Biden limita las cárceles privadas y refuerza acceso igualitario a viviendas

Washington, 26 ene (EFE News).- El presidente, Joe Biden, firmó este martes un paquete de medidas para fomentar la igualdad de hispanos y afroamericanos, entre las que se incluyen un límite a las cárceles privadas y acciones para reforzar al acceso igualitario a la vivienda.

En una ceremonia en la Casa Blanca, Biden aseguró que el Gobierno debe cambiar "todo su enfoque" sobre la igualdad racial para acabar con el racismo sistemático que lastra el crecimiento del país.

"Debemos cambiar. Sé que va a llevar tiempo, pero sé que p odemoshacerlo. Firmemente creo que la nación está lista para cambiar, pero el Gobierno también debe cambiar", manifestó.

A continuación, firmó una orden ejecutiva para instruir al Departamento de Justicia a que no renueve ningún contrato con las compañías que gestionan prisiones porque, de acuerdo con estudios de un órgano independiente del Gobierno, esas instalaciones son menos "seguras" que las que públicas.

"Este es el primer paso para evitar que las corporaciones se beneficien del encarcelamiento, un encarcelamiento que es menos humano y menos seguro, según han mostrado los estudios", dijo Biden.

Y adelantó que este es solo "el comienzo" de su plan para reformar el sistema penal.

En 2016, en un intento por cambiar el sistema carcelario, el entonces presidente Barack Obama (2009-2017) implementó una normativa para reducir los contratos del Ejecutivo con compañías privadas; pero su sucesor, Donald Trump, anuló esa norma poco después de llegar a la Casa Blanca en 2017.

Algunas de las compañías que gestionan cárceles donaron grandes cantidades de dinero a Trump durante su campaña para las elecciones de noviembre, en las que ganó Biden.

Entre los donantes del exmandatario figuraban GEO Group y CoreCivic, que también regentan centros de detención para inmigrantes indocumentados y vieron crecer sus beneficios bajo la Administración de Trump.

SE MANTIENE LA GESTIÓN PRIVADA PARA LOS CENTROS DE INMIGRANTES

Antes de que Biden proclamara sus medidas, la principal asesora de la Casa Blanca en política interna, Susan Rice, explicó que la orden ejecutiva solo afecta a las cárceles federales que gestionan empresas privadas y no a los centros de detención de inmigrantes que dependen del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés).

"Esta orden de hoy se aplica a las prisiones del Departamento de Justicia. En este momento no se aplica a aquellas que gestionan otras agencias", dijo Rice.

El uso de centros privados para detener a inmigrantes se expandió durante el Gobierno de Trump. En 2017, la última vez que ICE hizo públicos sus datos, más de tres cuartos de los inmigrantes detenidos a diario eran retenidos en instalaciones que eran propiedad de empresas privadas.

En cuanto a las prisiones federales, según un informe de la organización por un sistema judicial justo The Sentencing Project, en 2017, las prisiones privadas albergaban un 8,2% del total de la población carcelaria.

Además, de acuerdo a esa organización, desde el año 2000, el número de presos en cárceles privadas ha crecido un 39%.

La medida de Biden se engloba dentro de sus programa de igualdad racial, porque actualmente los afroamericanos tienen 5,9 más probabilidades de ser encarcelados que sus pares blancos, mientras que los hispanos tienen 3,1 más probabilidades de acabar en prisiones que los blancos, según The Sentencing Project.

ACCESO IGUALITARIO A LA VIVIENDA Y MEDIDAS CONTRA EL RACISMO

Por otro lado, Biden firmó también hoy un memorándum que pide al Departamento de Vivienda que se asegure de que todos los ciudadanos tienen la misma oportunidad para acceder a una vivienda, independientemente de su color de piel.

Igualmente, suscribió otro memorándum que pide a diferentes departamentos que implementen medidas para acabar contra la xenofobia contra los asiático estadounidenses, que se ha incrementado en el último año asociada a la pandemia, explicó Biden.

"Eso es inaceptable y es antiestadounidense", aseveró.

Por último, el mandatario proclamó otra medida para fortalecer la relación entre el Gobierno federal y las tribus indígenas americanas y nativas de Alaska.

Biden tomó posesión el 20 de enero como nuevo presidente en un clima de tensión después que, durante meses, el país viviera fuertes protestas para pedir el fin de la violencia policial contra los afroamericanos.

(c) Agencia EFE