de gas natural en la producción de petróleo y gas para 2030. El grupo alentó a los países a capturar gas quemado y filtrado para aumentar los suministros.

La quema es el proceso de quemar parte del gas natural creado durante el proceso de perforación, en lugar de capturarlo o ventilarlo directamente a la atmósfera. Esta iniciativa se da cuando los suministros de gas natural ruso a Europa están en duda en medio de las tensiones que rodean la guerra en Ucrania.

La propuesta se anunció en la reunión del viernes del MEF (Foro de las Grandes Economías sobre Energía y Clima). El presidente de EE.UU. también aprovechó la reunión para anunciar otros objetivos relacionados con el clima sobre fertilizantes, transporte marítimo y vehículos eléctricos.

De hecho, quemar el exceso de gas producido por la perforación es mejor para la crisis climática que solo dejar que ingrese a la atmósfera directamente, dice el DOE (Departamento de Energía de EE.UU.).

Esto se debe a que el gas natural está compuesto principalmente de metano, que tiene alrededor de 25 veces el potencial de calentamiento del CO2 (dióxido de carbono) en el transcurso de 100 años, pero quemarlo convierte la mayor parte del metano en CO2.

Pero el gas natural también se usa para electricidad, calefacción y cocina, entre otras cosas, y la quema consume ese gas en lugar de capturarlo y enviarlo a los consumidores.

La quema de “rutina” se refiere a cuando el gas se quema de forma más habitual, a diferencia de la quema de emergencia para aliviar la acumulación de presión.

Un informe reciente de la Agencia Internacional de Energía encontró que 140.000 millones de metros cúbicos de gas natural se quemaron en todo el mundo en 2021. Otros 125.000 millones de metros cúbicos se perdieron debido a la ventilación (envío directo de metano a la atmósfera) o fugas.

Si se hicieran esfuerzos para capturar el gas perdido por fugas, ventilación y quema, agrega el informe, los países que actualmente exportan gas a la UE podrían agregar 45 mil millones de metros cúbicos adicionales de producción, casi un tercio de la cantidad de gas que Rusia exportó a la UE el año pasado.

“Al detener la fuga y la quema de este gas de efecto invernadero súper potente y capturar este recurso para los países que lo necesitan, tratamos dos problemas a la vez”, dijo el presidente Biden a otros líderes mundiales en la reunión del MEF el viernes.

Este objetivo es una extensión del Compromiso Global de Metano de EE.UU. y la UE lanzado en la cumbre de cambio climático de la ONU, COP26, del año pasado, cuyo objetivo era reducir las emisiones de metano en un 30 por ciento de los niveles de 2020 para 2030 en los países signatarios. 120 países ya firmaron el compromiso.

El nuevo objetivo “alentará a todas las naciones a capturar el máximo potencial de reducción rentable de metano en el sector del petróleo y el gas, y a eliminar la quema de rutina tan pronto como sea posible y a más tardar para 2030”, según un comunicado de la Casa Blanca.

“La prohibición de la quema de gas metano reduciría la peligrosa contaminación climática y detendría un tremendo desperdicio de energía, y no requiere comprometerse a expandir y asegurar una nueva infraestructura de gas”, comentó David Doniger del programa Clima y Energía Limpia del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales en una declaración enviada por correo electrónico a The Independent.

La captura de gas filtrado y quemado puede reducir algunas emisiones de metano y CO2 al eliminar el uso excesivo, pero aún genera algunos gases de efecto invernadero cuando el producto capturado es utilizado por consumidores o plantas de energía, por ejemplo.

“Poner fin a la quema de metano es una necesidad absoluta, pero debe hacerse junto con una eliminación rápida de toda la producción y el uso de combustibles fósiles”, Maggie Coulter, abogada del Instituto de Derecho Climático del Centro para la Diversidad Biológica, una organización sin fines de lucro, declaró en un comunicado enviado por correo electrónico a The Independent.

“Biden no puede proteger nuestro clima solo con eliminar el soplete de metano. Tiene que abordar todos los combustibles fósiles que rostizan nuestro clima”.

Además de los objetivos de metano y quema, Biden pidió a otros países que se unan a su objetivo de hacer que el 50 por ciento de las ventas de vehículos ligeros sean de autos eléctricos para 2030, además de anunciar nuevos desafíos en las emisiones de los envíos y fertilizantes.

A la reunión asistieron líderes mundiales como el primer ministro Justin Trudeau de Canadá, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el secretario general de la ONU António Guterres y el presidente egipcio Abdeh Fattah el-Sisi, cuyo país será el anfitrión de la COP27 de este año en Sharm el-Sheikh.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.