Biden, tras la polémica absolución de Trump: “La democracia es frágil”

·5  min de lectura
El presidente de EE. UU. Joe Biden, en Maryland
Mandel Ngan

WASHINGTON.– Luego de la absolución de Donald Trump en el juicio político que se le seguía por incitar a la rebelión a sus partidarios, el presidente norteamericano, Joe Biden, dijo hoy que los cargos contra el exmandatario no están en duda y que el ataque al Capitolio muestra que “la democracia es frágil”.

Biden evitó criticar la decisión de la mayoría de los senadores republicanos de no condenar a su predecesor por incitar al ataque al Congreso en enero, pero sí aseguró que ese cargo “no está en discusión”, ni siquiera entre algunos de los legisladores que votaron en contra.

“Mientras la votación final no llevó a una condena, la sustancia del cargo no está en discusión. Incluso aquellos que se opusieron a una condena, como el líder de la minoría en el Senado (Mitch) McConnell, creen que Donald Trump es culpable de un abandono de funciones inaceptable y responsable en la práctica y el plano moral de provocar” la violencia que sacudió el Capitolio el 6 de enero pasado, aseguró Biden en un comunicado emitido por la Casa Blanca horas después del voto de en el Senado.

“Este triste capítulo de nuestra historia nos recuerda que la democracia es frágil, que siempre debe ser defendida y siempre debemos estar atentos. La violencia y el extremismo no tienen lugar en Estados Unidos, y cada uno de nosotros tiene el deber y la responsabilidad como norteamericanos, y especialmente como líderes, de defender la verdad y derrotar a las mentiras”, agregó.

En línea con su promesa de reconciliación nacional, Biden destacó que la acusación a Trump en la Cámara baja en enero se aprobó con el apoyo de algunos republicanos y, anteayer en el Senado, otros siete opositores acompañaron el pedido de condena de los demócratas.

Un manifestante sostiene carteles cerca de Union Station durante el quinto día del segundo juicio político del presidente de Estados Unidos, Trump, en el Senado
Carol Guzy


Un manifestante sostiene carteles cerca de Union Station durante el quinto día del segundo juicio político del presidente de Estados Unidos, Trump, en el Senado (Carol Guzy/)

Con una votación final de 57 a 43, el Senado no alcanzó los dos tercios de la Cámara que necesitaba para condenar a Trump y lo absolvió por segunda vez en dos años, un hito para la historia de Estados Unidos.

No bien se conoció el resultado, Trump celebró la decisión de la mayoría de sus correligionarios republicanos y, una vez más, prometió que el movimiento político que lidera continuará creciendo.

En este contexto, el fracturado partido republicano analizaba el camino a seguir después del veredicto, en momentos en que algunos senadores que votaron por condenar a Trump enfrentaban la reacción en sus estados de origen por su decisión.

Lindsey Graham, senador aliado de Trump, dijo que había hablado con el exmandatario ayer por la noche sobre la importancia de unir al partido respecto del mandato del expresidente.

“Él (Trump) está listo para seguir adelante y reconstruir el Partido Republicano. Está emocionado por el 2022”, dijo Graham hoy a Fox News Sunday, en referencia a las elecciones legislativas de mitad de período del próximo año.

Pero el senador Bill Cassidy, uno de los republicanos que declararon culpable a Trump, dijo que creía que muchos más de sus electores llegarán a estar de acuerdo con él a medida que se conozcan los hechos. Los líderes del Partido Republicano en el estado natal de Cassidy, Luisiana, votaron para censurar al senador por su veredicto. “Estoy tratando de responsabilizar al presidente Trump... Estoy muy seguro de que a medida que pase el tiempo la gente se moverá a esa posición”, dijo Cassidy en This Week, de ABC, cuando se le preguntó sobre la censura.

El líder del partido en Pensilvania, Lawrence Tabas, también criticó a al republicano Pat Toomey por votar en contra de Trump.

Si algo dejó en claro la segunda absolución en un juicio político al expresidente Trump por parte del Senado es el poder duradero que tiene sobre esa cámara el Partido Republicano. “Los resultados del sábado sentaron el peligroso precedente de que incluso un líder autocrático que viola su juramento en el cargo puede escapar al castigo si intimida a suficientes senadores para que se pongan de pie”, escribió la cadena CNN en su sitio en inglés.

Golpe en Myanmar: la junta despliega soldados y corta internet ante el aumento de las protestas

La nueva victoria de Trump se produjo después de una débil defensa por parte de sus abogados y “una presentación de falsedades”, según CNN.

Después de semanas de someterse a la presión política para garantizar un procedimiento rápido, algunos miembros de los senadores demócratas de la Cámara intentaron hacer un último y furioso impulso para exigir una investigación más intensiva, describió The Washington Post.

Intentaron llamar a testigos para hablar sobre el comportamiento de Trump antes, durante y después del ataque de una turba al Capitolio el 6 de enero. Pero fallaron.

Al final, esos delegados demócratas retrocedieron, lo que permitió que la votación del Senado se llevara a cabo como se esperaba, pero no antes de que un caótico ir y venir tomara a los senadores con la guardia baja, enfureciera al equipo legal de Trump y expusiera las tensiones que habían estado latentes durante mucho tiempo entre los propios demócratas sobre cuán agresivamente responsabilizar al expresidente, detalló el influyente diario.

La situación mostró el desequilibrio de poder fundamental que es parte del legado de Trump en Washington. “Trump también pasará a la historia como una figura deshonrada que escapó de la condena por un tecnicismo después de un juicio que demostró innegablemente que puso en peligro a su propio vicepresidente, a los legisladores de ambos partidos y a decenas de policías mientras buscaba anular los resultados de las elecciones”, cerró la crítica de CNN.

Agencias Reuters, ANSA y AFP