Biden planea indultar a los condenados federales por posesión de marihuana

© Jose Luis Magana / AP

Se trata de una de las medidas más consistentes adoptadas por un presidente estadounidense para reducir los delitos relacionados con la droga. Joe Biden tomó este jueves medidas para revisar la política de Estados Unidos sobre la marihuana y emitió un indulto general para todos los delitos federales anteriores por posesión de la sustancia.

Es un considerable primer paso hacia la despenalización de la marihuana. El presidente Joe Biden está cumpliendo una promesa de campaña, al anunciar este jueves 6 de octubre que perdonará todos los delitos federales anteriores de posesión simple de esta sustancia.

Aunque muchos Estados han legalizado su uso médico o recreativo, la marihuana sigue siendo ilegal según la ley federal estadounidense. Los anuncios del mandatario no llegan a despenalizarla, -lo que requeriría de una ley del Congreso -, pero son las primeras medidas significativas adoptadas por un presidente estadounidense en ese sentido.

"Nadie debería estar en la cárcel sólo por consumir o poseer marihuana", declaró Biden en un vídeo en el que anunciaba sus acciones ejecutivas, retomando uno de sus eslóganes de campaña.

Según la Casa Blanca, actualmente no hay nadie en una prisión federal sólo por "simple posesión" de esta droga. Sin embargo, "los antecedentes penales por posesión de marihuana han supuesto barreras innecesarias para el empleo, la vivienda y las oportunidades educativas" aseguró el mandatario. "Mi acción ayudará a aliviar las consecuencias colaterales derivadas de estas condenas".

Un enfoque racial para combatir una justicia arbitraria

En la práctica, las personas que puedan acogerse a los indultos recibirán un certificado que demuestre que han sido perdonadas oficialmente por su delito. Eso abarcaría, según funcionarios de la Casa Blanca, a más de 6.500 personas acusadas de simple posesión de marihuana por leyes federales.

El indulto no cubre las condenas por posesión de otras drogas, ni por cargos relacionados con la producción o posesión de marihuana con intención de distribuirla. Biden tampoco indulta a los no ciudadanos que se encontraban en el país sin estatus legal en el momento de su detención.

"Demasiadas vidas se han visto alteradas por nuestro enfoque fallido en cuanto a la marihuana. Es hora de que corrijamos estos errores", sentenció Biden, antes de agregar: "Y eso es antes de abordar las disparidades raciales en torno a quién sufre las consecuencias. Mientras que los blancos consumen marihuana en tasas similares que los afroamericanos y latinos, éstos últimos son arrestados, procesados y condenados en tasas desproporcionadas."

¿Quién mata más: el fentanilo o la marihuana?

En otro paso inédito, el presidente de Estados Unidos también ha dado instrucciones al secretario de Salud y Servicios Humanos, así como al fiscal general de la nación para que revisen la clasificación de la marihuana según la ley federal.

Actualmente, la marihuana está clasificada como droga de la Lista 1, junto a la heroína y el LSD. La posiciona, como Biden lo señaló, en un rango más alto que la metanfetamina; y que el fentanilo, un poderoso opioide sintético que las autoridades dicen responsable de más de 71.000 muertes por sobredosis en 2021.

Altos funcionarios precisaron que no se fijó un plazo para completar esa revisión, pero que el mandatario quiere que se haga rápidamente. "El proceso llevará algún tiempo porque debe basarse en una cuidadosa consideración de todas las pruebas disponibles, incluida la información científica y médica disponible", precisó una fuente dentro de la administración Biden a Reuters.

La medida del presidente fue aplaudida por varios sectores de la sociedad estadounidense: "Es algo que debería haberse hecho hace mucho tiempo", declaró así Kassandra Frederique, directora ejecutiva de la Drug Policy Alliance. "No hay ninguna razón para que la gente tenga que cargar con antecedentes penales - que les impidan obtener un empleo, una vivienda y otras innumerables oportunidades - por algo que ya es legal en 19 estados y en el Distrito de Columbia, y que está despenalizado en 31 estados".

El anuncio también suscitó los elogios de algunos miembros del Congreso: "Esta acción del presidente Biden es exactamente lo que debería ser este trabajo: mejorar la vida de las personas. Felicito al presidente por dar este paso significativo, necesario y justo para corregir un error y mejorar la vida de millones de estadounidenses", se alegró el vicegobernador demócrata de Pensilvania, John Fetterman, antes de atribuirse el mérito de llevar el tema en la agenda de Biden.

Las elecciones de mitad de período en el punto de mira

El mismo Fetterman, quien se postula para el escaño de su Estado en el Senado, ha hecho de la cuestión de la legalización de la marihuana el centro de sus campañas. Y es que el anuncio de Biden se produce precisamente un mes antes de las cruciales elecciones de noviembre que determinarán el control del Congreso.

Los legisladores no han tomado medidas al respecto, pero el tema ha ganado apoyo entre miembros de ambos partidos. En particular, es probable que el anuncio de Biden complazca a los miembros de su base política de tendencia izquierdista, hasta generar entusiasmo entre los votantes afroamericanos y los más jóvenes, por ser un cambio largamente solicitado por esos sectores.

La preservación de las limitaciones al tráfico y a la venta a menores

Pero si los asesores de la Casa Blanca estaban observando el calendario con la vista puesta en las elecciones de mitad de período, la decisión del presidente no deja de sorprender. Se conoce el escepticismo personal de Biden sobre la despenalización, producto tanto de su edad como de los años que pasó como presidente del Comité Judicial en el Senado, trabajando en proyectos de ley sobre el crimen.

Y es seguramente por esa opinión personal, que Biden escribió en su declaración que ciertas normas sobre la marihuana debían permanecer en vigor, incluso si la droga es desclasificada: "Aunque cambien las regulaciones federales y locales sobre la marihuana, deben mantenerse importantes limitaciones sobre el tráfico, la comercialización y la venta a menores de edad".

Sin embargo, si la revisión que ordena da como resultado la eliminación de la marihuana de la lista de las drogas más peligrosas, repercutiría en las empresas de cannabis, que entonces podrían realizar operaciones bancarias, cotizar en las bolsas de valores de Estados Unidos, y eliminar las onerosas cargas fiscales.

Con AFP, AP, Reuters y medios locales