Biden promete competencia y no conflicto con China al término de su primera cumbre en Asia

El presidente de EEUU, Joe Biden, y su delegación participan en una cumbre con Japón y Corea del Sur en Nom Pen, Camboya.

Por Nandita Bose y Prak Chan Thul

NOM PEN, 13 nov (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el domingo a los líderes asiáticos que las líneas de comunicación con China seguirán abiertas para evitar conflictos, al término de la primera de las tres cumbres de líderes mundiales a las que asistirá esta semana.

Durante su intervención en la Cumbre de Asia Oriental, celebrada en Camboya, Biden afirmó que Estados Unidos "competirá vigorosamente" con Pekín, al tiempo que "garantizará que la competencia no se desvíe hacia el conflicto", subrayando la importancia de la paz en el Estrecho de Taiwán.

Biden también pidió a los gobernantes militares de Myanmar que sigan el plan de paz que acordaron con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), al tiempo que condenó los lanzamientos de misiles de Corea del Norte y la invasión "brutal e injusta" de Rusia en Ucrania.

La región del Sudeste Asiático también acoge esta semana la cumbre del Grupo de los 20 (G20) en la ciudad indonesia de Bali, antes de la cual Biden se reunirá con su homólogo chino, Xi Jinping, por primera vez desde que asumió el cargo, en un momento en que las relaciones de ambas superpotencias pasan por su peor nivel en décadas.

Se espera que la guerra en Ucrania y sus consecuencias económicas dominen los debates en Bali y en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) que se celebrará en Bangkok a finales de semana, al igual que los compromisos climáticos, la inseguridad alimentaria y las tensiones en torno al Estrecho de Taiwán, el mar de China Meridional y Corea del Norte.

El domingo, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, acusó a Occidente de militarizar el Sudeste Asiático para contener los intereses chinos y rusos en un campo de batalla geoestratégico clave.

"Estados Unidos y sus aliados de la OTAN están tratando de dominar este espacio", dijo Lavrov a los periodistas, agregando que la estrategia en el Indopacífico que Biden está promoviendo intensamente en la cita un intento de eludir las "estructuras inclusivas" para la cooperación regional.

PUTIN AUSENTE

Lavrov representa al presidente Vladimir Putin en las cumbres y se espera que escuche duros reproches dentro del G20 por la invasión de Ucrania, que Moscú califica de "operación militar especial".

Aunque Ucrania no es miembro del G20, su presidente, Volodímir Zelenski, intervendrá en la reunión de forma virtual.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso dijo el domingo que el G20 no es un foro para tratar cuestiones de seguridad y que debería centrarse en los apremiantes retos económicos mundiales. Lavrov llegó a Bali procedente de Camboya el domingo por la noche.

"Ampliar su agenda a áreas de paz y seguridad, de las que muchos países hablan, no es viable", dijo sobre el foro del G20.

Dieciocho países que representan la mitad de la economía mundial asistieron el domingo a la Cumbre de Asia Oriental, que se celebró a puerta cerrada, con la participación de las naciones de la ASEAN, Japón, Corea del Sur, China, India, Estados Unidos, Rusia, Australia y Nueva Zelanda.

El presidente de la cumbre, el primer ministro camboyano Hun Sen, dijo que en la reunión plenaria hubo algunos debates acalorados, pero que el ambiente no fue tenso.

"Los líderes hablaron de forma madura, nadie se fue", dijo en una conferencia de prensa.

PROVOCACIONES "AGRESIVAS"

Biden mantuvo una reunión trilateral con los líderes de los aliados Japón y Corea del Sur y dijo que los tres países están "más alineados que nunca" sobre Corea del Norte.

El presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, dijo que las recientes provocaciones del Norte demuestran la "naturaleza contraria al humanitarismo" de su régimen, añadiendo que se había vuelto más hostil y agresivo basándose en la confianza en sus capacidades nucleares y de misiles.

Su homólogo japonés, Fumio Kishida, afirmó que las acciones de Pyongyang, que incluyen el reciente lanzamiento de un misil balístico sobre Japón, no tienen precedentes.

"Esta cumbre trilateral es oportuna, ya que esperamos nuevas provocaciones", dijo Kishida. Asimismo, arremetió contra China por lo que calificó de violaciones de la soberanía nipona en el Mar de la China Oriental.

(Reporte de Prak Chan Thul, Jiraporn Kuhakan y Nandita Bose en Nom Pen; reporte adicional de Ju-min Park, Sakura Murakami, Leika Kihara y Jake Cordell; escrito por Martin Petty; editado en español por Carlos Serrano)