Rusos arriba, estadounidenses abajo: dos comitivas separadas por unos metros

·4  min de lectura

Ginebra, 16 jun (EFE).- Las comitivas de prensa de los presidentes de EE. UU., Joe Biden, y de Rusia, Vladímir Putin, están separadas por unos metros dentro del parque de la Villa La Grange de Ginebra, con los rusos en la parte de arriba más cerca de la mansión donde se va a celebrar la cumbre y los estadounidenses abajo.

El centro de prensa para los periodistas que acompañan el Kremlin está situado en el Théâtre de l'Orangerie, una sala de espectáculos que ha visto perturbada su programación por la cumbre entre Putin y Biden.

"Esta situación extraordinaria ha influido de manera considerable en la preparación de nuestra temporada, los arreglos exteriores y los ensayos de nuestro primer espectáculo de la temporada", escribe la organización de teatro en su página web.

De hecho, la participación en la Fiesta de la Música, inicialmente prevista para el 17 de junio, ha tenido que posponerse al día 18 por la tarde.

BAÑOS, HELADOS Y SIROPES PARA LOS RUSOS

El patio del teatro, lleno de palmeras, mesas con sombrillas de colores y un bar, ha sido adaptado a los deseos del Kremlin.

Se han instalado baños portátiles, hay helados para refrescarse a una temperatura que se espera alcance los 31 grados, siropes de fresa, menta y de saúco especialidad de Berna, bocadillos, café, té, agua y otras bebidas variadas, muchas de origen suizo.

El centro de prensa del Kremlin está a pocos metros de la Villa La Grange, donde se reúnen los dos presidentes para tratar de descongelar el diálogo entre ambos países.

Un paseo de dos minutos basta para poder ver la mansión construida en el siglo XVIII y el muro de banderas rusas y estadounidenses en una pequeña colina al lado derecho.

Cientos de periodistas se han apostado en la hierba y debajo de los árboles para informar en directo de lo que ocurre.

Los reporteros que viajan con el Kremlin, entre ellos Efe, llevan una acreditación especial que les permite entrar en la zona naranja de seguridad y acceder así a la rueda de prensa de Putin, quien será el primero en informar del resultado de la cumbre.

Para poder asistir en persona a la misma, todos los reporteros han tenido que efectuarse una prueba PCR entre las 06.00 y 07.00 hora local (04.00 y 05.00 GMT) en el hotel Mandarin Oriental.

Los médicos del Kremlin han tomado las muestras a los periodistas junto a la delegación de Putin, incluido el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, que ha tenido que madrugar igual que los reporteros.

RUSOS ARRIBA, ESTADOUNIDENSES ABAJO

Desde su posición, los rusos pueden ver el escenario montado al aire libre para la rueda de prensa de Biden, pero los estadounidenses no pueden apreciar desde el lugar donde se encuentran ni la mansión La Grange ni dónde está la comitiva rusa.

El grupo de periodistas que venido con la Casa Blanca, compuesto por poco más de un centenar entre los que está Efe, ha sido ubicado en una dependencia de la Villa La Grange de Ginebra, ubicada colina abajo.

Pese a su proximidad, desde esta posición no se puede ver la mansión, ya que queda oculta por los árboles.

Tampoco puede apreciarse desde aquí la zona donde está más arriba el grupo de periodistas que acompaña a Putin.

Frente al edificio donde se encuentran los medios de EE. UU. se ha montado un escenario al aire libre con dos grandes banderas estadounidenses y con un estrado, donde Biden dará su rueda de prensa tras la cumbre, de fondo está el lago Lemán.

Junto al escenario hay unas carpas reservadas para los directos de las cadenas de televisión estadounideses.

Ya dentro del edificio hay una sala con grandes cristaleras desde donde se ve le escenario y las carpas con el lago de fondo y donde se han colocado varias hileras de mesas para que los reporteros de prensa escrita puedan trabajar.

REGISTRO DE MOCHILAS Y EQUIPAMIENTO PARA LOS ESTADOUNIDENSES

Dos grandes televisores emiten la programación del canal MSNBC, dedicada exclusivamente a esta cumbre.

En otra sala del inmueble, hay unas mesas dispuestas con café, agua y bollería para desayunar, que más tarde serán sustituidos por el almuerzo y la cena.

Son tales las medidas de seguridad que, al poco de llegar al lugar, los reporteros tuvieron que dejar su equipamiento en el interior y salir fuera durante más de una hora para que las fuerzas de seguridad desplegadas en el parque registraran sus mochilas y pasearan a varios perros entrenados para detectar explosivos.

Dentro de la delegación de EE. UU., había algún despistado esta mañana cuando se le preguntaba sobre el lugar en que se encuentra la comitiva: "Esto debe de ser el restaurante del hotel", decía un funcionario estadounidense a Efe, en alusión a la Villa La Grange.

Nada que ver con la realidad ya que esta mansión, cuyo nombre significa "El Granero" en francés fue construida por una familia de banqueros, los Lullin, aunque su último propietario privado fue el empresario naviero William Favre, quien la donó a la ciudad en 1917.

Céline Aemisegger y Susana Sanham

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.