Biden llega a Israel en medio de llamados a la unidad y con el reflector dirigido hacia Irán

·4  min de lectura
© Amir Cohen, Reuters

En Israel, el presidente Joe Biden inició su primera gira por Medio Oriente. El principal llamado del país aliado de Washington es endurecer las medidas contra Irán por su programa nuclear. Sin embargo, Teherán advirtió que un eventual intento por fortalecer la seguridad israelí “está destinado al fracaso”. El mandatario estadounidense también se dirigirá a Arabia Saudita en medio de los esfuerzos por forjar una relación entre los israelíes y el conservador reino del Golfo, que no reconoce la existencia de ese Estado.

Cuatro días, tres territorios con complejas diferencias y el reto de impulsar una mayor integración en Medio Oriente. Con estas condiciones llegó el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a Israel este 13 de julio, la parada inicial de su primera gira como jefe de Estado por la región.

Además de sostener conversaciones con funcionarios israelíes, Biden se reunirá con las autoridades palestinas y posteriormente se dirigirá a Arabia Saudita.

Tras su arribo al aeropuerto Ben Gurion, cerca a Tel Aviv, el mandatario estadounidense declaró que busca "avanzar en la integración de Israel" con sus vecinos, después de décadas de guerras y tensiones luego de su proclamación como Estado en 1948, lo que desde entonces ha traído grandes fricciones territoriales y políticas.

"Seguiremos avanzando en la integración de Israel en la región, ampliaremos las formas emergentes y el compromiso, como la nueva cumbre I2U2, que reunirá a Israel, Estados Unidos, los Emiratos Árabes Unidos y también a India, para profundizar nuestra cooperación económica entre Medio Oriente y el Indo-Pacífico”, afirmó Biden.

Asimismo, el jefe de Estado de EE. UU. prometió reforzar las "conexiones" entre su Gobierno e Israel. “Me enorgullece decir que, en mi opinión, nuestra relación con el Estado de Israel es más profunda y fuerte que nunca. Con esta visita, estamos fortaleciendo aún más nuestras conexiones”.

Pero el principal pedido de la nación aliada va más allá de sus fronteras.

Duras medidas contra Irán, el principal llamado de Israel a Estados Unidos

Las autoridades del país insisten en tomar medidas más fuertes contra un enemigo común: el programa nuclear iraní.

Durante las 48 horas que Biden permanecerá en suelo israelí, el llamado de la nación aliada “se centrará ante todo en Irán”, aseguró el primer ministro interino israelí, Yair Lapid, que recibió a Biden en la terminal aérea.

"Estados Unidos necesita renovar una fuerte coalición global que detenga el programa nuclear Iraní", remarcó Lapid, líder interino del país tras la disolución del Parlamento el pasado 30 de junio.

Biden visitó la región por primera vez en 1973 después de ser elegido como senador. Para entonces, Israel y la República Islámica eran aliadas, pero ahora son enemigas declaradas, involucradas en una "guerra en la sombra" de ataques y sabotaje.

Pero el rol que Biden encara en esa dirección enfrenta grandes desafíos, con un mandatario iraní que se muestra desafiante pese a las sanciones económicas que su Gobierno ha enfrentado por avanzar con sus ensayos nucleares.

El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, advirtió que si el objetivo del presidente de EE. UU. en su viaje oficial es reforzar la seguridad de Israel, estaba destinado al fracaso.

"Si las visitas de los funcionarios estadounidenses a los países de la región son para fortalecer la posición del régimen sionista, sus esfuerzos no crearán seguridad para los sionistas de ninguna manera", sostuvo Raisi, con el lenguaje que usa para referirse a Israel.

Los funcionarios israelíes insisten en que harán todo lo que sea necesario para frustrar las ambiciones nucleares de Irán y se oponen firmemente a la restauración del desgastado Acuerdo de 2015 que dio alivio a las sanciones contra Teherán.

Momentos después de que Biden aterrizara, el Ejército israelí le mostró su nuevo sistema Iron Beam, un láser antidrones que, según afirma, es crucial para contrarrestar la flota de vehículos aéreos no tripulados de Irán.

Después de Israel, Biden sostendrá conversaciones con líderes palestinos enfurecidos por lo que consideran el fracaso de Washington para frenar la agresión israelí, incluidos los cuestionados asentamientos judíos.

El presidente aún no ha revertido la controvertida decisión de su antecesor Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, una ciudad fuertemente disputada por ambos pueblos. Los palestinos también la reclaman como la capital de su eventual Estado.

"Solo escuchamos palabras vacías y ningún resultado", señaló Jibril Rajoub, líder del movimiento secular Fatah del presidente palestino Mahmud Abbas, previo a la llegada del líder de la Casa Blanca.

La última parada del Air Force One en esta gira se dará el viernes 15 de julio con un primer vuelo directo de suelo israelí a Arabia Saudita. Todo en medio de los esfuerzos por forjar una relación entre el Estado judío y el conservador reino del Golfo que no reconoce la existencia de Israel.

No obstante, es una visita particularmente sensible luego de que Biden calificara al territorio rico en petróleo como "paria", por el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi, en 2018.

Con Reuters y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.