Biden dice que EEUU liderará el combate a la "amenaza existencial" del cambio climático

Issam AHMED
·4  min de lectura

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió el miércoles que su país liderará la batalla para enfrentar la "amenaza existencial" de la crisis climática, anunció una serie de nuevas medidas y convocó a una cumbre mundial sobre el clima para abril.

Las medidas anunciadas incluyeron la suspensión de perforaciones de petróleo y gas en tierras federales y en alta mar, con lo cual el nuevo mandatario comenzó a cumplir con sus promesas de campaña.

"Ya hemos esperado demasiado para hacer frente a esta crisis climática", dijo. "No podemos esperar más. Lo vemos con nuestros propios ojos, lo sentimos. Lo sabemos en nuestros huesos".

"Hoy he firmado una orden ejecutiva para potenciar el ambicioso plan de nuestra administración para enfrentar la amenaza existencial del cambio climático", continuó, y agregó: "Debemos liderar la respuesta global".

Biden nombró al ex secretario de Estado John Kerry como su enviado internacional para el clima y dijo que Estados Unidos será el anfitrión de una Cumbre de Líderes sobre el Clima el 22 de abril, coincidiendo con el quinto aniversario de la firma del acuerdo de París sobre cambio climático.

Se espera que Estados Unidos, el segundo emisor de gases de efecto invernadero del planeta, anuncie en esa reunión objetivos más ambiciosos de reducción de esas emisiones, bajo el impulso de la experta ambiental Gina McCarthy.

Kerry dijo anteriormente que Estados Unidos estaría dispuesto a trabajar con China en las negociaciones climáticas, a pesar de los desacuerdos existentes entre ambas potencias en numerosos temas, desde el robo de propiedad intelectual hasta las tensiones en el Mar de China Meridional.

"Esos asuntos nunca se negociarán por nada que tenga que ver con el clima, eso no va a suceder. Pero el clima es un problema independiente y crítico que tenemos que abordar", dijo.

John Morton, exdirector de Energía y Cambio Climático en la Casa Blanca bajo la presidencia de Barack Obama y actual integrante de la firma de asesoría climática Pollination, dijo a la AFP que "no hay ninguna duda de que el cambio climático será la prioridad central de toda esta administración".

Las medidas de este miércoles "anuncian el liderazgo que necesitamos desesperadamente para abordar la injusticia ambiental y nuestra emergencia climática", comentó a su vez la presidenta de Earthjustice, Abigail Dillen.

- "Millones de empleos" -

El principal anuncio de este miércoles fue la suspensión de los nuevos contratos federales de perforación, un tema políticamente explosivo en la campaña electoral, particularmente en el estado de Pensilvania.

No obstante, Biden también dejó en claro que no prohibirá el fracking, una técnica que ha convertido a Estados Unidos en el mayor productor mundial de gas natural pero que acarrea severos daños ambientales.

Biden se comprometió también a que las consideraciones climáticas sean parte central de la política exterior y de seguridad nacional de Estados Unidos.

Dijo igualmente que volverá a convocar a un consejo de asesores científicos e instará a las agencias gubernamentales a asistir a las poblaciones más afectadas en el plano ambiental.

Un memorando presidencial sobre integridad científica será elaborado próximamente para guiar el trabajo de esas agencias.

Las acciones federales apuntarán a complementar un plan de infraestructura de 2 billones de dólares que se espera que el presidente presente al Congreso el próximo mes y que según prometió este miércoles servirá como motor del crecimiento económico futuro y "creará millones de empleos bien pagos".

- Indignación de la industria -

Los grupos ambientalistas acogieron con beneplácito la decisión del gobierno de volver a participar en las iniciativas internacionales sobre el clima, después de que el expresidente Donald Trump, un negacionista del cambio climático, sacara a Estados Unidos del acuerdo de París.

La cumbre del 22 de abril "envía una señal positiva de que la administración Biden se toma en serio el trabajo conjunto con la comunidad internacional", dijo Rachel Cleetus, de la Unión de Científicos Preocupados.

Pero enfatizó que hay mucho por hacer y que el mundo espera nuevos y ambiciosos objetivos para frenar las emisiones.

Los ambientalistas han pedido a Estados Unidos que establezca la meta de reducir las emisiones para 2030 hasta en un 50% en comparación con 2005, como un paso hacia el cero absoluto para mediados de siglo.

Oceana, una organización sin ánimo de lucro, pidió a Biden que convierta la moratoria en las concesiones en una prohibición.

La organización publicó el martes un análisis en el que revelaba que en caso de detener permanentemente las perforaciones en aguas federales se podrían evitar más de 19.000 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero y más de 720.000 millones de dólares en daños a las personas y el medioambiente.

En cambio, las medidas previstas por el gobierno han provocado indignación en parte de la industria de los combustibles fósiles, que tiene fuertes lazos con el Partido Republicano.

"Restringir el desarrollo en tierras y aguas federales no es más que una política de 'importar más petróleo'", dijo Mike Sommers, presidente y director ejecutivo del American Petroleum Institute.

Pero Morton objetó que las reducciones significativas del precio de las energías renovables producidas en los últimos años han transformado el panorama energético.

"No hay forma de producción de energía más nacional que la solar y la eólica, que brilla y fluye a través de nuestra patria", dijo.