Al fin, Biden le pone atención a la inmigración cubana, haitiana y nicaragüense | Opinión

Aparentemente, el presidente Joe Biden ya no es tan indiferente a temas de inmigración.

Cuando el frágil ecosistema del Parque Nacional Dry Tortugas, a 71 millas de la costa de la Florida, se convierte en puerto de entrada para cientos de cubanos que navegan en desvencijados botes caseros, el momento de actuar era ayer.

Así es que, con un Congreso inútil y en disputa como telón de fondo, y una cantidad implacable de solicitantes de asilo llegando todos los días, la administración de Biden finalmente toma medidas serias para abordar la inmigración sin restricciones al sur de la Florida y en la frontera con México.

Después de meses de llegadas récord, incluso los demócratas están admitiendo, en privado y en público, que es imposible mantener una inmigración sin control de cubanos, haitianos, nicaragüenses y venezolanos, tanto políticamente como en cuanto a recursos.

Algunos demócratas elogian la combinación de Biden de nuevas puertas abiertas legales con su mano dura a las llegadas ilegales.

“Las nuevas acciones fronterizas que Biden implementó amplían las vías legales y al mismo tiempo ponen en práctica medidas disuasivas para la inmigración ilegal y el contrabando y trata de personas que han existido”, dijo Felice Gorordo, aliado de Biden, director ejecutivo del centro tecnológico eMerge Americas y cofundador de la organización sin fines de lucro Roots of Hope para las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

No obstante, demócratas prominentes, incluidos los senadores Bob Menéndez de Nueva Jersey, Ben Ray Luján de Nuevo México, Alex Padilla de California y Cory Booker de Nueva Jersey, creen que las reglas más estrictas fomentarán tratos más turbios y no frenarán la migración.

En una declaración conjunta, condenaron lo que llamaron “una prohibición de tránsito” en la frontera sur y la extensión de las expulsiones sumarias de la era pandémica del odiado Título 42 del expresidente Trump que ahora incluye a cubanos y nicaragüenses.

De hecho, las reglas plantean un profundo cambio político.

LEA MÁS: ¿Quieres patrocinar a tus familiares en Cuba con el nuevo ‘parole’? Estos son los requisitos

Política del ‘palo y la zanahoria’

Los defensores de los inmigrantes también rechazaron las nuevas políticas que terminarán prohibiendo la entrada a muchos solicitantes de asilo a pesar de la creación de vías legales más seguras. El ingreso legal, sin embargo, vendrá con un programa de parole e incluirá documentación y permisos de trabajo de dos años para los 30,000 admitidos con libertad condicional cada mes.

Pero, dice el grupo de defensa de la inmigración America’s Voice, el “enfoque del palo y la zanahoria” de Biden es “indigno de un presidente a favor de la inmigración”.

Sin embargo, sin un Congreso dispuesto a reformar el fallido sistema de inmigración y con los estadounidenses cada vez más indignados por los cruces ilegales, ¿cuáles otras opciones realmente le quedaban a Biden?

Los republicanos usan constantemente la xenofobia para ganar puntos políticos.

Una hoja de datos de la Casa Blanca sobre las nuevas reglas publicitaba: “A diferencia de algunos funcionarios republicanos que se dedican a juegos políticos y obstruyen soluciones reales para arreglar nuestro sistema de inmigración que no funciona, el presidente Biden tiene un plan y está tomando medidas”.

LEA MÁS: Estos son los pasos para aplicar al programa de parole para cubanos anunciado por Biden

Los ‘sin voz’ los más afectados

Desafortunadamente, los más trágicamente afectados por el cambio serán las personas atrapadas en el camino, arriesgando sus vidas en el mar o en peligrosas travesías por varios países para huir de patrias colapsadas como Haití y regímenes fallidos como el de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

¿Hará alguna diferencia la política interna de inmigración cuando las causas profundas de la migración masiva subsistan en el país de origen? ¿Cuando la inmigración es incitada por regímenes como el de Cuba para deshacerse de la oposición y reprimir con más impunidad?

La inmigración es una empresa rentable para las dictaduras cubana y venezolana, y un apoyo crucial para el Haití gobernado por pandillas. Durante los años previos a la pandemia del COVID, los cubanos ayudan a familiares, según estimaciones, en una suma de $ 2 mil millones a 3 mil millones en remesas.

Sin comparación con Mariel

Sin duda, el número sin precedentes de inmigrantes cubanos en los Cayos de la Florida finalmente arrojó los problemas fronterizos a lo más alto de la lista de prioridades de Biden. Hace solo unos días, el presidente se alejó de un reportero que le preguntó sobre una crisis que muchos ven como otro Mariel.

Pero olvídense de las alusiones al éxodo de Mariel de 1980 bajo la presidencia de Jimmy Carter.

La comparación arroja poca luz sobre la actual crisis de inmigración actual que pone a prueba el compromiso de la administración Biden en época electoral de manejar un sistema de inmigración legal y humano accesible para los solicitantes de asilo y que, por otro lado, no se burle de las fronteras del país.

Este éxodo cubano ha batido récords históricos y continúa en 2023 a pesar de las muertes y desapariciones en el mar.

Durante el Mariel, unos 125 000 cubanos llegaron a las costas del sur de la Florida en un período de cinco meses y todo terminó tan repentinamente como comenzó. En ese entonces, los haitianos también huían del régimen de Duvalier, pero no en cantidades grandes y visibles.

Este éxodo ha sido indefinido durante años. En solo en este último año, el 2% de los 11 millones de habitantes de Cuba ha huido, la mayoría a Estados Unidos.

Los cubanos con recursos vuelan a un tercer país, cruzan a México y piden asilo en la frontera. Los cubanos sin más que embarcaciones caseras, apenas flotantes, no tenían, quizás hasta ahora, otra opción que arriesgarlo todo en el traicionero Estrecho de Florida.

Podría haber menos incentivos para venir ilegalmente con la apertura de vías legales.

Pero las personas pobres de pueblos y provincias remotas puede que no tengan el acceso ni la capacidad de articular sus casos, y seguramente serán los primeros en la fila de expulsión según las reglas de repatriación de Biden.

Será difícil cambiar lo que les ha estado funcionado. ¿Qué tienen que perder intentándolo además de sus vidas? Ahora, una prohibición de cinco años para volver a intentarlo.

Una embarcación de inmigrantes cubanos encallada en las aguas poco profundas de Sombrero Beach, en la ciudad de Marathon, en los Cayos, el 22 de diciembre de 2022. La embarcación era una de las varias que llegaron al sur de la Florida en 24 horas con 175 migrantes.
Una embarcación de inmigrantes cubanos encallada en las aguas poco profundas de Sombrero Beach, en la ciudad de Marathon, en los Cayos, el 22 de diciembre de 2022. La embarcación era una de las varias que llegaron al sur de la Florida en 24 horas con 175 migrantes.

La mayoría de quienes llegan son jóvenes, impulsados por el coraje, la esperanza y los sueños de un futuro mejor. Este es el éxodo de “los primos”, me dice alguien que se las sabe todas.

Cuando los constantes apagones estropean la poca comida que consiguen para su familia, cuando la policía del pensamiento los acosa constantemente, es imposible no ver la migración como la única opción.

Es una historia interminable, una realidad insoportable que ningún milagrero republicano o demócrata en Washington puede cambiar.