Biden pone fin a la política de Trump de “Permanecer en México” tras orden judicial

·4  min de lectura
Eugene Garcia/AP

El gobierno del Presidente Joe Biden pondrá fin a una política de la era Trump que exige que los solicitantes de asilo en la frontera sur estadounidense permanezcan en México mientras esperan solucionar sus casos migratorios, anunció el Departamento de Seguridad Nacional.

El presidente Biden intentó poner fin a la política de “permanecer en México” cuando asumió el cargo por primera vez en enero de 2021, pero un juez federal lo bloqueó y ordenó a su administración que continuara con la práctica. Esa orden fue levantada el lunes.

“Acogemos la decisión del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, que sigue a la decisión del 30 de junio del Tribunal Supremo, de levantar la orden judicial que requería que el DHS volviera a implementar los Protocolos de Protección de Migrantes (MPP) de buena fe”, dijo la agencia en un comunicado, “DHS se compromete a poner fin a la implementación ordenada por la corte de MPP de una manera rápida y ordenada”.

Las personas ya no serán inscritas por primera vez en el programa, y las personas que actualmente están en el programa en México serán removidas cuando regresen para su próxima cita en el tribunal, dijo el departamento.

Aquellos que saquen del programa podrán continuar con sus procedimientos de inmigración desde los Estados Unidos.

“El programa tiene fallas endémicas, impone costos humanos injustificables y aleja recursos y personal de otros esfuerzos prioritarios para asegurar nuestra frontera”, se lee en el comunicado. “El departamento proporcionará información adicional en los próximos días. Los inscritos en el MPP deben seguir las instrucciones en sus documentos judiciales y hojas desprendibles para presentarse a la fecha programada en el tribunal según sea necesario”.

Sin embargo, el DHS enfatizó que la orden reciente no afecta el Título 42, una orden de salud pública que las administraciones de Trump y Biden han invocado durante la pandemia de COVID-19 para expulsar a los solicitantes de asilo e inmigrantes que llegan a la frontera terrestre suroeste.

Randy McGrorty, director ejecutivo de Servicios Legales Católicos, dijo que la administración Biden estaba poniendo fin a una “catástrofe humana” al culminar el programa.

Más de 60 grupos de defensa y servicios legales para inmigrantes argumentó en un escrito de marzo que la política de “Permanecer en México” había puesto en peligro a los niños, separado a familias migrantes y permitido la trata humana.

Una organización de defensa que participó en el escrito, Human Rights First, dijo que documentó más de 1,500 casos entre febrero de 2019 y febrero de 2021 en los cuales inmigrantes en México que eran parte del programa fueron víctimas de agresión sexual, tortura, asesinato, secuestro y otros delitos violentos.

“A pesar de la exageración, las relaciones públicas, el marketing… Permanecer en México en realidad hizo que nuestras fronteras fueran menos seguras. La gente estaba desesperada por la miseria humanitaria en la que se encontraban. Entonces, en lugar de presentarse en la frontera, intentaron cruces irregulares peligrosamente a través del desierto”, dijo.

Agregó que aunque quedaba por ver cómo la administración de Biden manejaría el fin de la política, era una oportunidad para “crear orden en el caos” en la frontera entre Estados Unidos y México.

La representante estadounidense Debbie Wasserman Schultz celebró el final del programa y le dijo al Mami Herald en un comunicado escrito que el Programa de Protocolos para Migrantes había sido una “política despiadada”.

“Aplaudo el impulso del presidente Biden para deshacer esta política cruel de la era Trump, que obligó a miles de solicitantes de asilo no mexicanos, incluidos bebés y niños, a vivir en condiciones miserables y peligrosas que presencié de primera mano en la frontera”, dijo en un comunicado.

Mientras tanto, a mediados de julio, el representante federal Carlos Giménez de Miami presentó un proyecto de ley para hacer de ‘Permanecer en México’ una ley federal. El republicano dijo en un comunicado en ese momento que el Programa de Protocolos para Migrantes “había funcionado” y mantuvo seguras a las comunidades y familias estadounidenses. Describió la decisión de la administración Biden de terminar el programa como “débil y sin agallas”.

““Si la verdadera intención de estos migrantes es buscar refugio de los regímenes brutales y las duras condiciones de vida en sus países de origen, entonces tendría sentido que solicitaran asilo en México en lugar de emprender el peligroso y traicionero viaje a los Estados Unidos,” dijo.