Biden lanzó una batería de decretos para contener la “epidemia de las armas”

·3  min de lectura
Biden hizo su anuncio delante de familiares de víctimas de la violencia con armas de fuego
BRENDAN SMIALOWSKI

WASHINGTON.– Tras denunciar la “epidemia de las armas” en Estados Unidos, el presidente Joe Biden anunció este jueves una batería de medidas que ayuden a frenar la prolífica circulación de armas de fuego en el país, un problema social que ningún mandatario logró contener.

“Hoy estamos tomando medidas para enfrentar no solo la crisis de las armas, sino lo que en realidad es una crisis de salud pública”, dijo Biden desde el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, delante de familiares de víctimas de tiroteos invitados especialmente a la ceremonia.

Brasil bate otro récord de muertes y se encamina a las 350.000

Biden, que siempre abogó por un mayor control de la tenencia de armas, recibió presiones de su partido para que tome cartas en el asunto tras dos recientes tiroteos en masa en Colorado y Georgia.

“Esto es una epidemia, por el amor de Dios, y tiene que parar”, declaró Biden durante la ceremonia, al referirse a otro tiroteo masivo en Carolina del Sur esta semana. Una ficha técnica de la Casa Blanca señaló que esos tiroteos “subrayaron la implacabilidad” de la epidemia.

El polémico rifle de asalto AR-15 en la escena de un tiroteo masivo
Archivo


El polémico rifle de asalto AR-15 en la escena de un tiroteo masivo (Archivo/)

Biden anunció seis decretos para intentar abordar el problema. Presentó entre otros un plan limitado para prevenir la propagación de las llamadas “armas fantasma” –de fabricación artesanal–, que son imposibles de rastrear en caso de ser utilizadas en un crimen.

También propuso aumentar las regulaciones para los soportes de brazo diseñados para estabilizar el arma, un dispositivo usado por el sospechoso del tiroteo de Colorado que dejó diez muertos.

Biden dijo que además le pedirá a la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) que publique un informe anual sobre el tráfico de armas en el país, y que facilite que los estados adopten leyes de “alerta” que identifiquen a quienes posean pistolas y sean personas de riesgo.

El mandatario admitió que sus propuestas son solo un punto de inicio, y llamó al Congreso a legislar para lograr medidas como el control de antecedentes y terminar con la venta de fusiles de asalto, como el AR-15. “Deberíamos prohibir los fusiles de asalto y los cargadores de alta capacidad”, afirmó.

Divisiones

El control de armas es un tema divisivo en Estados Unidos, que experimentó una cantidad significativa de tiroteos masivos en escuelas y otros lugares públicos durante décadas, mientras el poderoso e influyente lobby de las armas, amparado en la Segunda Enmienda de la Constitución, se las ingenió para rebatir los intentos más serios en esa dirección,

El AR-15 que cuestiona Biden, una semiautomática parecida al emblemático rifle militar M16, simboliza precisamente la división ideológica del país. Ha sido el arma elegida en varios asesinatos masivos, pero a la vez es un rifle es enormemente popular entre los tiradores deportivos y los entusiastas de las armas legales.

Policías y testigos del reciente tiroteo sucedido en un edificio de oficinas del condado de Orange, en California
Archivo


Policías y testigos del reciente tiroteo sucedido en un edificio de oficinas del condado de Orange, en California (Archivo/)

En 1994, cuando era senador, Biden apoyó la prohibición de los fusiles de asalto. La ley expiró una década más tarde y nunca fue renovada, con los republicanos plantados en posiciones más rígidas frente a lo que describen como un ataque al derecho constitucional de portar armas.

Biden admitió que el debate sobre el tema de las armas es algo difícil en Estados Unidos, pero aseguró que hay más terreno de entendimiento de lo que se piensa.

“Grande école”: por qué Macron reforma a la cuna de la elite francesa

“Ya basta de rezos”, afirmó con respecto a un problema que provoca cerca de 40.000 muertes al año en el país. “Llegó la hora de la acción”, aseguró el mandatario, y se refirió a la situación como una “vergüenza internacional”.

Biden estuvo acompañado por la vicepresidenta Kamala Harris y el secretario de Justicia, Merrick Garland. La mayoría de las acciones que anunció pasarán por el Departamento de Justicia.

Como reflejo de la falta de unidad política en lo relacionado a las restricciones de las armas de fuego, la ATF, una agencia clave en la lucha contra la violencia armada, no tiene un director confirmado por el Senado desde 2015.

Agencias AFP, AP y ANSA